Economía

La revalorización de las pensiones con un IPC del 3,8% supondrá un desembolso de 7.600 millones en 2024

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en funciones, José Luis Escrivá. EP
Madridicon-related

La revalorización de las pensiones de la Seguridad Social cada vez está más cerca. A su vez, conocemos casi todos los datos de inflación necesarios para cuantificar la subida de estas prestaciones. Los expertos del Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social, profesores e investigadores de la Universidad de Valencia, de Extremadura y de la URJC, anticipan una actualización del 3,8% para que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo. En términos globales, tomando los datos de todo el sistema, el coste para las arcas de la Seguridad Social será de unos 7.600 millones de euros.

La revalorización de las pensiones es uno de los grandes hitos que ha recuperado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones durante la pasada legislatura, José Luis Escrivá, que consiguió blindar el poder adquisitivo conforma la evolución de la inflación. También ha sido un puntal político durante la campaña electoral y el proceso de investidura del nuevo presidente, Pedro Sánchez.

La Ley 21/2021 establece que "las pensiones de Seguridad Social, en su modalidad contributiva, incluido el importe de la pensión mínima, se revalorizarán al comienzo de cada año en el porcentaje equivalente al valor medio de las tasas de variación interanual expresadas en tanto por ciento del Índice de Precios al Consumo de los doce meses previos a diciembre del año anterior". De su aplicación resulta una revalorización de las pensiones para 2024 igual al IPC interanual promedio de diciembre de 2022 a noviembre de 2023, ambos inclusive.

Los datos conocidos desde diciembre de 2022 a octubre de 2023, a la que se añade una hipótesis en el mes de noviembre, con un dato estimado de entre el 3% y el 4,1% en el mes once del año, da como resultado una estimación de IPC promedio del 3,8% que sería el índice de referencia para actualizar estas prestaciones. Esto llevaría a un desembolso de 7.600 millones en total, 1.900 millones por cada punto de desvío de los precios.

Desembolso total partidas

La aplicación de esta estimación para la revalorización de las pensiones de la Seguridad Social en 2024 se cuantifica en 6.622 millones de euros, de los que 564 millones corresponden a las pensiones mínimas. Estas se revalorizan con la variación de la inflación media en el último año, el citado 3,8%.

Si añadimos las pensiones de Clases Pasivas, con 776 millones y las no contributivas, con 248 millones, el gasto de la revalorización asciende hasta 7.647 millones de euros.

Tal y como recoge la última reforma de pensiones, las pensiones mínimas y las no contributivas tendrán una mayor protección: subirán en torno al 8%, es decir, con la variación del IPC más una bonificación adicional. En el caso de las mínimas contributivas con un cónyuge mayor de 65 años a cargo, en 2027 no podrá ser inferior al umbral de la pobreza calculado para un hogar de dos adultos.

También se ha realizado el cálculo en términos de Valor Actual Actuarial (VAA), es decir, el impacto que tiene la revalorización de 2024 a largo plazo. Así, el verdadero compromiso que asume la Seguridad Social cuando se revalorizan las pensiones, que asciende a más de 100.000 millones de euros.

"A este mayor gasto derivado de la actualización del stock de pensiones se debe sumar el gasto adicional generado por el mayor número de pensiones que entran al sistema y el efecto sustitución (entendido como la diferencia entre la cuantía media de las nuevas pensiones y las que causan baja), que también incrementa el gasto debido a que las primeras son más elevadas que las segundas", apuntan los investigadores.

El escenario quue ha dejado la última reforma de pensiones comprometida el pasado mes de marzo, es el siguiente: el mayor gasto sese asumirá con más esfuerzo en cotizaciones sociales. "Este mayor gasto debería compararse con los mayores ingresos esperados por cotizaciones sociales gracias a la evolución de los salarios nominales (en parte influidos por la inflación), del número de afiliados y de las medidas para fortalecer ingresos del Real Decreto-ley 2/20233, para valorar la evolución al alza o a la baja del déficit del sistema contributivo de pensiones", sentencia el estudio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud