Economía

Varios miembros del BCE plantearon retrasar la primera subida de tipos hasta marzo de 2020

  • No está claro cuánto durará el bache que atraviesa la economía europea
  • El BCE discutió sobre los efectos de los tipos negativos en la banca
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

Las actas del Banco Central Europeo referentes a la pasada reunión del 7 de marzo prevén que la economía de la Eurozona comenzará a elevar el ritmo de crecimiento en la segunda parte del año. No obstante, "la incertidumbre continúa siendo elevada y no está claro cuánto durará la actual debilidad" que ha erosionado el crecimiento del PIB en el bloque europeo. Además, varios miembros del Consejo de Gobierno plantearon posponer la primera subida de tipos hasta marzo de 2020 en lugar de finales de 2019, que fue la fecha que se determinó en el comunicado de la reunión.

La debilidad del comercio internacional, el proteccionismo, la desaceleración económica en China, la recesión en Turquía y la incertidumbre en Reino Unido respecto al Brexit han supuesto un duro golpe para las exportaciones de la Eurozona. El BCE reconoce que estas circunstancias se han prolongado más de lo esperado y han dañado el crecimiento del PIB de forma evidente en la segunda mitad de 2018 y, probablemente, lo harán en la primera mitad de 2019, algo que no se esperaba en el núcleo del banco central.

Sin embargo, el Consejo de Gobierno del BCE cree que "este momento de debilidad vendrá seguido por una vuelta a un crecimiento más sólido como escenario más probable, aunque la incertidumbre continuará siendo elevada y no está claro cuánto durará el actual momento de debilidad". 

Carsten Brzeski, economista jefe de ING para Alemania, destaca que estas actas siguen presentando un tono pesimista o al menos una postura que muestra "una preocupación cada vez mayor sobre la economía y la convergencia de la inflación hacia el objetivo del BCE". 

Ante este escenario, las actas destacan que "varios miembros expresaron su preferencia por extender la orientación de la política (primera subida de tipos) hasta el final del primer trimestre de 2020... Cambiar la orientación a futuro a marzo de 2020 en lugar de diciembre de 2019 proporcionaría más tiempo y espacio, y estaría más en línea con las expectativas de los mercados sobre el primer aumento de los tipos de interés". El BCE cree que la economía y los precios repuntarán en la segunda mitad del año, pero a un ritmo que no es incompatible con unos tipos bajos como los actuales.

¿Por qué habrá recuperación?

Es cierto que algunos indicadores y datos del primero y segundo trimestre de este año han sido peores de lo que estimaba el BCE, "pero también ha habido algunos factores positivo a tener en cuenta relacionados con el impacto de la política fiscal y con la relajación de algunos de los factores temporales que afectaban a sectores específicos, como la industria del automóvil en Alemania". A pesar de la debilidad mostrada por la industria germana, el automóvil empieza a mostrar leves signos de mejoría tras adaptarse a las nuevas normativas de emisiones.

Además, el BCE espera que el crecimiento de los salarios en varios países de la Eurozona ayude a mantener la demanda interna y el consumo. "Tras la rebaja de previsiones de crecimiento para la primera mitad del año, se espera que el crecimiento del PIB sea de alrededor del 0,4% trimestral, lo que supondría que la zona euro volvería a avanzar a su nivel potencial".

"La tibia expansión fiscal y el funcionamiento de los estabilizadores automáticos están proveyendo de cierto apoyo a la actividad económica", sentencian las actas del BCE. El incremento del gasto público en algunos países (a través de inversiones, sueldos de empleados públicos o pensiones) está incrementando su contribución en el crecimiento del PIB a medida que la demanda externa lo pierde. 

Que gaste quien puede

Aún así, el BCE recomienda que los países que tienen elevados niveles de deuda pública prosigan el proceso de desapalancamiento, mientras que los países que tienen margen fiscal incrementen el gasto público para contribuir al crecimiento sostenible del PIB en la zona euro. 

En las actas se ha destacado que el anuncio de las nuevas subastas de liquidez a largo plazo pretenden estimular el crédito para que la inflación se acerque al 2%. Los miembros del Consejo de Gobierno han destacado que estas subastas (TLTRO-III por sus siglas en inglés) han funcionado muy bien a la hora de transmitir la política monetaria. 

"A la vista de los vencimientos que vienen de la TLTRO-II, los nuevos requerimientos regulatorios y el riesgo de deterioro de las condiciones de financiación para los bancos, la TLTRO-III ayudaría a evitar las crecientes presiones de financiación para los bancos", rezan las actas del organismo presidido por Mario Draghi. 

La rentabilidad de la banca

Durante la reunión se expresó cierta preocupación por el hecho de que, con el tiempo, los efectos de los tipos persistentemente bajos podrían deprimir los márgenes de interés y la rentabilidad de los bancos con efectos negativos en la intermediación bancaria y la estabilidad financiera a largo plazo.

Durante la reunión del 7 de marzo, el BCE recortó las previsiones de crecimiento para 2019 de forma drástica. Esas nuevas proyecciones muestran que el PIB aumentará un 1,1% en 2019, seis décimas menos de lo que se había vaticinado en las proyecciones de diciembre. En 2020, el recorte ha sido de una décima hasta el 1,6%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin