Economía

La 'lección' de Dinamarca sobre rescates bancarios: dejar caer duele, pero es más sano

  • El proceso bail-in (pérdidas a acreedores) es más beneficioso

Dinamarca suele ser un ejemplo para Europa en lo que se refiere regulación económica, y no sólo la del mercado laboral. Allá por 2011 se puso en marcha el primer bail-in en Dinamarca: las grandes pérdidas presentadas por un pequeño banco llamado Amagerbanken se transformaron en quitas para bonistas y depositantes con más de 100.000 euros, hasta los tenedores de deuda senior tuvieron que asumir pérdidas de calado.

Dinamarca aprobó ya en octubre de 2010 una resolución para que fueran los acreedores quienes sufrieran pérdidas tras una quiebra bancaria, con el objetivo de que los contribuyentes asumieran la menor carga posible o directamente ninguna. 

Los accionistas y los acreedores de menor grado son los primeros en sufrir quitas, mientras que el organismo de Estabilidad Financiera gestiona la valoración de activos y pasivos y reparte la carga de la forma conveniente. 

Lars Rohde, gobernador del banco central de Dinamarca, asegura en una entrevista con Bloomberg que incluso si uno de los mayores bancos del país (considerado too-big-to-fail) tuviera problemas, se le aplicaría la misma resolución establecida en la Bank Recovery and Resolution Directive: "Es algo incondicional, el mejor camino que se puede tomar". 

No pain, no gain

La aplicación de dicha normativa en Dinamarca con la quiebra Amagerbanken cogió a los inversores desprevenidos, ya que a pesar de que se había aprobado un año antes, pocos esperaban las consecuencias. Los inversores vieron que sus pérdidas podían ser considerables si se dejaba caer a los bancos, lo que provocó grandes turbulencias en los mercados financieros del país nórdico. 

A mediados de 2012, los CDS (Credit Default Swap) de Danske Bank, el mayor banco del país, se habían multiplicado por más de cinco ante el shock que supuso la quiebra de Amagerbanken. Se dudó de la eficacia del proceso bail-in poco después de su implementación, se temió por el resto de la banca danesa, el acceso a la liquidez se encareció para el sector mientras que las cotizaciones bursátiles sufrían y los CDS se disparaban.

Pero a pesar de todo el dolor, Rohde asegura que el bail-in fue la solución más sana posible. Los rescates son dar una patada hacia delante del problema, mientras que el bail-in es doloroso en un primero momento, pero es una lección de riesgo moral para los banqueros y los acreedores. Los acreedores de la banca ya no volverán a esperar un trato preferencial, asegura Rohde. 

Desde que se implementara la política de no rescatar bancos, el sector financiero danés se ha convertido en uno de los más fuertes de Europa. Y Danske Bank, cuyas acciones han subido un 4% en lo que va de año, vale en bolsa casi el doble que el atribulado Deutsche Bank. Mientras, el sector ha perdido en Europa de media un 20% en los mercados.

Primera prueba en la Eurozona

El primer test en la zona euro se vio en el rescate de la entidad austriaca Heta Asset Resolution, el banco malo de la entidad Hypo Alpe Adria, que se realizó con las pérdidas de los accionistas y de hasta un 54% de las inversiones de los bonistas en la entidad.

Heta Asset Resolution es una entidad pequeña (no está en la categoría de sistémicas), y su agujero de 8.000 millones de euros fue absorbido por parte de los dueños y acreedores (acciones y deuda). Este banco ha marcado el camino de cómo serán los rescates en los que se procurará que el coste sea el menor para los contribuyentes y se distribuya siempre primero la carga entre los accionistas y acreedores del banco.

Austria se convirtió así en el primer país de la Eurozona que aplicó la nueva normativa para liquidar una entidad financiera, el Heta Asset Resolution Bank, el banco malo del rescatado Hypo Alpe Adria.

Bajo la nueva Directiva de Resolución y Recuperación Bancaria, aprobada en el marco de la unión bancaria, Austria impuso pérdidas en la deuda subordinada de esta entidad de miles de millones. Además, en otra decisión sin precedentes, el gobierno central dejó de responder por las garantías que había puesto el estado de Carintia sobre los bonos senior.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Topana
A Favor
En Contra

En espaa han quebrado las cajas, no los bancos. ¿Quines son los accionistas de las cajas? Pagaramos los mismos...

Puntuación 3
#1
S Paradox
A Favor
En Contra

Dinamarca es el diezmo del comino, lo que pase no se puede generalizar, pero all las isntituciones funcionan a favor del contribuyente, no como aqu, que todo huele a podrido, y son como los 'productos bancarios', no pretenden dar servicios, sino esquilmar

Puntuación 2
#2