Economía

¿Se puede predecir una crisis? Los indicadores más fiables alertan del peligro de recesión en EEUU

  • Los inicios de vivienda acumulan cinco meses de caídas consecutivas
Foto de Dreamstime

Vaticinar la llegada de una recesión no parece tarea fácil. Aunque varios indicadores económicos no suelen fallar a la hora de pronosticar este fatídico acontecimiento, algunos economistas se empeñan en intentar demostrar que "esta vez será diferente porque...". No sabemos si esta vez será diferente o no, lo único cierto es que varios indicadores clave están alertando, o están muy cerca de hacerlo, de la llegada de la próxima recesión en EEUU y, probablemente, en el resto del mundo por el efecto contagio.

La ligera inversión de la curva de tipos en EEUU hizo saltar todas las alarmas sobre la próxima llegada de una recesión. Los expertos consideran este indicador como el más fiable para predecir este tipo de escenarios. No obstante, hasta cinco 'medidores' más están mostrando señales preocupantes: los inicios de viviendas, la inversión residencial, las peticiones de subsidio por desempleo, la tasa de paro o el indicador sintético de la Reserva Federal de San Luis.

Don Schlagenhauf y Ryan Mather, economistas de la Reserva Federal de San Luis, hablan de la 'inversión'' de la construcción de viviendas nuevas. Este fenómeno se produce cuando los inicios de viviendas caen más de un 4% durante cuatro meses consecutivos. Este indicador es menos preciso que la inversión de la curva de tipos, pero su tasa de acierto sigue siendo elevada anticipando un 75% de las recesiones en los dos años y medio tras la 'inversión'. Este indicador lleva retrocediendo más de un 4% cada mes desde octubre de 2018 hasta febrero de este año, es decir, más de cuatro meses consecutivos.

Por otro lado, el indicador de probabilidades de recesión suavizadas de la Fed de San Luis ha tocado máximos no vistos desde julio de 2009. Este índice sintético combina cuatro variables económicas de gran importancia en EEUU para cuantificar las probabilidades: datos de empleo, del Índice de Producción Industrial, los ingresos personales excluyendo el pago de transferencias y la fabricación de bienes junto con las ventas al por menor. Aún así, este índice suele marcar elevadas puntuaciones con cierto retraso.

Desde los estudios económicos de Bankia señalan que las peticiones de subsidios por desempleo suelen pronosticar la llegada de una crisis entre los 7 y 23 meses después de que toque suelo. Ahora mismo, este indicador se encuentra en mínimos no vistos desde finales de los 60, por lo que su suelo podría no estar muy lejos. Aún así, los analistas de Bankia reconocen que "desde los años 70 se han registrado 5 falsas señales (1976, 1984, 1995, 2002 y 2017)... no está claro si podrían haber encontrado un posible suelo a finales de 2018", comentan estos expertos.

Muy relacionado con lo anterior se encuentra la tasa de paro. Como señalaba Kevin L. Kliesen, investigador de la Reserva Federal de San Luis, que la tasa de paro toque mínimos "ha sido históricamente un pronosticador fiable de una recesión económica". La dificultad reside en saber con exactitud cuándo ha tocado la tasa de paro su punto mínimo dentro del ciclo, es decir, discernir si aún puede o va seguir bajando o si ha tocado su límite por la parte baja.

En la actualidad, la tasa de paro en EEUU se encuentra en el 3,8%, mientras que sólo en tres de los últimos ocho ciclos expansivos ha caído por debajo del 4%. Esto podría estar indicando que el desempleo se encuentra cerca de su punto más bajo de este ciclo.

Los economistas de Bankia también señalan a la inversión residencial como porcentaje del PIB, que envía su señal tras presentar al menos tres trimestres de caídas consecutivas. Este indicador que contabiliza el gasto de familias y empresas en vivienda nueva y su acondicionamiento "es el más fiable después de la curva de tipos: solo ha señalado tres falsos positivos desde los años 70 (1984, 1995 y 1996). Sin embargo, este dato se conoce con bastante retraso (se publica trimestralmente con el PIB)". La inversión residencial pudo tocar techo en el primer trimestre de 2018 y si en el primero de 2019 presenta una nueva caída se podría dar por confirmada la señal.

La inversión de la curva de tipos

Por último, la ya célebre curva de tipos. Uno de los momentos más temidos por los inversores llegó el pasado 22 de marzo: la curva de tipos del bono del Tesoro de EEUU se invirtió por primera vez desde 2007. Los bonos a corto plazo (un mes, tres meses, seis meses y un año) ofrecieron más rentabilidad que el bono del Tesoro a diez años. Históricamente, una vez que la rentabilidad del bono a un año supera a la del bono a 10 años se ha producido una recesión entre nueve y veinticinco meses después.

Aunque este es el indicador más fiable, las anteriores inversiones de la curva de tipos han sido persistentes, de entre 4 y 18 meses, destacan desde CaixaBank Research. Además, el diferencial entre el tipo a 10 años y a 3 meses ha sido de 70 puntos negativos de media. "Por ahora, el actual episodio de inversión de la curva ha sido menos profundo y ha durado tan solo una semana en la que, de hecho, en algunos momentos, el diferencial ha vuelto a terreno positivo", comentan los analistas del banco catalán.

A lo anterior hay que sumar el efecto que han podido tener los programas de compras masivas de bonos de los bancos centrales sobre la comprensión de las primas de los bonos y la caída de las expectativas de inflación. Todo ello, junto a otros factores estructurales, podrían provocar que la curva se invirtiera más a menudo. Sin embargo, los expertos de CaixaBank reconocen que esta no sería "la primera vez que se argumenta que esta vez es diferente y al final la recesión terminó llegando".

Con todos estos datos, los economistas de Bankia concluyen que "hay señales muy relevantes de debilidad que además están reforzándose: no hay alertas recesivas totalmente activas (la señales son ambiguas), pero están demasiado cerca del umbral de activación... predecir recesiones es complejo porque las señales concluyentes solo suelen ser claras a posteriori. Esto explica que, casi siempre, nos enteremos de la llegada de una recesión cuanto ésta ya se ha iniciado".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Luis
A Favor
En Contra

Para que haya una recesión, primero tiene que haber una expansión. Nosotros seguimos digiriendo la fiesta de antes de la crisis, por lo que no me asusta una nueva recesión sin haber habido expansión previa. En USA S&P está en máximos, pero tampoco veo que su Banco Central esté asustado por la inflación y suba los tipos para frenar el consumo. Lo que sí veo es que los políticos deberían dejar de ponernos trabas: USA_China, USA-Europa, política interior en España, política migratoria en Europa, Brexit, falta de un modelo claro en la automoción, etc.

Puntuación 3
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

En EEUU, y en todo el mundo.O es que solo ocurre en el país donde gobierna Trump.En EEUU se prevé caída de la economía, pero menor que Europa, por ejemplo.

Puntuación 5
#2