Economía

El BCE prepara el terreno para más estímulos: la inflación sigue muy baja

  • Discutió una intervención "preventiva" en su reunión de enero
  • CaixaBank, Popular y Sabadell, los más dañados si baja la tasa de depósito
Mario Draghi. Archivo

El Banco Central Europeo (BCE) piensa que la inflación sigue siendo más baja de lo que se esperaba, por lo que el consejo de gobierno de la entidad recomienda revisar y reconsiderar la política monetaria a comienzos de marzo.

Así se desprende de las actas de la última reunión de política monetaria, que el BCE celebró el 21 de enero y que ha publicado este jueves. Es más, llegó a plantearse la necesidad de realizar una intervención "preventiva" teniendo en cuenta los riesgos emergentes "en lugar de esperar hasta después de que se hayan materializado".

Entre estos riesgos "emergentes", mostraron una especial preocupación por la evolución de los acontecimientos en China y en el mercado petrolero, que han generado una creciente aversión al riesgo a nivel global, recoge Europa Press.

En esa reunión, el BCE decidió mantener los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%. Asimismo, mantuvo el interés de la facilidad marginal de crédito en el 0,3%, y la tasa de depósito en el -0,3%.

Su presidente, Mario Draghi, aseguró aquel día que en marzo revisará las políticas del BCE ante el incremento de los riesgos. El próximo 10 de marzo será la próxima reunión de la institución monetaria.

El BCE recuerda que para entonces dispondrá de las nuevas proyecciones macroeconómicas de crecimiento e inflación para la zona del euro que realiza su personal.

Preparando el terreno

La semana pasada, en una comparecencia en el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo Draghi insistió en que está listo para relajar su política el mes que viene si las recientes turbulencias del mercado o los bajos precios de la energía amenazan con mantener baja la inflación.

"Primero examinaremos la fortaleza del efecto importado de la baja inflación a los salarios domésticos y la formación de precios y a las expectativas de inflación", indicó Draghi.

¿Otro recorte en la tasa de depósito?

Hace solo dos meses y medio el BCE decidió aumentar lo que cobra a las entidades de la eurozona por aparcar su dinero hasta el -0,3%. Ahora, tanto los analistas como el mercado esperan más recortes en la tasa de depósito (que se vaya al -0,5% en junio, ver apoyo) y desde Morgan Stanley advierten de que esta medida va a castigar aún más las ganancias de la banca de la eurozona, que ya ven su negocio tradicional perjudicado por los reducidos tipos de interés. 

Según los cálculos de la entidad americana, un recorte de 10 puntos básicos en la facilidad depósito podría generar un descenso del 5% en los beneficios en 2017 y uno de 20 supondría una caída del 10% ese mismo año. CaixaBank, Popular y Sabadell serían, en España, las entidades más dañadas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud