Economía

Más allá de la vivienda: los hogares dispararon el gasto en restaurantes y hoteles en 2023

  • El gasto medio por hogar alcanzó los 32.617 euros en 2023, un 3,8% más
  • La vivienda absorbe la mayoría del presupuesto pero este apenas varió
  • El 11,1% de las familias tuvo unos ingresos netos de menos de 1.000 euros mensuales
Foto: iStock

La senda de moderación que inició la inflación en 2023 tras un año récord de los precios estuvo en sintonía con la evolución del gasto medio por hogar, que el año pasado fue de 32.617 euros. El aumento del 3,8% respecto al año anterior (1.207 euros más) es notablemente inferior al anotado en 2022 (7,9%), cuando la estadística recuperó el nivel previo a la pandemia coincidiendo con los meses más complicados para la inflación.

La última Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) 2023 publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) incorpora las cifras del censo 2021, por lo que impide la comparación con años anteriores. Es el contexto económico ayuda a traducir los datos. 2023 fue el primer ejercicio libre de pandemia (sin restricciones, con recuperación en el empleo...) y estuvo marcado por la desaceleración de la inflación, que si bien siguió alta, se moderó hasta dejar el IPC medio en el 3,5% con la salvedad del precio de los alimentos, que se encarecieron en tasas por encima del 10% la mayoría de los meses. También fue el año de la vivienda, con precios aumentando hacia cotas próximas a las de la burbuja inmobiliaria.

La mitad del presupuesto fue a vivienda y comida

De cada 100 euros que se gastaron los hogares en 2023, más de 60 se destinaron a tres grandes grupos: 31,8 euros fueron a la vivienda (alquiler, recibos de suministros...), que en total absorbió 10.367 euros en el año, 16,4 se gastaron en alimentación y bebidas no alcohólicas (con 5.333 euros en total), 11,6, en transporte (3.778 euros) y 10,2 acabaron en restaurantes y hoteles, lo que ascendió a 3.311 euros en los 12 meses. En conjunto, algo más de 48 de cada 100 euros fueron a la casa y a la comida y casi 22 a transporte y comer o dormir fuera de casa.

La tasa de variación anual abre un segundo análisis sobre el consumo de los hogares el año pasado. Pese a que una tercera parte del gasto fue para la vivienda (la mayor partida), el que más creció con respecto a 2022 fue el de restaurantes y hoteles, en concreto un 13,2% mas frente al 1,5% que avanzó el primero, que se mantuvo estable junto con la enseñanza (repuntó otro 1,5%, hasta 486 euros). Ocio y cultura, con 1.651 euros en total, fue el segundo apartado con mayor aumento del gasto en el año, un 9,1%, seguido del correspondiente a vestido y calzado (8,1% hasta los 1.319 euros). Sólo cayó el gasto en bebidas alcohólicas (que sigue renqueante) y comunicaciones.

Los alimentos, cumpliendo el guion de la inflación, exigieron un esfuerzo un 5,6% mayor que el año anterior: 5.333 euros al año, o 444 euros al mes, de media, en la cesta de la compra.

La vivienda se come más del 60% del presupuesto de los hogares con menos nivel de gasto

El nivel de ingresos termina de contextualizar el tablero. La encuesta indica que el 1,8% de los hogares tuvo unos ingresos netos mensuales de hasta 499 euros y un 9,3% de entre 500 y 999 euros. Es decir, el 11,1% de las familias no llegó a percibir 1.000 euros mensuales, nivel muy alejado del 6,18% que protagoniza el otro extremo con ingresos de más de 5.000 euros al mes.

Más allá de la media nacional, diferenciando por tipología de hogar, la estadística arroja otras realidades. Algunas obvias, como que los hogares formados por una pareja con hijos fueron los que tuvieron mayor gasto promedio en 2023, con 41.339 euros (1.742 más que en el año anterior) mientras que los unipersonales, tanto con miembros mayores de 65 años como menores de esa edad, fueron los del gasto más contenido, en torno a 21.000 euros en el año. Otras entrañan más complejidad, como la que indica que los mayores incrementos del gasto los anotaron los hogares de una sola persona menor de 65 años (+5,1%) frente al aumento registrado por las parejas sin hijos (4,8%).

El nivel de consumo que puede asumir un hogar es clave. La encuesta, que divide los tipos de familias por quintiles de menor a mayor gasto, muestra que el 20% los hogares del primer quintil (los que tuvieron un desembolso medio de 15.880 euros) destinaron más de la mitad del presupuesto (el 63,5%) a la vivienda y a los alimentos. La realidad fue distinta para el 20% de los hogares con mayor gasto (quintil 5), que destinaron menos de la mitad de sus ingresos (39,4%) a este tipo de gastos y, sin embargo, se dejaron más de un tercio (34,7%) en transporte, restaurantes y hoteles y ocio y cultura, frente al 14% de los hogares del quintil 1.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud