Economía

El 64% del déficit de la Seguridad Social procede de los Regímenes Especiales

  • Los expertos ponen cara al desfase entre ingresos y gastos del sistema
  • Autónomos, Régimen del Mar, el Agrario y Empleados del Hogar, entre ellos

La combinación de políticas de gasto en pensiones -tanto contributivas como no contributivas- dirigida a determinados grupos de personas fuera del Régimen General de la Seguridad Social y la acumulación de un déficit histórico en algunos Regímenes Especiales, explica el 64% del déficit bruto del Sistema, es decir, la actual diferencia entre ingresos por cotizaciones y gasto en pensiones de la Seguridad Social, la cual acabará 2018 con una necesidad de financiación total cercana a los 20.000 millones de euros.

Normalmente, consideramos el déficit de la Seguridad Social como un todo sin pararnos a analizar el origen del desfase de ingresos y gastos, y hasta qué punto la caja de la Seguridad Social ha sido utilizada para aplicar políticas de gasto que no se corresponden con un sistema de seguro colectivo, tal como se diseñó el sistema público de reparto hace ya más de un siglo.

En este sentido, es capital la recuperación de la contributividad del sistema público para estabilizar a un enfermo que está dando señales preocupantes de agotamiento y, especialmente, para no endeudar más a los cotizantes futuros a costa de unos perceptores presentes que están recibiendo muchísimo más de lo que aportaron -aproximadamente a los 12 años de jubilación se han recibido todas las cotizaciones pagadas, tal como ponen de manifiesto estudios del Instituto Santalucía de Pensiones, Think Tank Civismo y Unespa-.

Este debate tan poco explorado ha sido objeto de algunos discursos como el del sindicato UGT, el cual publicó un estudio en el que subrayaba que un 60% del déficit de la Seguridad Social provenía de los Regímenes Especiales donde se encuadran el Reta (autónomos), el Régimen Especial del Mar y el del Carbón, una vez integrados los antiguos Regímenes Especiales Agrario y de Empleados de Hogar en el Reta -para los que eran trabajadores por cuenta propia- y en el Régimen General, respectivamente.

Tomando las cifras correspondientes al Presupuesto de la Seguridad Social de 2018, aunque el Régimen más deficitario es el General -de 7.346 millones de euros, incluyendo el Sepe-, en términos de diferencia entre cotizaciones y pensiones, la suma de los desfases generados en los capítulos de autónomos, marinos y mineros asciende a 9.306 millones de euros, un 64% del total del déficit bruto presupuestado -14.574 millones de euros en 2018-.

En cambio, existen dos capítulos que generan superávit: el primero y más importante es el de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (AT y EP), el cual arroja un saldo positivo de 4.236 millones de euros en el presupuesto de 2018, mientras que el segundo es la cotización por cese de actividad de los autónomos, capítulo que se prevé que ingrese 133,25 millones de euros al cierre de este año.

Esta última se encuentra en el centro de atención de las asociaciones de autónomos, dado que reclaman el mal funcionamiento de este régimen que pretendía generar una prestación equivalente para los autónomos a la de desempleo que existe en el Régimen General, pero que no está siendo efectiva.

Un desequilibrio continuado en el tiempo

En este sentido, casi dos tercios del déficit de la Seguridad Social proviene de desfases continuados a lo largo del tiempo sin que se hayan tomado medidas efectivas para cortar esta sangría de fondos públicos. Incluso, una parte no pequeña tiene como origen condiciones especiales que están en extinción, pero que se pueden prolongar durante más años debido al incremento de la esperanza de vida.

Un caso paradigmático es el de la Minería, donde el desfase entre cotizaciones y prestaciones supera los 400.000 euros per cápita, mientras que el Régimen del Mar es deficitario por persona en más de 21.000 euros. Tal como señala UGT, si se divide el importe del déficit de cada régimen o sistema entre su número de afiliados, el del general asciende a 638,8 euros por trabajador, dato muy inferior al de la media de la Seguridad Social que es 1.072,7 euros.

La propia existencia de Regímenes Especiales desvirtúa la naturaleza contributiva de un sistema de seguro social como el que tenemos en este momento y también en comparación con los otros sistemas de seguridad social a nivel europeo. Por ello, uno de los pasos esenciales para reequilibrar las cuentas del sistema público de reparto es separar aquello que es estrictamente contributivo de lo que no lo es, pasando esto último de la caja de la Seguridad Social a los Presupuestos Generales del Estado.

De esta forma, siempre que un Gobierno quiera realizar una acción especial sobre un sector o sobre un determinado colectivo -suponiendo lógicamente que no se trate de una ayuda de Estado encubierta-, tiene no sólo que asumir el pago de forma directa vía impuestos generales, sino también revelar a todos los contribuyentes cuál es el coste de este tipo de decisiones políticas.

De seguir la situación financiera de la Seguridad Social tal como está en este momento, el riesgo de un mayor desfase presupuestario es alto y, por tanto, una deficiente preparación ante los retos de futuro, especialmente el de la jubilación de varios millones de personas entre 2025 y 2032 procedentes de la llamada generación del baby boom.

Del actual déficit, la parte proveniente de los Regímenes Especiales puede considerarse como déficit de carácter estructural, puesto que los gastos crecen sistemáticamente por encima de los ingresos, más aún cuando en algún caso se trata de regímenes en extinción. Con lo cual, el sistema afronta un déficit estructural de 0,8 puntos de PIB como mínimo y 1,2 puntos de PIB como máximo, en línea con las últimas estimaciones del Gobierno y de la Comisión Europea, quienes piden a España ajustes en este sentido.

Separación de fuentes de financiación

La restauración de la contributividad del sistema no sólo pasa por el traslado de políticas sectoriales o discrecionales -incluso, subvenciones- de la Seguridad Social a Presupuestos Generales. También forman parte de este proceso algunas de las prestaciones del sistema que, en el fondo, no son pagos de naturaleza contributiva -un cotizante paga y a cambio recibe un beneficio-. Dentro de los diferentes tipos de pensiones -jubilación, incapacidad permanente o invalidez, viudedad, orfandad y a favor de familiares- se puede plantear trasladar el gasto en viudedad y orfandad desde la caja de la Seguridad Social a los Presupuestos Generales del Estado, una cuantía que asciende a más de 23.000 millones de euros anuales.

De igual modo se deben tratar los complementos a mínimos, los cuales ascienden según las cifras presupuestadas a 7.318 millones de euros, un 5,66% del total del gasto en pensiones. A ello se añadiría también el gasto en pensiones no contributivas que se financian con cargo a la Seguridad Social, concretamente 3.998 millones provenientes prácticamente a partes iguales de pensiones de incapacidad o invalidez, jubilación y asignación a hijos o menores acogidos con discapacidad. En total, estos cambios hacia Presupuestos ascienden a 35.522 millones de euros, una partida equivalente en importancia a la del gasto en intereses de la deuda y superaría la recaudación anual del Impuesto de Sociedades.

Desde luego, no se pueden considerar estos cambios contables como una solución a los problemas existentes en el sistema, sino como una fuente de disciplina presupuestaria y de revelación a la sociedad de los costes que tienen las decisiones políticas. El Estado del Bienestar y todas sus prestaciones tienen un coste del que tienen que ser partícipes los contribuyentes y que estos decidan mediante las elecciones si apoyar o no una expansión del gasto público destinado a estos fines.

En consecuencia, los contribuyentes aceptarán o rechazarán una subida de los impuestos para poder financiar estas pensiones socialmente aceptadas -que llegan de forma directa a lo más profundo de la sociedad-, pero pendientes de una modernización más que necesaria, y además los políticos dejarán de utilizar la caja de la Seguridad Social como un cajón de sastre opaco y deficitario, con un recurso totalmente discrecional al endeudamiento sin ningún tipo de control parlamentario ni tampoco de la soberanía nacional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum14

me descojono
A Favor
En Contra

Los politicos que cotizan un par de años y tienen el cupo de años trabajados para la jubilación,mientras a los demásnos exigen 35 ??

las pensiones de los jubilados pensionistas que pagamos todos con los impuestos ??

los 50000millonesque se mamaron para rescatar bancos que nadatenía que ver con pensiones ??

La culpa va a ser el jubilado autónomo que se ha pasado una vida pagando una cuota revolucionaria, la más cara de europa, que ni paro, ni ha cojido una baja, ni nada, o de la chacha que ha impiado casas toda la vida, o del marinero que no ha hecho más que trabajar toda la vida, venga ya ... Menos chorizos y ya verán cómo hay dinero para todo con la sangrada deimpuestos que se paga por todo en este país bananero-comunista-cubano

Puntuación 24
#1
nicaso
A Favor
En Contra

Está bien el artículo. La SS es indudablemente un cajón de sastre que se maneja políticamente y que carece del rigor económico que un sistema contributivo debe aparejar que es recibir en función de lo cotizado. El resto es crear estancos que tergiversan la verdadera función del sistema.

Por otro lado, la afirmación de que aproximadamente a los 12 años de jubilación se han recibido todas las cotizaciones pagadas no creo que case con una jubilación a los 65 años y con 40 años de cotización que deberían ser más que suficientes para recibir una pensión razonable hasta los 85 o más años.

Puntuación 30
#2
Usuario validado en elEconomista.es
F CAN P
A Favor
En Contra

Las viudas y las amas de casa, SI han cotizado, han sido esposas y mádres de trabajadores, han cotizado atraves de sus maridos y hijos, han sido INDISPENSABLES para el buen funcionamiento de la sociedad.

HAY QUE SER MUY MEZQUINO para decir otra cosa. Ademas muchas mujeres cotizaron hasta 20 años antes de ser amas de casa.

Debemos considerar la pensión de viudedad una continuación de la pension contributiva de su pareja o mejor aun crear la Pension Conjunta Familiar o similar.

Puntuación -2
#3
A Favor
En Contra

No hay derecho a que los autonomos / empresarios y similares, sigan sin cotizar lo que le corresponde. Si todos los trabajadores cotizaremos así hace tiempo que hubiera quebrado la SS.

hay demasiados autonomos que cotizan poco, porque saben que existe la pension minima . TIENEN UNA CARA DURA COMO EL CEMENTO ARMADO Para los autonomos y similares, no deberia de existir la pension minima, si les sale 150 euros de pension, pues....deberian haber cotizado mas.

A gran cantidad de autonomos el ESTADO les conceden toda clase ayudas ( becas, guarderias,comedor, libros, subsidios, bono social electrico, bono calefaccion ) porque en el IRPF casi no pagan ya que son muy pobres, no tienen beneficios. CASI TODO SU ACTIVIDAD LA FACTURAN EN DINERO NEGRO.

En cambio los trabajadores por cuenta ajena, no tenemos derecho a nada, ya que hasta el ultimo euro pagamos impuestos y cotizaciones.

Puntuación -10
#4
Funcis y Jubiletas
A Favor
En Contra

Las pensiones son demasiado generosas, y los sueldos publicos tambien. El sector privado está pagando con el pato, y no se va a poder sostener mucho en el tiempo. ¿Por que pueden despedirme de cualquier empresa y no se pueden despedir funcionarios improductivos que practican "el escaqueo"? Equiparacion de salarios publicos y privados y pension maxima de 1500 euros mensuales en doce pagas. Con eso se pueden crear, almenos, un millon de empleos a tiempo completo y se acaba el deficit de la Seguridad Social.

Puntuación 12
#5
Incrédulo
A Favor
En Contra

¿ expertos?, y culpan a los autónomos. ¿ cuanto cobra un autónomo de pensión?, pues si ha cotizado por la mínima , pues una pensión mínima, y con el mismo importe cotizado que un trabajador en régimen general que cobre pensión mínima.

Hce falta ser inútiles , mezquinos y malpagados , los responsables de ese artículo.

Puntuación 12
#6
clemente
A Favor
En Contra

el autonomo cotiza, el funci asalariado y politico le cotizan , no es lo mismo.yo con el dinero del vecino hago barbaridad de cosas, eso si ,el mio ni tocarlo dijo un comunista.

Puntuación 12
#7
yo
A Favor
En Contra

sin comentareos, osea ,que el que le sale gratis por que le paga otro la seguridad social debe cobrar un pastizal y el que se lo a pagado el, que le den 4 gordas, o nada.menudos hps.

Puntuación 15
#8
Incrédulo
A Favor
En Contra

#7, efectivamente, funcionarios y políticos no cotizan. Son consumidores y parásitos de impuestos que pagan el resto de trabajadores y empresas del país.

Puntuación 19
#9
leo
A Favor
En Contra

anda, osea ,que el deficit es por culpa de la jubi de los agricultores, que cobran 600 euros y no por los funcionarios que cobran 2000.menudos sinverguenzas ,mas que falconeti.

Puntuación 13
#10
realidad
A Favor
En Contra

¿Y la pensión de los políticos no genera déficit ?

Puntuación 10
#11
Despistando al personal
A Favor
En Contra

Noticias unicamente para despistar al personal , si la Seguridad Social esta hundida se debe principalmente a las cada vez mas numerosas y millonarias pagas vitalicias de todos los expoliticos ,, sin haber cotizado un duro,, Financiacion directa de la Seguridad Social como se financia todo en este pais ..; el tremendo gasto politico corrupciones incluidas ,,los rescates ,, las amnistias fiscalesde los mayores evasores y defraudadores del pais ,, , Realeza ,,Otan ,,Ejercito ,Policia , Educacion ,,Sanidad ,,etcetc

Puntuación 7
#12
Jubilon
A Favor
En Contra

Hay que empezar a matar jubilados no? para mantener los chiringuitos de mujeres ,politicos y empresarios...

Puntuación 1
#13
Seguid...seguid...
A Favor
En Contra

Seguid machacando a los autónomos, cuando no contraten ni a un trabajador quién os va a pagar el sueldo ¿El Psoe?

Puntuación -1
#14