Economía

El Gobierno aplicará más de 3.000 millones en ajustes para llevar el déficit al 2% en 2019

  • Hacienda aplicará medidas en inversión, gasto y lucha contra el fraude
  • "Tirará" de la Seguridad Social
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Consejo de Ministros.

La buena marcha de la economía no va a impedir que el Gobierno tenga que hacer recortes en este 2019. Moncloa anunció el viernes su compromiso de mantener el déficit de 2019 en un 2% de PIB, una estrategia que significa que el Ejecutivo liderado por el presidente Pedro Sánchez va a tener que aplicar ajustes por valor de más de 3.000 millones de euros en inversiones y gastos del Estado.

Así lo confirman fuentes del Ministerio de Hacienda. Estos recortes serán necesarios para rebajar el déficit del 2,3% previsto para 2019 por la prórroga presupuestaria, de manera que se reduzca unas tres décimas, es decir, los más de 3.000 millones citados.

Para ello, se pondrán en marcha ajustes en partidas de gastos y de inversiones. Además, el departamento activará nuevas medidas contra el fraude fiscal, aunque no ha concretado cuáles.

En cualquier caso, se espera poder compensar la situación con la mejora de los ingresos de la Seguridad Social gracias a medidas aprobadas en diciembre, como la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros, que ha permitido que las cotizaciones mínimas se hayan incrementado, y el destope de las cotizaciones máximas del 7%. Esto, sumado a otras medidas como la mejora de la calidad del empleo, permite que los ingresos esperados a través de esta vía vayan a mejorar en 3.500 millones en 2019, según explicó María Jesús Montero, ministra de Hacienda, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Aviso a Bruselas

La Comisión Europea será informada de la adopción de este nuevo objetivo de déficit del 2%. Sin embargo, en los objetivos de estabilidad que se tienen que enviar a Bruselas antes de que termine abril, se mantendrá el objetivo de déficit aprobado y oficial a día de hoy, que es el del 1,3%.

Y es que Moncloa aspira a que, tras las elecciones generales que se celebran el 28 de abril, el nuevo Gobierno, sea socialista o no, pueda aprobar de manera express un proyecto de Presupuestos que le permita disponer de medidas de consolidación fiscal para acercarse al déficit oficial.

En cualquier caso, hay que reconocer que los datos de ejecución presupuestaria que se dieron a conocer este viernes respaldan la labor del Gobierno en este campo. Finalmente, el déficit de 2018 se quedó en el 2,63%, por debajo del 2,7 que lo socialistas negociaron con Bruselas tras la moción de censura a Mariano Rajoy - con los populares, el objetivo era del 2,2% del PIB -.

"Se mantiene la ruta de consolidación fiscal sin reducir el crecimiento y sin dejar a nadie atrás", indicó Montero durante su intervención, en la que recordó que, con esta cifra, España sale del procedimiento de déficit excesivo de la Comisión. Esto permitirá que el Estado cuente con más margen de maniobra en el manejo de sus cuentas... siempre y cuando el déficit no pase del 3%. "Esto dota a España de más credibilidad".

Más recaudación

En esta mejora del déficit ha tenido mucho ver el incremento de los ingresos tributarios, y ello a pesar de que siguen varios puntos por debajo de la media europea. En total, la recaudación llegó en 2018 a los 208.685 millones, un 7,6% más que en 2017. La mayor subida fue la experimentada por el IVA, que llegó a los 70.177 millones, un 10,3% más.

La Seguridad Social se aprovechó de esta situación, quedando su déficit reducido la 1,41% de PIB, casi una décima menos que la previsión que manejaba el Banco de España para 2018.

Mientras, para las autonomías, la situación es diferente. Aunque en términos generales el déficit se redujo casi una décima de PIB, de manera que 15 de ellas cumplen con el límite de déficit y cinco quedan en superávit - Asturias, Canarias, Navarra, País Vasco y Galicia, con Madrid y Cantabria cerca del equilibiro, en el que está Extremadura -, Comunidad Valenciana y Murcia no tienen esta suerte. Una mala fortuna agravada por los casi 7.000 millones que todo parece indicar que Hacienda no podrá dar a las regiones por la subida de las entregas a cuenta, puesto que la Abogacía del Estado se opone a que se haga a través de un real decreto-ley.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Incrédulo
A Favor
En Contra

Esperan disminuir el déficit metiendo la mano en el bolsillo de empresas y trabajadores para seguir parasitando en el poder.Eso de reducción del gasto es una solemne mentira.

Puntuación 4
#1