Economía

La industria española avisa de una ralentización de su actividad en 2024

  • Señala que somos el cuarto país de la UE que menos ha crecido desde 2015
  • En 2022 aún no se había llegado a recuperar el nivel precovid
  • El 74% del sector achaca el debilitamiento del sector  a cuestiones estructurales
Presentación del barómetro industrial 2023

El sector industrial español alerta de una desaceleración de su actividad. Lo advierte el Consejo General de Economistas (CGE) en su informe Una perspectiva económica de la situación de la industria en España: actualización 2023, presentado el jueves pasado en Madrid.

Como explicó durante su presentación el presidente del CGE, Valentín Pich, la recuperación española está siendo más débil de lo que cabría esperar, incluso muestra señales de ralentización, pues los últimos datos disponibles muestran que en 2022 aún no se había llegado a recuperar el nivel precovid, y que somos el cuarto país que menos ha crecido desde 2015".

Para Pich, "si bien es cierto que el Valor Añadido Bruto (VAB) nuestra industria aumentó en 2021 un 14,49%, y también el número de empresas del sector, un 1,24%, en ambos aspectos lo hemos hecho por debajo de la media de la UE." Según el análisis de los economistas, el empleo en la industria sobre el total nacional muestra una preocupante desaceleración durante el segundo trimestre de 2023, donde pasó de suponer el 12,9% de la ocupación total del sector frente al 13,6% de los primeros tres meses del año.

El informe constata que España ocupa el sexto lugar en el ranking en el número de empresas (7,85%) del total de la Unión Europea (UE): el cuarto en el volumen de cifra de negocios (6,46% del total) y el cuarto puesto en lo que respecta al valor añadido (5,8%). Además, España ocupa el quinto lugar dentro de la UE (6,8% del total) en el número de ocupados en la industria.

El CGE también hizo pública una encuesta a 3.000 ingenenieros que señala que el 74% del sector considera que el debilitamiento de la industria española obedece a cuestiones estructurales frente a un 26% que cree lo atribuye a aspectos coyunturales.

Por otra parte, el presidente del CGE, apuntó que "no se puede dilatar por más tiempo la puesta en marcha de la nueva Ley de Industria, pues es necesario contar con un nuevo marco normativo que recoja la situación actual del sector en España". A este respecto, hizo hincapié en la "necesidad de que esta ley incluya programas específicos para aquellos subsectores que puedan ayudar a mitigar problemas de primera magnitud para nuestro país, como es el de la escasez de agua".

Pich llamó la atención sobre lo que considera "pobre comportamiento del subsector del suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, que, a precios corrientes, ha presentado el menor crecimiento del sector, perdiendo aún más peso dentro de nuestro tejido industrial, y quedándose por encima del 7% del valor añadido bruto total".

60.000 empleos desde la pandemia

Los datos de empleo del INE constatan el estancamiento del sector industrial. En el último trimestre antes del Covid, el cuarto de 2019, la industria extractiva y manufacturera empleaba a 2,52 millones de personas en España, lo que suponía el 12,7% de los ocupados. Tras un intenso periodo de creación de trabajo al calor de un mercado laboral que, al contrario que en otras crisis, ha resistido al frenazo de la actividad, la industria apenas acumula 2,58 millones de empleados: solo 60.000 más, pero con menor peso sobre el total del empleo (12,2%).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud