Economía

La hucha de las pensiones pierde 24 millones de euros este año por invertir en letras del Tesoro

  • Esto es consecuencia de un cambio de criterio en la gestión del fondo

La Seguridad Social tiene la mayoría de los activos financieros del Fondo de Reserva, más conocido como 'hucha de las pensiones', en deuda pública española con rentabilidad negativa, tras un cambio en los criterios de inversión en mayo de 2017. El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha denunciado que esta situación provocarán este año una deterioro de 24 millones.

Durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo, a la que ha acudido para informar sobre el estado del Fondo de Reserva a 31 de diciembre de 2017, Granado ha asegurado que, desde mediados del año pasado, el fondo "tiene todos sus activos en rentabilidad negativa". Es decir, de los 8.000 millones de euros que dispone el sistema están invertidos su totalidad en letras del Tesoro, que actualmente ofrece rentabilidades negativas.

Esto, según ha explicado el secretario de Estado, es consecuencia de un cambio de criterio en la Gestión del Fondo de Reserva de las Pensiones que fue adoptado el 24 de enero de 2017 y que rectificó los criterios de inversión. A partir de entonces se apostó por invertir en deuda pública a corto plazo, que actualmente ofrece tipos negativos a los inversores, fruto de la "incertidumbre" para afrontar las tensiones de liquidez de la Tesorería de la Seguridad Social. Y es que desde 2012 los Gobiernos han tirado de la hucha de las pensiones para pagar las retribuciones extraordinarias de navidad y verano a los jubilados españoles.

Granado ha hecho publico que los anteriores gestores del Fondo, pertenecientes al Ejecutivo de Mariano Rajoy, que durante el primer semestre de 2017, los vencimientos y activos disponibles se mantuvo en la cuenta corriente de la Seguridad, lo que tuvo una penalización. "Implica perder dinero con la política del BCE, de penalizar el dinero en depósito de las administraciones públicas", ha explicado.

A partir de julio, se comenzó a invertir en "deuda a muy corto plazo", teniendo en cuenta que la estimación inicial del anterior Ejecutivo era de disponer a final de año de casi 5.000 millones de euros para afrontar el déficit del sistema de pensiones y pagar las pensiones de Navidad. Finalmente, fue algo menos, 3.500 millones, y se utilizó 4.200 millones del préstamo otorgado en los Presupuestos.

Si a cierre de 2017 la 'hucha de las pensiones' contaba con 8.085,37 millones de euros, en la actualidad esta cantidad se ha rebajado hasta los 8.061,56 millones actuales. Esto quiere decir que en apenas unos meses ha perdido casi 24 millones (23,81 exactamente), por tener una rentabilidad negativa entre el 0,4% y el 0,1%, según fuentes del Ministerio de Trabajo.

En concreto, el Fondo de Reserva reinvirtió durante 2017 más de 4.200 millones con una rentabilidad media de -0,372%. Por primera vez desde 2000, el Fondo de Reserva tendrá una rentabilidad anualizada negativa en 2018.

Granado recordó que del Fondo de Reserva se han detraído desde 2012 hasta 2017 un total de 73.437 millones de euros, "lo cual significa que se ha detraído una cantidad mayor que la dotada al Fondo". No obstante, señaló que se han destinado al pago de pensiones y defendió que no se ha hecho un uso de la 'hucha de las pensiones' "que no fuera el que la legislación establece". Según el informe, desde mediados de 2017 la rentabilidad de lo invertido en deuda pública es negativa.

En este sentido, el secretario de Estado explicó que hasta 2011 el criterio del Gobierno de invertir los valores depositados en el Fondo permitía obtener una menor rentabilidad a corto plazo y mayor rentabilidad a medio y largo plazo, pero este criterio ha dejado de aplicarse.

"Lo razonable sería, una vez que se concluye con las disposiciones del ejercicio, abordar el nuevo ejercicio con una nueva planificación que permita invertir parte de la deuda a medio plazo o largo, y otra parte a corto plazo", ha indicado.

El secretario de Estado destacó que el actual Gobierno "no comparte en modo alguno los criterios que utilizó la administración anterior ni sus previsiones".

"Somos más optimistas, pero evidentemente tenemos un problema de financiación que conocen bien, un ejercicio atípico", añadió, y explicó que "había inicialmente una senda de estabilidad" que en la práctica se modificó y se presentaron unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) que no cumplían con la senda aprobada, de manera que finalmente el volumen de déficit "ya no cumple" ni con la primera senda ni con la segunda.

¿Cuánto queda en la hucha?

El fondo de reserva de la Seguridad Social cuenta en la actualidad con 8.061,56 millones de euros, una cifra que se sitúa por debajo de los 8.085 millones que tenía a cierre de 2017, debido a que las rentabilidades de los valores en los que está colocado son negativas.

Por eso, y como ha explicado Granado, "la situación actual es del todo menos halagüeña". De hecho se prevé que, como pronto, la 'hucha de las pensiones' seguirá sin ingresos, al menos, hasta el año 2023. Recordemos que el Fondo de Reserva se creó para atender a necesidades futuras ante desviaciones de ingresos y gastos y llegó a acumular 66.800 millones de euros en el año 2011: hoy la cantidad se reducido hasta los 8.061,56 millones.

Desde eso récord de casi 67.000 millones tras las aportaciones realizadas durante años, se han detraído de este Fondo de Reserva 74.000 millones para el pago de pensiones, una cuantía mayor de la aportada porque se han ido añadiendo al mismo los rendimientos financieros obtenidos de su colocación en deuda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud