Economía

Gas, carburantes y 'telecos' subirán sus precios alrededor del 3% en 2017

  • Las pensiones se elevan el mínimo, mientras los transportes se congelan
  • La tendencia alcista del barril de petróleo 'Brent' encarece la luz y el gas
  • La mayoría de teleoperadoras sube sus tarifas de teléfono y ADSL para 2017

El nuevo año 2017 traerá una ligera subida de los precios en los servicios básicos, en contraste con lo sucedido hace justo un año cuando la mayoría de las tasas bajó de precio. Sin embargo, en el año entrante subirán los productos derivados del petróleo, como el gas natural, el butano o los combustibles de automoción, por la subida de los precios del crudo en los mercados internacionales, que podría rondar el 10% en el ejercicio. Teniendo en cuenta que estas cotizaciones no suelen llegar a representar la mitad de los recibos finales, esos productos le resultarán al bolsillo de los consumidores un 3% más caros. Ese porcentaje también tiene todos los visos de encarecer los servicios de telecomunicaciones, dada la evolución alcista de los precios, según apuntan los expertos consultados.

Pese a lo anterior, y en líneas generales, 2017 se presenta amable para los bolsillos de los españoles, que verán congelados los precios de la mayoría de los servicios básicos, como el transporte, la luz o el agua.

La factura eléctrica, que el año pasado llegaba con un descuento del 0,7% en la parte regulada, empezará 2017 congelada, según anunció el Ministerio de Energía, que mantendrá los peajes de la luz, acumulando tres años sin repuntes en los precios. Sin embargo, el propio ministro Álvaro Nadal explicó que la otra parte de la factura, correspondiente al coste de la energía y que no depende del Gobierno, puede variar en función de la evolución de las materias primas (gas y petróleo principalmente) y también de la climatología.

De este modo, aunque el Ejecutivo ha congelado los peajes del gas, la tarifa de último recurso (TUR) subirá a partir del próximo 1 de enero un 3,5% frente al precio del trimestre anterior, en lo que será el segundo repunte consecutivo. Este incremento en la TUR media del gas natural responde, principalmente, a la subida del 13,7% en el coste de la materia prima, impulsado por el incremento de la cotización del gas natural y del petróleo en los mercados internacionales.

Precisamente, los carburantes serán también la nota discordante en este año de precios estables, ya que las perspectivas no son muy halagüeñas para 2017. Los expertos advierten de que el petróleo seguirá su tendencia alcista hasta por lo menos los 60 dólares el barril y, por otro lado, porque el dólar podría seguir revalorizándose si la Fed eleva de nuevos los tipos durante el próximo año.

Aunque en el caso de la bombona de butano el balance de 2016 es positivo, el precio que tendrá el ejercicio que viene no se conocerá hasta la próxima revisión. Actualmente cuesta 12,28 euros y empezó el año a 13,11 euros, unas cifras que están muy por debajo de los 17,5 euros por botella que llegó a alcanzar en 2015, el precio más alto de la última década. Sin embargo, la bombona podría dar la bienvenida a 2017 con repunte de precios, siguiendo la tendencia de las dos últimas revisiones, en las que se ha encarecido sobre el 4%.

En cuanto al Índice de Precios de Consumo (IPC), por primera vez en cuatro años, volverá a superar a principios de 2017 la barrera del 2%, el objetivo de inflación marcado por el Banco Central Europeo (BCE). Así lo estima Funcas, que espera un "notable" repunte del precio del petróleo por el "cambio significativo" de escenario que obliga a revisar "sensiblemente al alza" las previsiones de inflación, que sitúa en el 2,5% en la primera mitad de 2017, para luego descender hasta el 1,3% en diciembre.

No obstante, si se cumplen las previsiones de los expertos, con un escenario del Brent a 60 dólares, la inflación podría alcanzar el 3% algunos meses de 2017 y cerraría el año en el 2%. De media, la tasa anual de inflación prevista para 2017 será del 1,4%, dos décimas menos de la que vaticina la Comisión Europea, y la misma que estableció el Gobierno en la última actualización del cuadro macroeconómico, mientras que la del Banco de España es del 1,6%.

Respecto a las pensiones, el Gobierno no está dispuesto a subirlas en 2017 por encima del mínimo legal aprobado: el 0,25%. Es decir, que el alza de los precios será seis veces superior a la subida de las pensiones.

Transportes y agua

En el terreno de competencias locales y autonómicas, en Madrid, la presidenta Cristina Cifuentes prometió en 2015 no subir el precio del transporte público durante su legislatura, después de haber sufrido 12 tarifazos dese 2006 y bajó el abono joven a 20 euros, independientemente de la zona que integre. Los jóvenes pueden disfrutar de la tarjeta tres años más, ya que se amplió el tramo de edad hasta los 26 años. Desde 2005, el precio del abono A ha crecido un 46,97%. El del metrobús lo ha hecho en un 110%, mientras que el sencillo cuesta un 100% más.

La Empresa Municipal de Transporte (EMT) de Valencia también mantendrá las tarifas de los bonos sociales durante el año 2017. El único título de transporte que subirá de precio, 0,5 céntimos, es el Bono 10, que se situará en 8,5 euros, un incremento que el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, achaca a la falta de financiación del Estado del transporte metropolitano.

Las tarifas de taxi en Madrid seguirán invariables por segundo año consecutivo, al igual que en Barcelona, donde el IPC sectorial de 2016 fue negativo (-1,3%).

De vuelta a las competencias estatales, el peaje de las autopistas bajará en 2017 por segundo año consecutivo y lo hará un 0,4% de media. En el caso de los servicios de Renfe, que están subvencionados por el Estado, habrá que esperar hasta enero para ver qué pasa con los precios, que pueden bajar o congelarse, tal y como pasó en 2016. Igualmente, el futuro de las tasas aeroportuarias es todavía un misterio. El Gobierno tenía que aprobar el Documento de Regulación Aeroportuaria (Dora) el pasado mes de septiembre, pero se paralizó sine die por la falta de Gobierno. La semana pasada, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció que iba a empezar a convocar a las comisiones para que Aena presentara su propuesta de tasas y, después, se decidiría que hacer. Así, el Ejecutivo tiene hasta marzo, mes en el que entran en vigor, para aprobar una congelación de las tasas hasta 2021, tal y como pide el operador aeroportuario, o de bajarlas entre un 1,9 y un 2,02%, tal y como proponen las aerolíneas y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

El agua, congelada

Por otro lado, la Comunidad de Madrid congelará, por segundo año consecutivo, las tarifas del agua, al igual que en Cataluña, donde la Conselleria de Territori i Sostenibilitat ha optado por congelar la tarifa mayorista del agua que, de acuerdo con el contrato de concesión de Aigües Ter Llobregat (ATLL), debía subir el 4,6% en el año 2017.

El año pasado se hizo añicos una ley no escrita por la que los servicios de telefonía móvil rebajaban sus precios de un año para otro desde el principio de sus días. Así, desde el año 2009 hasta 2015, el conjunto de las empresas lograron reducir sus precios unitarios el 70%. Las familias pagaban cada vez menos por los minutos de conversación, impacto que las telecos mitigaban y compensaban con la incorporación de nuevos servicios, especialmente la banda ancha móvil. De esa forma, durante casi toda su existencia, el sector se resignaba con su carácter deflacionista y logró acomodarse a tan incómoda posición hasta finales de 2015 y comienzo de 2016.

Ya sea por la feroz competencia entre todos los jugadores, por la paquetización de los servicios o por la erosión regulatoria, la factura mensual reflejaba rebajas en los precios por minuto de voz. La situación dio un vuelco este año con la irrupción de los primeros repuntes tarifarios. El Índice de Precios Móviles (que viene a ser como el IPC del sector) creció casi un punto a finales de 2015. Esa tendencia al alza se confirmó este año y la trayectoria tendrá continuidad en 2017. Telefónica, Orange y Vodafone han reconocido que los precios deben adaptarse a las nuevas condiciones de un mercado que demanda mayores y mejores servicios, en línea con las expectativas de los usuarios.

La cuota de abono se mantiene congelada desde hace años, pero ese elemento influye poco cuando el principal encarecimiento pretende incentivar la contratación de paquetes convergentes en detrimento de las ofertas individualizadas. De esa forma, los expertos pueden asegurar que en 2017 aumentarán los precios de los servicios de las telecomunicaciones, aunque a cambio se incrementarán las prestaciones y los servicios.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

Fermin
A Favor
En Contra

Ala!!!! Pero si no han bajado y ya los están subiendo?.

Otra vez que nos bajan el sueldo. El año pasado con los transportes y tasas. Este año con servicios básicos....

Puntuación 35
#1
lasquemaspoliticostienen ennomina
A Favor
En Contra

Facilon ..las que mas politicos tienen en nomina y sus puertas giratorias funcionan mas ...

Puntuación 34
#2
Jamón. Jamón
A Favor
En Contra

Esto me avisa previamente que el € bajará jijijiji soy listillo jajajaja apostamos jijiji jodeeeejijiji

Puntuación 9
#3
parado36
A Favor
En Contra

en la españa de la crisis y la proliferacion del low cost subida de precios significa, antes o despues, perdida de clientes...

Puntuación 26
#4
Sean
A Favor
En Contra

subirán todas, son los amigos del gobierno, hacen lo que les da la gana y las multas de competencia que les ponen son de risa.

Puntuación 25
#5
la opinion inteligente
A Favor
En Contra

Venga, a hundir un poco mas a la clase media, a ver si termina desapareciendo del todo.

Puntuación 37
#6