Economía

Italia apoyará a Vestager para presidir el BEI y complica la carrera de Calviño

  • En caso de que su candidato, Daniele Franco, no sea elegido 
  • Alemaia ya anunció que se decantará por la principal rival de la danesa, Calviño
  • Francia, que aún no se ha inclinado por ningún aspirante, será clave en la decisión
La ex vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño.
Bruselasicon-related

Las aspiraciones de la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a liderar el Banco Europeo de Inversiones se complican. En la cuenta atrás para dar el relevo al actual presidente, Werner Hoyer, en el arranque del 2024, Italia parece que se decantará por la exvicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, en caso de que su candidato, Daniele Franco, no sea elegido.

De fracasar en su intento por llevar las riendas del BEI el ex ministro de Economía italiano, Roma apoyará a la candidata danesa, según ha avanzado Bloomberg. Lo que confiere a Francia un gran poder en esta decisión pues, entre los principales accionistas del vehículo inversor de la UE es el único que aún no ha tomado posiciones por uno u otro candidato. Una baza que el Ejecutivo galo podría utilizar para conseguir otros intereses.

En tales cálculos en los que cabe considerar que el Consejo de Gobierno del BEI, formado por los ministros de Economía y Finanzas de la UE, está llamados a tomar una decisión en la reunión que mantendrán en Bruselas el 8 de diciembre durante el Ecofin. Lo que será un intento por llegar a tiempo para dar el relevo a Hoyer en el arranque del año.

El pasado 11 de noviembre, en Málaga, el canciller alemán, Olaf Scholz, hizo público que respaldará a Calviño como nueva presidenta del brazo inversor de la UE. Se daba por descontado que Italia apoyaría a su propio aspirante, sin embargo, la carrera siempre ha estado dividida entre Calviño y Vestager, por lo que Roma tiene muchas papeletas de tener que decantarse finalmente por una u otra.

La competición por liderar el BEI vuelve a estar reñida, entre Calviño y Vestager. Las escasas posibilidades de Franco de salir elegido avivan el proceso de selección hasta tal punto que fuentes diplomáticas abren la puerta a que el plazo de decisión pueda verse postergado a julio, tras las elecciones europeas. Las cuentas del proceso de selección del presidente del BEI son claras. El nuevo cabecilla deberá aglutinar el 68% del capital social del BEI y 18 Estados miembros de apoyo, es decir, algo más que una mayoría del 50%.

Es por este motivo que tiene especial importancia por quién se decanten París, Berlín y Roma. Los tres son los principales accionistas de brazo inversor de la UE tendrá la llave del próximo presidente del BEI. Con un 18% del capital cada uno, su respaldo determinará la selección final, pues ya España queda lejos con el 11,3% seguida del poco más del 5% de Bélgica, Países Bajos y Polonia.

En la liza por hacerse con las riendas del BEI figuran también la actual vicepresidenta del BEI, la polaca Teresa Czerwinska, y el exministro de Asuntos Financieros, de Educación y de Comercio en el Gobierno sueco en el inicio de los 2000, Thomas Ostros.

En el Ecofin de noviembre, el ministro de Finanzas de Bélgica, Vincent Van Peteghem, que lidera las negociaciones para seleccionar un candidato, apremió a Francia y Alemania a desvelar a quién apoyará cada uno. Sin embargo, No quiso desvelar su posicionamiento el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, que se limitó a alabar la calidad de los candidatos y a puntualizar que París no ha tomado aún su decisión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud