Economía

Milei azuza el pánico cambiario en Argentina: el dólar se dispara más de un 10% y supera los mil pesos

  • El libertario pide a los ahorradores deshacerse de sus plazos fijos en pesos
  • Sus rivales le acusan de "irresponsable" e "incendiario"
Un manifestante muestra billetes de dólar con la cara de Javier Milei. Foto: Reuters

"El peso no vale ni un excremento". Javier Milei, el candidato libertario a la presidencia de Argentina (y favorito de las encuestas para pasar en primer lugar a la ronda final) ha querido dejar claro que no piensa mover un dedo para frenar el hundimiento de la moneda del país, e incluso intentará acelerarlo. Y sus declaraciones han provocado un pánico cambiario nada más empezar el martes: el dólar se ha disparado un 10% y el tipo de cambio ha superado la barrera psicológica de los mil pesos por dólar, unas cifras que no se veían desde la hiperinflación de los años 80 (y que se solucionó, al menos durante unos años, con una dolarización).

En una entrevista en Radio Mitre, Milei recomendó a los ahorradores no renovar los plazos fijos que vencían hoy. "El peso es la moneda que emite el político argentino, por ende, no puede valer ni excremento, esas basuras no pueden valer ni para abono", dijo. Y en el debate del pasado domingo, el libertario celebró la caída del peso, porque "cuanto más alto esté el dólar, más fácil será dolarizar", ya que harán falta menos dólares para cambiar por todos los pesos en circulación.

Los mercados han oído alto y claro al candidato y han decidido deshacerse de todos los pesos posibles. El lunes, el dólar subió un 7,3% y este martes, el alza ya supera otro 10% más, en unos 1.050 pesos por dólar.

Uno de los directivos del Banco Central argentino, Agustín D'Attellis, describió los consejos de Milei como "un acto de irresponsabilidad sin precedentes" que tiene como objetivo "desatar un pánico cambiario". El Gobierno culpó a "tres o cuatro listos" de la subida del cambio y mandó inspecciones a las casas de cambio ilegales (pero conocidas perfectamente por la administración) del centro de Buenos Aires, para intentar frenar ligeramente la subida.

Por su parte, la candidata del centro-derecha tradicional, Patricia Bullrich, aprovechó para cargar contra sus rivales. Del ministro de Economía y candidato peronista, Sergio Massa, dijo que "el pirómano de Massa nos está llevando a la hiperinflación", mientras que "el irresponsable" Milei "está poniendo la gasolina" al fomentar el pánico.

Y Massa atacó a Milei, al que le acusa de soltar frases cada vez más "irresponsables" solo para salir en los medios. "Estamos ante una manga de irresponsables que no piensan en la Argentina sino que se miran a ellos mismos para ver cómo se ven en un títular de diario", dijo.

El futuro del peso

Los tres candidatos tienen ideas muy distintas sobre qué hacer con la moneda argentina tras las elecciones. Massa propone mantener los controles actuales, abriéndolos un poco más, pero sin abandonar la limitación a la compraventa de divisas y los controles de capitales. Bullrich propone liberalizar el cambio y abrir la economía al extranjero de forma gradual, como intentó hacer (con escaso éxito) el expresidente Mauricio Macri, de su mismo partido.

Sin embargo, todos los focos están puestos en el plan de Milei para dolarizar de golpe al país, de una forma aún más radical que la convertibilidad (en la que el valor del peso estaba atado al del dólar) que se puso en marcha en 1991 y que acabó desembocando en el histórico corralito una década después. El libertario no ha dado muchas explicaciones sobre cómo sería la transición, aunque los expertos advierten de la dificultad de dolarizar un país tan grande como Argentina.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud