Economía

Las mujeres ocupan por primera vez el 40% de los puestos directivos en España, la mayor tasa de la UE

  • El camino hacia la equidad se consolida con la Comunidad Valenciana a la cabeza
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, anunciando los resultados de la entidad
Madridicon-related

Las mujeres ocupan el 40% de los puestos directivos en España, según el informe Women in Business 2024, elaborado por Grant Thornton. De hecho, es el país con un mayor peso de mujeres en puestos de alta dirección de Europa y sexto del mundo. De este modo, la proporción española se sitúa en cinco puntos por encima de la media europea (35%) y siete más que la registrada a nivel global (33%). España, además, ha alcanzado este porcentaje de representatividad femenina en puestos de poder dos años antes de la fecha fijada por la Unión Europea, y en línea con el Código de Buen Gobierno de la CNMV, que fijó esta cifra como objetivo para el año 2022.

Este aumento, del 26% en la presencia directivas en las últimas dos décadas es un testimonio del compromiso continuo con la diversidad y la inclusión en el ámbito empresarial español. Si miramos por autonomías, la Comunidad Valenciana, Canarias y Galicia son las que están liderando el camino hacia la equidad de género en la dirección empresarial, con tasas aún más altas de mujeres en roles directivos.

El estudio destaca que este año se ha producido un descenso considerable en el porcentaje de consejeras delegadas, que ha pasado del 28% del año pasado al 19% del actual. En las grandes empresas hubo varias dimisiones de gran calado en 2022/23, y parece que las líderes del mid-market siguieron este ejemplo. Cuando se preguntó a las consejeras delegadas de las grandes empresas por los motivos de su dimisión, mencionaron la presión pública, las responsabilidades relacionadas con los cuidados familiares y, en ocasiones, la sensación de que debían ejercer su papel como los hombres.

Escaso poder ejecutivo

El peso femenino en los cargos de máximo poder ejecutivo del Ibex 35 avanza a paso lento y sigue siendo reducido: sólo cuatro mujeres presiden una empresa (1 más que en 2022); Ana Patricia Botín en Santander, Beatriz Corredor en Redeia, Marta Ortega en Inditex y Anna Bouverot, que se sumó a la lista en el año 2023, cuando tomó el cargo de presidenta de Cellnex en el mes de marzo. De las cuatro, Botín es la única presidenta ejecutiva de la lista.

La participación de mujeres en el cargo de consejero delegado es aún menor: María Dolores Dancausa (Bankinter) sigue siendo la única mujer que ostenta este cargo en las empresas que forman parte del selectivo.

En el resto del mercado continuo hay ocho presidentas: Ester Alcocer Koplowitz, de FCC; Lucía Comenge Valencia, de Prim; Adriana Domínguez González, de Adolfo Domínguez, que es la única presidenta ejecutiva de la lista; Sol Daurella, de Coca-Cola Europacific Partners; Isabel Reig López, de Laboratios Reig Jofre, Helena Revoredo Delvecchio, de Prosegur y Agnés Borel Lemmonier, de Libertas 7. Sin embargo, suponen solamente el 10% del total de presidencias.

Cambios en los países

En Irlanda ha habido un aumento en el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección desde la implementación de un nuevo requisito en 2021. Este aumento del 33% al 36% indica un progreso en la dirección correcta hacia la equidad de género en el liderazgo empresarial.

En el caso de Asia-Pacífico, aunque el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección está por debajo de la media mundial según el International Business Report de Grant Thornton, es importante reconocer las diferencias significativas entre los países de la región. Por ejemplo, Filipinas ha mantenido consistentemente resultados positivos desde 2004, con un 39% de puestos directivos ocupados por mujeres.

Por otro lado, Japón ha experimentado un aumento significativo en el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección, duplicándose del 8% en 2004 al 19% en 2024. Este cambio refleja un cambio cultural y empresarial en Japón hacia la inclusión de mujeres en roles de liderazgo, lo cual es prometedor para el futuro de la equidad de género en el país.

En la India ha habido un aumento del 12% al 34% desde 2004 hasta 2024, lo que demuestra un compromiso firme con la inclusión de género en el liderazgo empresarial y coloca a la India por encima de la media mundial en este aspecto.

En cuanto a América Latina alcanza un total del 36%. Aunque esta cifra se basa principalmente en los resultados de Brasil y Argentina, sigue siendo un indicador positivo de progreso.

Por otro lado, las regiones de EMEA (Europa, Oriente Medio y África), América del Norte y la Unión Europea también superan la media mundial del 33,5% de mujeres en puestos de alta dirección.

En la UE, la situación es parecida: en el 9% de las empresas no hay ninguna mujer en la alta dirección y en el 17% hay solo una; sin embargo, hay variaciones importantes entre los Estados miembros: por ejemplo, en Grecia hay un 19% de empresas sin altas directivas, mientras que en España el porcentaje es del 6%. Una de las políticas de la UE que puede influir en este aspecto es la directiva europea en materia de igualdad salarial entre hombres y mujeres que entrará en vigor en 2026.

El retorno a la oficina, ¿un paso atrás?

Según datos del Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, realizado por Adecco, actualmente teletrabajan 3,06 millones de profesionales, un volumen que se ha ido reduciendo desde los 3,55 que lo hacían durante la crisis sanitaria. La brecha con respecto a la Unión Europea, según este estudio, se ha ensanchado, siendo la tasa de teletrabajo en España 10,5 puntos porcentuales menor.

En el último año, ha habido un notable regreso a la oficina entre las empresas del segmento medio a nivel mundial. Actualmente, el 47% de las empresas operan principalmente en el lugar físico, en comparación con el 36% del año anterior (teletrabajo), según destaca el estudio Women in Business. Además, el 45% de las empresas adoptan un modelo de trabajo híbrido, en comparación con el 53% del año pasado. Además, se destaca que en empresas dirigidas por hombres, el 50% trabaja principalmente de forma presencial, mientras que este porcentaje disminuye al 40% en empresas dirigidas por mujeres. Se observan diferencias regionales significativas, ya que, en América del Norte, el 39% de las empresas operan principalmente de forma presencial, mientras que en la UE este porcentaje aumenta al 53%.

En España, las compañías que han apostado por un modelo híbrido suponen el 41%, un porcentaje que se ha reducido en tres puntos con respecto al año pasado. Por otro lado, el 4% de los trabajadores españoles se benefician de un modelo completamente flexible, la misma proporción obtenida en el informe anterior. Por último, los que trabajan principalmente desde sus hogares suponen solo el 5%, una tasa que, sin embargo, ha crecido dos puntos con respecto al estudio anterior y que es un punto superior a la media europea y dos a la global.

Aunque persisten desafíos y fluctuaciones en el progreso, estos datos muestran un avance significativo hacia la igualdad de oportunidades y la representación de género en las posiciones de liderazgo en el país. Es importante seguir trabajando en la implementación de estrategias efectivas de diversidad, equidad e inclusión para garantizar un avance continuo hacia la paridad de género en todos los niveles organizativos. Además, es esencial que exista un compromiso por parte de las autoridades gubernamentales, las organizaciones empresariales y la sociedad en su conjunto para promover la igualdad de género y eliminar los obstáculos que impiden el ascenso de las mujeres a puestos de liderazgo. Esto puede incluir la implementación de políticas de igualdad salarial, la promoción de la conciliación entre la vida laboral y personal, y la sensibilización sobre la importancia de la diversidad de género en la toma de decisiones empresariales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud