Economía

El BCE afronta su reunión sin grandes cambios a la vista pese a la ralentización económica

  • "Lo relevante será el tono más o menos acomodaticio que ofrezca Draghi"
  • Se podrían dar pistas sobre las nuevas subastas de liquidez a largo plazo
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

El Banco Central Europeo (BCE) no realizará ningún cambio en su política monetaria ni en el comunicado posterior a su reunión de este jueves pese a que la ralentización económica se ha hecho más evidente desde su último cónclave, según el consenso de los analistas.

La atención de los inversores se centrará así en los comentarios que realice el presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE. En concreto, los analistas esperan que el banquero italiano ofrezca pistas sobre cuándo se realizará una nueva subasta del programa de financiación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO, por sus siglas en inglés).

"Lo relevante será el tono más o menos acomodaticio que ofrezca Draghi", ha afirmado el gestor de renta fija de A&G Germán García Mellado, añadiendo que "probablemente" se seguirá "debatiendo" la nueva ronda de TLTRO, aunque no se den detalles en la reunión de este mes.

En esta misma línea se ha expresado la directora de análisis y estrategia de Renta4, Natalia Aguirre, que ha confirmado que la intervención del banquero italiano ante los medios será de "especial relevancia" para ver el "grado de sensibilidad" de su política monetaria a las señales de desaceleración.

Aguirre también ha destacado que el mercado "está ya barajando la posibilidad de que el BCE realice nuevas subastas de liquidez con el fin de evitar un tensionamiento de las condiciones financieras".

A un tipo de interés del 0%

La última subasta TLTRO tuvo lugar en marzo de 2017. A ella acudieron 474 entidades bancarias y se adjudicaron 233.473,71 millones de euros a un tipo de interés fijo del 0%. La dotación final del programa se situó en 740.193,24 millones de euros.

No obstante, el BCE comenzó a realizar sus préstamos mucho antes de esa fecha, por lo que en 2020 ya comenzarán a expirar algunos de ellos, algo que podría "contribuir a unas condiciones de préstamo más ajustadas", según ha apuntado el estratega jefe de divisas de Julius Baer, David Kohl.

Retrasar la normalización

Por otro lado, gran parte de los analistas también han vuelto a recordar el hecho de que el BCE tendría que normalizar su política monetaria, sobre todo porque, en caso de una nueva crisis, no tendrá armas para hacerle frente.

"Si tuviera que actuar ahora, en un entorno de 0% en los tipos de interés, el BCE dispone de pocas herramientas de estímulo", ha señalado el analista de XTB Joaquín Robles. En su opinión, solo podría recurrir a nuevas compras de activos, lo que tendría un "impacto limitado" en el mercado.

De su lado, el director global de renta fija de Allianz Global Investors, Franck Dixmier, ha insistido en que la normalización "gradual" de la política monetaria "debería continuar". Sin embargo, la ralentización económica de la zona euro "probablemente" retrasará las subidas de tipos.

"La ventana de oportunidad se está volviendo cada más estrecha", ha alertado Dixmier. "El BCE difícilmente puede actuar en un contexto de desaceleración económica pero, al esperar demasiado, podría enfrentarse a otros vientos en contra", ha añadido.

El analista de Monex Europe, Bart Hordijk se ha mostrado incluso más ortodoxo con respecto al calendario de incrementos del BCE. "Las subidas de tipos del BCE empiezan a ser algo parecido a un espejismo. Cada vez que nos acercamos a ellas, parecen alejarse un poco más", ha apostillado.

Preparación para marzo

Sin novedades a la vista, parte de los analistas han compartido la opinión de que la reunión de enero servirá a la autoridad monetaria de preparación para realizar algún tipo de anuncio en el mes de marzo, coincidiendo con la actualización de sus previsiones macroeconómicas.

"En esta reunión se prevé que comiencen a discutir sobre la implantación de nuevas rondas de financiación a largo plazo para los bancos, aunque cualquier anuncio al respecto no se produciría hasta marzo", ha explicado el analista de Self Bank Felipe López-Gálvez.

No obstante, ha añadido que, como consecuencia "positiva", el retraso en la subida de tipos "debería ayudar a estirar el actual ciclo económico expansivo y mantener a raya la moneda única".

"Ahora que la Fed parece que levantará el pie del acelerador, el euro corría el riesgo de revalorizarse y afectar, por tanto, a la competitividad de las empresas de la zona euro en el exterior", ha añadido López-Gálvez.

El analista y economista para Europa de Bank of America Merrill Lynch Gilles Moec también ha señalado que la reunión del jueves servirá para que el BCE "discuta" las nuevas subastas TLTRO "más en profundidad", aunque el anuncio final no se realizará hasta el tercer mes de 2019.

Goldman Sachs, que también pronostica que en marzo se anuncie una nueva ronda de subastas, ha asegurado que sus análisis "sugieren" que un nuevo programa de financiación bancaria sería una "medida efectiva" para ayudar a prevenir un "tensionamiento" en las condiciones financieras de Italia, mientras que en el resto de economías de la eurozona "no tendrá mucho efecto".

La analista de WisdomTree Aneeka Gupta se ha mostrado más pesimista que el resto. Pese a que comparte la visión de que la reunión de marzo será más importante que la de enero, también ha avanzado que, en ella, el Consejo de Gobierno del BCE rebajará sus pronósticos de crecimiento de la economía de la eurozona para 2019 y 2020.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.