Economía

La Fed retrasa el fin de los estímulos en EEUU: la recuperación no es sostenible

  • Seguirá adquiriendo bonos a razón de 85.000 millones de dólares al mes
  • Los analistas apuntaban a un recorte de 10.000 millones ya en septiembre
  • Pero la Fed quiere más "evidencias" de que la situación económica ha mejorado

Habrá que esperar como mínimo un mes más. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido este miércoles mantener su programa de compra de bonos por valor de 85.000 millones de dólares mensuales. Necesita "más evidencias de que la recuperación es sostenible", algo que de momento no ve. No en vano, el organismo ha recortado la previsión de crecimiento de 2013 para la primera economía mundial hasta un rango entre el 2 y el 2,3%, frente al 2,3-2,6% de su anterior estimación de junio. Consulte aquí el comunicado del organismo (en inglés).

La decisión de la Fed ha sorprendido a muchos analistas, que esperaban que el organismo diese un paso más en su política monetaria y anunciase el inicio del fin de los estímulos económicos en EEUU.

En concreto, el mercado se había mentalizado de que podría anunciar una reducción en sus compras de bonos, por valor de alrededor de 10.000 millones al mes. Pero se equivocaban.

El comunicado del Comité indica que la Reserva percibe un crecimiento moderado de la economía y alguna mejora en el empleo, pero ha decidido "esperar a que haya más pruebas de que el progreso se sostendrá" antes de menguar su estímulo monetario.

"Los riesgos a la baja para el crecimiento han disminuido en el último año", ha señalado el presidente de la Fed, Ben Bernanke, en una rueda de prensa posterior. "Sin embargo, el endurecimiento de las condiciones financieras en los últimos meses, si se mantiene, podría desacelerar el ritmo de mejora en la economía y el mercado laboral".

En cualquier caso, ha vuelto a incidir en que la Fed podría empezara reducir sus estímulos en cualquier momento, posiblemente a finales de año, pero ha insistido en que este proceso no tiene una senda establecida y dependerá de la evolución de la economía.

Así la Fed mantiene el mismo discurso de hace un par de meses: los funcionarios del organismo respaldan la voluntad de Ben Bernanke de empezar a disminuir los estímulos monetarios antes del fin de 2013, eso sí, si las condiciones económicas lo permiten. Si el comienzo de la retirada de los estímulos no se producía en septiembre, debería hacerlo entonces en octubre o diciembre, las dos reuniones que quedan pendientes en 2013.

La decisión de mantener la política monetaria contó con el voto a favor de todos los miembros del comité a excepción de Esther L. George, de la Reserva Fedeal de Kansas, quien mostró su preocupación ante la posibilidad de que el elevado grado acomodaticio de la política monetaria incremente los riesgos de futuros desequilibrios económicos y financieros y, con el tiempo, provoque un incremento de las perspectivas de inflación a largo plazo. 

Para asegurar la recuperación económica, el banco central destina 45.000 millones de dólares mensuales a la adquisición de bonos del Tesoro.

Y combina estas compras con las de MBS (Mortgage-backed security o títulos respaldados por hipotecas) a razón de 40.000 millones de dólares mensuales.

En total la Fed destina 85.000 millones a compras de activos cada mes. Y además se ha comprometido a mantener los tipos de interés entre el 0 y el 0,25% hasta que el desempleo baje del 6,5% y mientras las expectativas de inflación a uno o dos años no superen el 2,5%.

"En conjunto, estas acciones deberían mantener las presiones a la baja en los tipos de interés a largo plazo, apoyar los mercados hipotecarios y ayudar a hacer las condiciones financieras más acomodaticias en general", agrega la institución presidida por Ben Bernanke.

"Las compras de activos no son una senda preestablecida, y las decisiones del Comité sobre sus ritmos seguirán supeditadas a las perspectivas económicas del comité así como a la valoración de la probable eficacia y los probables costes de estas compras", agrega el comunicado, algo que posteriormente ha confirmado Bernanke.

Por otro lado, Bernanke ha rehusado hablar de sus planes de futuro en esta rueda de prensa, que en su opinión debe centrarse en la política monetaria.

¿Subidas de tipos en 2015?

Por otro lado, catorce de los 19 miembros del comité consideraron que los tipos de interés deben permanecer en su actual nivel "excepcionalmente bajo" al menos hasta 2015.

En concreto, tres de los participantes en el encuentro vieron necesario subir los tipos en 2014, mientras que doce defendieron un incremento de la tasa rectora en 2015. Los otros dos miembros del Comité consideraron que la primera subida debería ser en 2016.

En el largo plazo, la gran mayoría de los participantes en el encuentro de la Fed vuelve a defender que los tipos deben situarse entre el 4% y el 4,5%.

Rebaja sus previsiones de crecimiento

La Reserva Federal de EEUU (Fed) ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) tanto para 2013 como para 2014, pero ha mejorado ligeramente sus previsiones en torno al mercado laboral en ambos años. Consulte el cuadro de previsiones (.pdf)

De este modo, el escenario central de la Fed contempla un crecimiento del PIB de entre el 2% y el 2,3% este año, cuando en junio esperaba una expansión de entre 2,3% y el 2,6%.

Asimismo, de cara a 2014 la Fed augura una expansión de entre el 2,9% y el 3,1%, frente a la anterior previsión de entre el 3% y el 3,5%, mientras que para 2015 espera un incremento de la actividad de entre el 3% y el 3,5%, en comparación con el rango de entre el 2,9% y el 3,6% de junio.

A pesar de este empeoramiento de las previsiones de crecimiento, la Fed ha revisado ligeramente al alza sus expectativas de recuperación en el mercado laboral, lo que permitiría cerrar este año con una tasa de paro de entre el 7,1% y el 7,3%, frente al entre a la horquilla del 7,2% y 7,3% previsto hace tres meses.

En 2014, el desempleo en EEUU continuaría con su senda descendente hasta situarse entre el 6,4% y el 6,8%, por debajo del anterior rango de entre el 6,5% y el 6,8%, mientras que en 2015 oscilaría entre el 5,9% y el 6,2%, ligeramente por encima del rango de entre el 5,8% y el 6,2% de la anterior previsión, según las nuevas estimaciones de la Fed.

Nuevos máximos para el Dow y el S&P

La bolsa de Nueva York ha cerrado la sesión con alzas de récord. El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, ha sumado un 0,95%, hasta los 15.676,94 tras sumar 147 puntos. Por su parte, el selectivo S&P 500 ha subido un 1,22%, en los 1.725,52.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud