Economía

Lo que debe saber del impuesto sobre las transacciones financieras

El Gobierno ha aprobado este viernes el proyecto de Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, que grava la compra de acciones de grandes empresas españolas y con el que espera recaudar 850 millones de euros.

Estos son sus aspectos clave:

- El impuesto gravará con un 0,2% las operaciones de compraventa de acciones de empresas españolas con una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros.

- El Ministerio de Hacienda publicará anualmente, antes del 31 de diciembre, la relación de empresas cuyas acciones están sujetas al impuesto cada año y que serán las que superen los 1.000 millones de capitalización a 1 de diciembre del año anterior.

- El intermediario financiero será el encargado de liquidar el impuesto, con independencia de si actúa por cuenta propia o de terceros y sin tener en cuenta la residencia de las personas o entidades que intervengan en la operación.

- La base imponible del impuesto es el importe de la contraprestación, sin incluir otros gastos asociados.

- No estarán sujetas al impuesto las salidas a bolsa, las reestructuraciones empresariales, las operaciones entre sociedades del mismo grupo ni las cesiones de carácter temporal.

- El Gobierno espera recaudar 850 millones de euros al año con este impuesto.

- Sin embargo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) rebaja la recaudación a una horquilla de entre 420 y 850 millones.

- El impuesto entrará en vigor tres meses después de su publicación en el BOE.

- El Gobierno prevé dedicar la recaudación de este impuesto a financiar las pensiones.

- La ley del impuesto especifica que España no abandona la cooperación reforzada que desde 2013 mantienen diez países -España, Alemania, Francia, Italia, Eslovenia, Austria, Portugal, Eslovaquia, Grecia y Bélgica- para introducir una tasa a las transacciones financieras o "tasa Tobin" común.

- Francia. El impuesto francés a las transacciones financieras es el que España ha utilizado como modelo. La tasa francesa grava con un 0,3 % la adquisición de acciones de empresas cuya capitalización bursátil supera los 1.000 millones de euros y con un 0,01 % las operaciones sobre valores de alta frecuencia en el mismo día y la compra de seguros de impago de deuda (CDS) de bonos de países de la Unión Europea.

- Italia. El impuesto italiano grava las acciones e instrumentos financieros emitidos por compañías italianas con una capitalización de, al menos, 500 millones con un 0,1 % -0,2 % para las operaciones "over the counter (OTC) o bilatelares-.

- Bélgica y Grecia también tienen un impuesto similar al español.

- Reino Unido. En el Reino Unido funciona desde hace décadas el denominado stamp duty, que grava con un 0,5% la compra de acciones, el ejercicio de opciones sobre acciones o contratos de futuros.

- Suecia. Tras la puesta en marcha del impuesto sueco sobre transacciones financieras el país perdió buena parte de su mercado financiero.

- Otros países que han desarrollado impuestos similares son Chipre, Finlandia, Irlanda, Polonia, Rumanía, Singapur y Suiza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.