Economía

El fenómeno de la 'Dönerflation': el kebab desborda las métricas de inflación en Alemania

Foto: Dreamstime.

Así como las hamburguesas tienen el índice 'Big Mac', los kebabs alemanes también tienen el suyo para dar su versión de la economía alemana. El precio de la comida popular turca se ha duplicado en los últimos años, extendiendo la sensación de una inflación fuera de control. Se conoce al fenómeno como 'Kebabflación' o 'Dönerflation' y está poniendo en alerta a la clase política. Parte del Bundestag, el que está más escorado a la izquierda, pide limitar los precios.

Los restaurantes de kebab de Alemania desprenden en el aire un fuerte olor a grasa y frustración mientras el precio de la popular comida rápida del país sigue aumentando. Y es que después de años de estabilidad, en torno a los 4 euros, el coste de uno de estos productos casi se ha duplicado desde la pandemia de Covid-19.

Este fenómeno inflacionario ha generado que el kebab se convierta en algo más que un simple plato callejero y ha trascendido su significado culinario para convertirse en un símbolo de los desafíos socioeconómicos de Alemania. Ahora se ha convertido en un indicador económico del país germano. El encarecimiento del popular plato contrasta, con el actual 2,2% de la inflación oficial.

En cifras, el döner kebab moderno, introducido en Alemania por los inmigrantes turcos, ha aumentado en un 75% su precio medio en los últimos años, llegando a costar más de 7 euros. Esta subida de precios ha generado una preocupación de los consumidores y políticos de izquierda quienes han trasladado propuestas al Bundestag, el órgano federal supremo legislativo de la República Federal de Alemania, con el fin de limitar su precio máximo y de que el Gobierno genere un subsidio para mantener asequible su compra.

Todo esto porque los alemanes, que veían al kebab como una opción asequible, ahora ven su precio como un indicador de la situación económica que atraviesa Alemania, con una caída del 0,3% en su PIB en 2023 y un crecimiento negativo en ventas minoristas y exportaciones.

Y es que el döner kebab es el plato de comida callejera más popular de Alemania, con alrededor de 18.000 tiendas en el país que en conjunto facturan anualmente alrededor de 7.000 millones de euros, con 1.300 millones de döner consumidos cada año en el país.

Factores como el aumento de los salarios y los costes energéticos, agravados por las tensiones geopolíticas, incluida la guerra de Ucrania, han contribuido a lo que el propio canciller alemán Olaf Scholz ha denominado 'Dönerflation', según Euro News. "Es bastante sorprendente que dondequiera que vaya me pregunten, especialmente los jóvenes, si no se debería poner un freno al precio del kebab", ha manifestado el canciller a medios alemanes.

Todos cuidan al kebab: 'Donerpreisbremse'

Este fenómeno se ha convertido en un tema apremiante, que atrae la atención de varios partidos políticos y genera debates sobre posibles soluciones.

Por una parte, los políticos alemanes, sobre todo los de izquierdas, han propuesto una 'Donerpreisbremse', o limitación del precio de los döner kebabs, similar a las medidas existentes que controlan los elevados alquileres en determinadas regiones.

En esta línea, el partido Die Linke, por ejemplo, ha planteado limitar los precios a 4,90 euros, con incluso una tarifa reducida de 2,90 euros para las generaciones más jóvenes procedentes de entornos desfavorecidos, relata Euro News. A su vez, un programa de subvenciones de este tipo costaría 4.000 millones de euros al año, según las estimaciones del partido político.

Pese a estos llamados a la intervención del Gobierno alemán, Scholz ha descartado la viabilidad de los controles de precios en una economía de libre mercado, elogiando, en cambio, los esfuerzos del Banco Central Europeo para gestionar inflación.

Dimensión de justicia social

Por otra parte, los propios vendedores de kebabs se lamentan de su "incapacidad para influir en los precios", alegando factores como los costes de alquiler, energía y alimentos, que escapan a su control.

En términos económicos, el debate sobre los precios del kebab refleja el cambio de actitud ante la asequibilidad de los alimentos y el papel de la intervención estatal en la dinámica del mercado, destaca el medio televisivo. Sin embargo, dentro de una dimensión de justicia social, el fenómeno de la 'Dönerflation' plantea cuestiones más amplias, como las dificultades a las que se enfrentan las personas con bajos ingresos, para quienes incluso modestas subidas de precios pueden tener consecuencias verdaderamente negativas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud