Economía

El paro juvenil está estancado en China y esto augura una posible caída de la demanda interna

  • En febrero y marzo subió un 0,7% con respecto al dato de enero
  • El paro general también se mantuvo enquistado en el entorno del 5,2% en marzo 
Jóvenes comiendo en un restaurante en China. / Foto:Getty

Que el paro juvenil en China esté estancado o suba mínimamente podría parecer, a priori, una buena noticia. Pero que el paro juvenil se estanque entraña consigo un peligro enorme hacia la demanda interna, uno de los principales problemas a los que se está enfrentando la administración de Xi Jinping en sus intentos por frenar la caída de la segunda economía más grande del mundo.

La tasa de desempleo entre los jóvenes de 16 a 24 años en el gigante asiático (excluyendo los matriculados en la escuela) se mantuvo en el 15,3% en el mes de marzo, prácticamente la misma cifra que en febrero, según los datos publicados este jueves por la Oficina Nacional de Estadística (ONE). Esto entra en línea con las cifras que publicaron a finales de la semana pasada, en las que la tasa de paro general se situaba en el entorno del 5,2%, bastante estática con las del mes precedente (5,3%).

Excluyendo a los estudiantes, el desempleo entre los chinos de entre 25 a 29 años creció un 7,2% en marzo, desde el 6,4% en febrero, mientras que el grupo de 30 a 59 años cayó a un 4,1% desde el 4,2% en el último trimestre, según los datos oficiales publicados.

La administración de Xi Jinping dio a conocer estas cifras de paro juvenil, que generan bastante escepticismo entre los expertos, tras haber sorprendido al mercado con un crecimiento en el primer trimestre del año del 5,3% interanual. Pero, a pesar de estos buenos datos, la tibieza en la demanda interna entraña enormes problemas para los funcionarios chinos, que están intentando reflotar la economía a medida que la caída del sector inmobiliario está suponiendo un enorme lastre para salir a flote.

Los economistas ya habían manifestado su escepticismo sobre la cifra de desempleo juvenil cuando dejaron de publicarlas para cambiar la nueva fórmula de cálculo con la que borraron de un plumazo más de la mitad de los jóvenes parados entre 16 a 24 años. Pero aseguran que este estancamiento en la cifra plantea una tendencia hacia el debilitamiento del mercado de trabajo, lo que puede provocar "un gasto de consumo cauteloso", aseguró en el diario estadounidense Wall Street Journal al economista de Maybank, Erica Tay. La economista reiteró que en enero la tasa de paro fue del 14,6%, por lo que en febrero y marzo aumentó 0,7 puntos porcentuales.

El Partido Comunista se fijó a inicios de marzo, tras las Dos Sesiones, una tasa de desempleo para este año del 5,5%.

El aumento del desempleo entre la población joven con alto nivel de cualificación es un quebradero de cabeza para los dirigentes chinos en los últimos años. El Gobierno prometió apoyo a las empresas privadas, que son las que normalmente absorben una gran parte de la mano de obra joven. En concreto, el Ministerio de Finanzas empleó 8.700 millones de euros en este tema y prometió una serie de medidas, incluidos beneficios fiscales, para impulsar el empleo entre la población más joven.

El CEO de la empresa Entrii, una empresa que se encarga de poner en contacto a empresarios españoles con el mercado chino, Rodrigo Fabiero, explicó a elEconomista.es que actualmente el mercado chino "está en una situación complicada" por la caída del consumo. A pesar de que las cifras de paro están bastante estáticas, "generan algo de incertidumbre".

El experto reitera que antes del Covid, el mercado de trabajo "era muy dinámico, dejaban un trabajo y entraban a otro al día siguiente, por así decirlo, y ahora les cuesta más, antes había mucha rotación y ahora es distinto y se van a tener que acostumbrar". Fabiero describe esta situación por la que está pasando el mercado laboral chino como "relativamente nueva y tienen que asentarse". Con todo, reitera que a pesar de que el mercado "es bastante incierto", las empresas con las que trabaja le están dando respuestas positivas a este respecto.

La tasa de inflación siguen menguando, en marzo se situó en el 0,1%, por debajo del 0,7% de febrero y también muy por debajo de la estimativa del mercado (0,4%). Los analistas hablan de una "tibia demanda interna" que se puede ver acentuada por las incertidumbres en el mercado laboral.

En Goldman Satch argumentan que la moderación de la inflación en los alimentos y los servicios relacionados con el turismo "fueron los principales impulsores de la caída de la inflación, probablemente debido a la disminución de la demanda tras las vacaciones del Año Nuevo Lunar".

En el reporte económico del FMI del mes de abril, publicado esta semana, aseguran que la falta de políticas reales para el dañado sector inmobiliario "podría producir una caída mayor y más prolongada de la inversión en el sector, acompañada de una caída de los precios de la vivienda, la demanda y un mayor debilitamiento de la confianza y el gasto de los hogares". Esto sumado a la incertidumbre laboral entre los más jóvenes, que cada vez encuentran más dificultades para encontrar empleo.

"Se estima que, en tal escenario, los efectos indirectos para los socios comerciales de China serán, en general, negativos, con efectos a través de una demanda más débil de productos de los socios comerciales que superan las ganancias derivadas de los precios más bajos de las materias primas", aseguran los técnicos del FMI.

Para mitigar esos efectos, además de las políticas públicas, recomiendan flexibilizar la política monetaria, "especialmente a través de tasas de interés más bajas" y medidas fiscales expansivas, incluyendo el financiamiento de viviendas sin terminar y el apoyo a los hogares vulnerables. En este sentido, ya anunciaron que aumentarían el gasto fiscal hasta el 3% del PIB. "Esto podría respaldar aún más la demanda y protegerse de los de los riesgos deflacionarios", dicen desde el FMI.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud