Economía

Nuria Montes, consellera valenciana de Innovación: "No podemos mantener muertos vivientes con el dinero de todos"

  • Se marca combatir la economía sumergida y regular la vivienda turística en Turismo
  • Defiende el recorte en su presupuesto para fomentar la concurrencia competitiva en las ayudas
Nuria Montes, consellera de Innovación, Industria, Turismo y Comercio de la Generalitat Valenciana.
Valenciaicon-related

La nueva responsable valenciana de Industria y Turismo, Nuria Montes, procede de una reconocida familia de empresarios alicantinos y durante casi tres décadas ha sido secretaria general de la patronal hotelera Hosbec, surgida en Benidorm y que lideró el rechazo a la tasa turística del anterior Gobierno valenciano.

En estos meses ya ha derogado la tasa turística, ¿era el primer objetivo que se había marcado?

Sí, indudablemente. Desde el primer Consell que se constituyó, tanto el presidente Carlos Mazón como yo teníamos claro que esta sería una de las primeras medidas. Porque además tenía una fecha de caducidad, teníamos que derogarlo antes de que entrara en vigor y precisamente estaba previsto para este mes de diciembre. Hemos tenido que correr en los plazos para evitar que se llegase a aplicar y sus posibles perjuicios.

¿Descartan completamente su uso en Valencia capital pese a aplicarse en otras grandes capitales europeas?

Totalmente, si el argumento para poner un impuesto es que existe en otros lugares del mundo, no es un argumento válido. Es decir, también hay muchas más grandes capitales en que no existe. El argumento real es que en la Comunitat los turistas aportan 4.000 millones de euros en impuestos en 2023, alrededor del 16% de total. La aportación es ya considerable y no creemos necesario gravarles o penarles. Con ese impuesto lo que haces es recortar la capacidad de gasto de los turistas. Por mucho que se empeñen los responsables de Compromís, tenemos un mercado turístico que no tiene nada que ver con París, Ámsterdam o Roma.

¿Qué más va a cambiar en su política turística?
Hay varias líneas esenciales de trabajo, la primera es la estrategia de sostenibilidad para consolidar la idea de que el turismo es una actividad sostenible. Es lo primero que preguntan todos los turoperadores. Ligado con esto, está la lucha contra la economía sumergida. Nosotros no hablamos de apartamentos turísticos, hablamos de economía sumergida, porque es la que está distorsionando el mercado

¿Van a elaborar una nueva ley autonómica para regular los apartamentos turísticos?

Tenemos que tener una legislación marco en el ámbito autonómico, pero los ayuntamientos tienen mucho que decir. Porque no tiene nada que ver Benidorm, que tiene 42.000 camas hoteleras, con Alcoy, que tiene 600 camas y a lo mejor puede crecer turísticamente con un modelo de alojamiento reglado en viviendas turísticas. Pero no olvidemos que es una actividad económica y empresarial. Aquel que piense que por el simple hecho de tener una vivienda puede tener un hotel encubierto en su casa está muy equivocado. Limitar es difícil y somos muy conscientes que puede parecer poner puertas al campo. Pero Nueva York ya ha tomado medidas radicales y parece que en pocos meses ya tiene efectos: el número de viviendas comercializadas a través de las plataformas de alquiler de pisos turísticos se ha reducido más de la mitad.

Otro de sus retos es la reindustrialización, ¿qué aportará el nuevo plan que están elaborando?

Empezamos a perfilar las líneas en las mesas sectoriales en que nos sentamos con los sectores empresariales. Nuestra industrialización está basada fundamentalmente en los sectores tradicionales de la Comunitat Valenciana. Aquí hemos sido pioneros en la generación de los clústeres, en la especialización productiva por zonas geográficamente muy delimitadas, como el calzado, el juguete, el automóvil o la cerámica. Hoy hay dos sectores que son muy críticos, el automóvil y la cerámica. Estamos muy contentos con el nombramiento de Rebeca Torró como secretaria de Estado de Industria, el hecho de que sea una valenciana nos beneficia porque conoce los problemas de nuestra industria y ya le hemos pedido una reunión con la cerámica para tratar el problema de las ayudas al sector. En el caso del automóvil, los plazos para la electrificación se están dilatando más de lo previsto y la transición se va a hacer más larga. Hay que ayudar a la industria automovilística a hacer ese tránsito al vehículo eléctrico, pero terminaremos haciéndolo con éxito.

En las últimas semanas se han anunciado cierres en la industria vinculada al automóvil, como Thyssenkrupp, ¿qué van a hacer desde la Generalitat?

Con Thyssenkrupp estamos en negociaciones. Su cierre no es inmediato, tiene un plazo largo de ejecución, en 2025, estamos explorando programas tanto de la Comunitat como del Estado que lo eviten. Al final lo importante es tener los recambios necesarios y suficientes.

Otra empresa en crisis es Marie Claire, al borde del cierre y que fue apoyada financieramente por el anterior Gobierno. ¿Cuál es la postura del actual 'Consell'?

Las empresas tienen un ciclo de vida, nacen y mueren, es inevitable y nosotros no podemos mantener muertos vivientes de manera artificial, además con el dinero de todos los valencianos. Yo prefiero invertir en que haya otra industria sustitutiva con proyección de futuro en esa zona para garantizar empleo que dar dinero para mantener viva a una empresa muerta.

Llama la atención que su departamento recorta presupuesto para 2024, incluso en las ayudas a empresas e innovación.

Teníamos muy claro que no podíamos contar con la estructura de ingresos del Botànic. Y hay servicios básicos en que no se puede recortar, como Sanidad o Educación. En esta Conselleria ha habido un recorte de cosas superfluas e innecesarias, actuaciones que son perfectamente prescindibles. Hemos intentado perjudicar lo menos posible y proteger al tejido empresarial. En Turismo hemos dejado las líneas nominativas a la mitad. Y ya aviso que la reducción el año que viene será mayor. Muchas entidades están acostumbrados a trabajar con la fórmula de línea nominativa, que significa que te doy por convenio tantos euros para hacer cosas. Con las líneas de concurrencia competitiva forzamos a todos a mejorar, a presentar proyectos innovadores que podamos valorar y que, al final, el dinero se lo lleve el mejor. Eso es lo que hemos hecho para recortar esos 120 millones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud