Economía

Mirabaud cree que el BCE seguirá comprando deuda en 2017

La división de activos del banco suizo Mirabaud considera que el Banco Central Europeo (BCE) no finalizará este año el programa de compra de activos con el que pretende ayudar a la reactivación de la economía, aunque podría ralentizar el ritmo de esas adquisiciones.

El analista jefe de Mirabaud Asset Management, Gero Jung, se ha mostrado convencido de que la baja inflación de la zona del euro hará que el BCE no suba los tipos de interés al menos en otros dos años.

En cuanto al avance del populismo, uno de los mayores temores de los mercados, Jung se mantiene a la espera de que el Gobierno estadounidense haga propuestas políticas concretas, sobre todo en cuanto a la posible reducción de impuestos al sector privado y al incremento del gasto fiscal, algunas de sus promesas electorales.

Para Europa, añade, "un paquete de estímulos fiscales más fuerte en Estados Unidos podría tener cierto impacto en el corto y medio plazo ya que la demanda global podría incrementarse" en caso de que el citado gasto fiscal aumentara notablemente.

Preguntado por el resultado de las próximas elecciones en Francia, considera que uno de los mayores riesgos es que desemboquen "en un movimiento de salida de la Unión Europea", algo que vería con buenos ojos una de las candidatas, la ultraderechista Marine Le Pen.

En cuanto al único país que de momento ha decidido salir de la UE, el Reino Unido, Jung cree que su economía se desacelerará a medio plazo, si bien no ve probable una recesión.

"Aunque el proceso de salida de la UE será largo y complejo, creemos que la economía del Reino Unido seguirá funcionando bien, lo que podría demostrar a otros países que dejar Europa tiene menos riesgos que lo que algunos aseguran e incluso podría generar un efecto llamada para que otros también abandonen la Unión", advirtió.

"Hay que esperar para ver cómo evolucionan las cosas pero, de momento, Londres sigue siendo el mayor y principal centro financiero de Europa, y no creemos que vaya a cambiar en el corto plazo", dijo.

En cuanto a su visión sobre España, Jung considera que la actividad económica continuará mejorando, aunque cree que será difícil lograr un crecimiento del 3% este año.

"En cualquier caso, en el corto plazo, dada la altamente acomodaticia política monetaria actual, el fuerte crecimiento del crédito y la recuperación cíclica sincronizada que se están dando, es previsible que se mantenga el dinamismo económico".

En cuanto a las perspectivas para los mercados, se mostró convencido de que este año continuarán los elevados niveles de volatilidad que han caracterizado durante 2016.

Y respecto a la evolución de la deuda, la entidad prefiere ser "tremendamente prudente" en cuanto a la exposición de su cartera a bonos de economías desarrolladas, y algo más positiva con respecto a los bonos corporativos. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin