Economía

La multipropiedad en el fútbol: los imperios que consagran a clubes como el Girona

  • El Girona pertenece al City Football Group, dueño entre otros del Man. City
  • La UEFA permitió a clubes con mismo dueño poder jugar la misma competición
  • Red Bull, los Pozzo, 777 Partners o Chien Lee, entre los grupos más destacados

El Girona FC se ha convertido por mérito propio en el equipo de todas o casi todas las aficiones al fútbol. Su caso empieza a recordar al del Leicester, el club inglés que en 2016 rompió todas las barreras al proclamarse campeón de la Premier League. Y es que con 34 puntos sobre 39 posibles, la estadística está de lado del modesto cuadro catalán: ningún equipo ha terminado fuera del podio liguero a final de temporada, lo que le abriría las puertas de la próxima edición de la Champions League, la competición donde están presentes los mejores equipos europeos.

Buena parte de su éxito va unido a la gran gestión de su presidente, Delfí Geli, exfutbolista entre otros del Atlético de Madrid, que terminó presidiendo el Girona gracias a Pere Guardiola, hermano de Pep y uno de los máximos accionistas del club, que le propuso la idea. También de Quique Cárcel, director deportivo, que ha sabido confeccionar una plantilla con jugadores cedidos o con la carta de libertad bajo el brazo, como son los casos por ejemplo de David López, Daley Blind, Eric García o Aleix García. Aunque el éxito del Girona no se entiende sin la presencia de su entrenador, Míchel, al que le auguran un éxito potencial casi comparable al del mismísimo Pep Guardiola. "Tiene el talento para dirigir a un club grande como el Manchester City, pero aún necesita tiempo para llegar a este tipo de banquillos", recuerda Cárcel.

Por si fuera poco, el cuadro catalán tiene la suerte de contar con un espaldarazo económico de mano de City Group, presidido por el jeque Mansour, dueño del fondo Abu Dhabi United Group, que controla clubes de fútbol como el Manchester City (Inglaterra), New York City (EEUU), Montevideo City Torque (Uruguay), Troyes AC (Francia), Lommel SK (Bélgica), Mumbai City (India), Yokohama Marinos (Japón), Sichuan Jiuniu (China), Melbourne City (Australia), Palermo FC (Italia), Club Bolivar (Bolivia -como partner-). Actualmente, el Girona solo cuenta con tres futbolistas que están relacionados con City Group, como son Yangel Herrera (ya en propiedad por unos 5 'kilos'), Savio Moreira y Yan Couto, y este verano realizó la mayor inversión en un futbolista, como fue la contratación del delantero ucraniano Artem Dovbyk (8 millones de euros). Es un club que genera patrimonio, con menos cedidos que la temporada pasada y con jugadores que pueden generar plusvalías, como el propio Dovbyk, o Yangel Herrera, más Miguel Gutiérrez (4 millones), Iván Martín (2), Ysygankov (5) o Gazzaniga (3).

En cuanto al accionariado del Girona, está compuesto de la siguiente manera: en el momento de la compra del club, allá por agosto de 2017, City Football Group (CFG) controlaba el 88,6%. Sin embargo, en 2020 la situación cambió y el CFG tan solo pasó a dominar el 47%. El otro 35% pertenece a Marcelo Claure, empresario multimillonario boliviano, y el 16% restante a Pere Guardiola. "Nos ayudan (City Group) en todo lo que es necesario. Es un grupo, junto con los otros accionistas, que son gente del fútbol. Obviamente, el grupo City detrás tiene muchísimos empleados especialistas en negocios y en fútbol. Nos hace mucho más fácil el día a día ante cualquier problema, cualquier duda que necesitamos. Así que podemos comentarlo con ellos, podemos pedir ayuda y nos ayudan a superar las cosas con mayor eficiencia. Y eso, al fin y al cabo, se traduce en el club y en el campo", reconoció su presidente, Delfí Geli, en una entrevista a Relevo.

La UEFA cambia los planes

El pasado 7 de julio de 2023, la UEFA permitió que los clubes que pertenezcan al mismo dueño puedan jugar la misma competición europea. De esta manera, equipos como Aston Villa y Vitoria de Guimaraes, por un lado; del Brighton y el Royal Union Saint-Gilloise, por otro, y del Milan y el Toulouse, que comparten entre sí el mismo propietario. Además, como prueba adicional de su independencia, todos los clubes interesados aceptaron las siguientes condiciones: "Los clubes no se transferirán jugadores entre sí, ya sea de forma permanente o en préstamo, directa o indirectamente, hasta septiembre de 2024; los clubes no celebrarán ningún tipo de cooperación, acuerdos técnicos o comerciales conjuntos; y los clubes no utilizarán ningún ojeador conjunto o base de datos de jugadores".

Esto significa que si el Girona termina clasificándose para la próxima edición de la Champions League, no tendrá problemas en jugarla por primera vez en su historia, siempre y cuando cumplan (Girona y City) las condiciones previamente pactadas con la UEFA. Aún así, existen dudas sobre si este caso saldrá finalmente adelante. "Es verdad que la UEFA ha rebajado los requisitos en este sentido, pero estoy seguro de que si los dos clubes coinciden en la misma competición, se meterá muy al detalle en ver qué influencia tiene el City en el Girona. Si deciden que ese nivel de influencia es importante, no van a dejar jugar juntos a los dos la Champions. City Group no niega que el Girona les pertenezca, así que no descarto que tengan ese problema", apuntó Carlos Hurtado, abogado especialista de Baker McKenzie, en una entrevista al diario As.

¿Muerte de los clubes estado?

John Textor, propietario del Olympique de Lyon y ganador de ocho Oscar, aboga por la multipropiedad en el fútbol, necesaria para, entre otras cosas, acabar con la necesidad de gastar millonadas en traspasos o salarios. "Mi plan de fútbol es crear un ecosistema de clubes cooperativos de primer nivel que se beneficiarán de compartir una huella global de identificación de talentos", confesó al entrar como propietario del club el año pasado. "Al construir vías controladas e integradas entre países y clubes, podemos ser reconocidos como un gran lugar para desarrollar jugadores emergentes en nuestros mercados, permitiéndonos fichar jugadores antes de que los grandes clubes puedan comprarlos", señaló Textor en una entrevista pasada con Reuters.

"Solo espero demostrar que se deben explorar y promover enfoques alternativos a la competitividad", apuntó un Textor capaz de posicionarse como la kriptonita de los clubes estado, que son principalmente el Paris Saint Germain (Qatar), el Manchester City (EAU) o el Chelsea, financiados por estados de alta energía y multimillonarios. Con todo esto, Textor, junto con otros inversores estadounidenses, busca reducir los costes del fútbol. Creen que dividir a los jugadores en varios equipos eliminará en gran medida la necesidad de gastar millones de dólares en costosas transferencias, salarios y honorarios de agentes de futbolistas.

Red Bull, los Pozzo, 777 Partners...

Posiblemente, el caso más sonado de multipropiedad en el fútbol pertenece a Red Bull. Cuatro años fueron los que tardaron en hacerse con sus cuatro clubes en propiedad. Primero adquirió el SV Austria Salzburgo, renombrándolo como Red Bull Salzburgo. Dos años después, la compañía transformó el MetroStars en el New York Red Bull; y en 2009 pegaron el estirón al comprar el SSV Markranstadt de Leipzig, que estaba en la quinta categoría del fútbol alemán, al que terminaron llamando como RB Leipzig.

Tras el CFG, el empresario que controla más equipos es Chien Lee, un inversor chino-estadounidense cuya empresa NewCity Capital está centrada en la industria del deporte y la hostelería. Sus equipos todavía están asentándose, no tienen nivel suficiente, aunque prometen dar guerra en los próximos años. Se trata de Barnsley (Inglaterra), FC Thun (Suiza), KV Oostende (Bélgica), Nancy (Francia), Esbjerg FB (Dinamarca), Den Bosch (Holanda) y Kaiserslautern (Alemania). Antes de eso, Lee intentó hacerse cargo del Middlesbrough, Hull City y Brentford, de la Premier League; y tuvo un breve paso por el Niza francés.

Uno de los conglomerados futbolísticos más reconocibles de las últimas décadas está en Italia, de la mano de Giampaolo Pozzo. Llegó a este mundillo en 1986 y sus principales inversiones futbolísticas fueron para Italia (Udinese) e Inglaterra (Watford). También llegaron a España de la mano del Granada, aunque terminaron vendiéndolo hace años. Y en el Espanyol tuvieron presencia en su accionariado.

Por otro lado, 777 Partners adquirió el pasado 15 de septiembre el 94,1% del Everton, de la Premier League, convirtiéndose en una de sus grandes apuestas futbolísticas. Este fondo de inversión norteamericano controla además a cuatro equipos europeos, entre los que se encuentran el Genoa (Italia), Standard de Lieja (Bélgica), Red Star (Francia) y Vasco da Gama (Brasil). Destacar que también cuenta con una participación minoritaria en el Sevilla.

También destacan estos holdings o empresarios futbolísticos: Red Bird (Milan y Toulouse), Rocco Commisso (Fiorentina y New York Cosmos), William Foley (Bournemouth y Lorient -participación minoritaria-), Tony Bloom (Brighton y Union Saint-Gilloise), King Power (Leicester y OH Leuvren), Matthew Benham (Brentford y Midtjylland), Dmitry Rybolovlev (Mónaco y Cercle Brugge), Saputo Group (Bolonia y Montreal) y Robert Platek (Spezia, Casa Pia y SønderjyskE).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud