Economía

El IPC avanza un 3,4% en junio, dos décimas menos que en mayo gracias a las gasolinas y los alimentos

El Índice de Precios de Consumo avanzó un 3,4% interanual en junio, según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este viernes. La evolución se modera dos décimas con respecto al mes anterior por el comportamiento de los carburantes y la alimentación, que tiraron a la baja de los precios. La inflación subyacente, por su parte, se mantiene en el 3% por segundo mes consecutivo.

Mientras que las gasolinas se abarataron frente al aumento del precio que describieron en junio de 2023 y los alimentos se encarecieron pero en menor medida que un año atrás, los datos provisionales destacan la influencia al alza en el IPC del grupo de ocio y cultura, que subieron más que el mismo mes el año pasado.

Donde no hay moderación en el la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), que se mantuvo en el 3%, la misma tasa que en mayo. Se queda así cuatro décimas por debajo del índice general, donde se sitúa desde el pasado mes de abril.

Tampoco ceden los precios en la tasa mensual. De mayo a junio el IPC avanzó tres décimas en el que será, de confirmarse, su sexto incremento mensual consecutivo.

A la espera de que Estadística publique el dato definitivo el próximo 12 de julio para conocer el detalle, lo que sí está confirmado es que este ya no será el último mes con la rebaja del IVA a los alimentos. El Gobierno ha extendido la medida hasta finales de año, pero con una novedad: la subida progresiva durante ese periodo hasta recuperar el nivel normal. Así, la cesta de productos superreducidos y la de tipo reducido seguirán al 0% y al 5%, respectivamente, hasta octubre cuando el primer grupo pasará al 2% y el segundo, al 7,5% hasta finales de diciembre para volver al 5% y al 10% en enero de 2025. Es el plan, a menos que la tendencia descendente de la inflación se vea perturbada por alguna cuestión.

Otro de los cambios del Gobierno sobre la cesta de la compra ha sido el de incluir el aceite de oliva de forma permanente en el listado de alimentos básicos de tipo superreducido. Esto significa que desde el 1 de julio el 'oro líquido', que en un año se ha encarecido casi un 63%, tendrá un impuesto del 0% de junio a octubre y del 2% hasta diciembre para, a partir de enero, contar con un IVA del 5%.

La rebaja del impuesto sobre los alimentos se aplica desde enero de 2023 para aliviar a los consumidores de los efectos de la inflación, que se ha cebado especialmente con los productos de consumo básico. Si bien la evolución de los precios se ha afianzado en la tendencia descendente, en mayo los alimentos aún se revalorizaron un 4,4% interanual, nivel que el Gobierno aún considera elevado para llevar a cabo la retirada de la medida que está ya solicitando Bruselas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud