Economía

El impuesto de sociedades continuará siendo el único que recaude menos que antes de la crisis, un 38,4% menos que en 2007

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El Impuesto de Sociedades seguirá siendo el único impuesto estatal cuya recaudación en 2019 se mantendrá por debajo de los niveles anteriores a la crisis económica, ya que la estimación de ingresos previstos por el Gobierno para este ejercicio por dicho tributo es un 38,4% inferior su recaudación de 2007.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 estima una recaudación de 27.579 millones de euros por el Impuesto de Sociedades, un 14,1% más respecto a lo aportado por dicho tributo en 2018 (24.179 millones), pero todavía un 38,4% menos respecto a los 44.823 millones ingresados en 2007.

De esta forma, según las previsiones incluidas en el proyecto de cuentas públicas, el de Sociedades es el único impuesto cuya recaudación se mantendrá en 2019 por debajo de los niveles anteriores a la crisis económica, una situación que ya se produjo en 2017 y 2018. En total, para 2019 la previsión de ingresos tributarias es de 227.356 millones de euros, récord histórico y un 13,3% superior a los 200.676 que se ingresaron en 2007.

En concreto, la previsión para 2019 es ingresar 86.454 millones por IRPF, un 19% más respecto a los 72.614 de 2007; 78.307 millones por IVA (un 40,2% más sobre los 55.851 de 2007); 23.057 millones en Impuestos Especiales (un 16,5% más sobre los 19.786 millones de 2007); 4.094 millones en Impuesto sobre la Renta de no residentes, fiscalidad medioambiental y otros impuestos directos (61% más); y 5.745 millones en otros impuestos indirectos (78,2% más).

REFORMA

Actualmente el Impuesto de Sociedades aplica un tipo nominal del 25% (del 30% en el caso de las entidades financieras y las compañías de hidrocarburos), pero el gran número de bonificaciones y deducciones aplicadas hace que el tipo efectivo sea muy inferior, lo que explica la baja aportación recaudatoria en comparación con los niveles de 2007 y la decisión del Gobierno socialista de modificarlo a través del proyecto de Presupuestos de 2019.

La solución ideada por el Ministerio de Hacienda que encabeza María Jesús Montero es fijar un tipo efectivo mínimo del 15% (del 18% en el caso de las entidades financieras y las compañías de hidrocarburos), de forma que las deducciones y bonificaciones a las que se pueden acoger las sociedades no baje su tributación efectiva de dicho porcentaje. Fuentes de Hacienda consultadas por Servimedia señalaron que esta medida afectará al 0,7% de las sociedades, siendo las de mayor tamaño y beneficio.

Además, desde el Ministerio de Hacienda aseguran que esta medida no sólo no afectará a las pymes, sino que éstas se verán beneficiadas por la rebaja del tipo nominal del actual 25% al 23% para empresas que facturen menos de un millón de euros.

Asimismo, el proyecto también incluye la limitación a las exenciones que pueden aplicar las sociedades respecto de los dividendos y plusvalías como consecuencia de su participación en sociedades filiales, pasando del 100% actual al 95%. En cuanto a los beneficios fiscales previstos en el proyecto presupuestario, el Gobierno estima que en el Impuesto de Sociedades este apartado ascenderá a 3.461 millones, un 2,7% respecto a los 3.558 del pasado año.

El Gobierno calcula que el impacto de todas las medidas tributarias incluidas en el proyecto de PGE será de 5.654 millones de euros, de los cuales 1.776 millones corresponderían a la implantación del tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades, mientras que la rebaja de este impuesto a las pymes, de un 25% a un 23%, implicará una reducción de 260 millones de euros en su tributación.

Según explica el Ejecutivo en el proyecto presupuestario, el objetivo de estas medidas es "la obtención de una mayor recaudación, en especial por parte de las grandes empresas y grupos consolidados", así como "lograr una más justa tributación efectiva de este tipo de sociedades".

Fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por Servimedia indicaron que, una vez se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, la nueva tributación del Impuesto de Sociedades se aplicaría desde el 1 de enero, afectando a todo el ejercicio, al contrario que otras modificaciones, como la del IRPF o el IVA, que se empezarían a aplicar junto a la entrada en vigor de los Presupuestos, cuya tramitación, en caso de conseguir los apoyos necesarios, podría prolongarse hasta mediados de abril.

(SERVIMEDIA)

19-ENE-19

IPS/gja

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad