Economía

Los expertos coinciden en pedir un 'escudo social' mucho más limitado

  • La retirada de las ayudas impulsará el IPC general al 5% en el próximo año
El gobernador del BdE, Pablo Hernández de Cos; La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero y el director ejecutivo de Fedea, Ángel de la Fuente. // Fotos: A.Martin y E.Press.
Madridicon-related

El escudo social sirvió como parachoques de una situación coyuntural vivida tras la pandemia del Covid-19 y la posterior invasión de Rusia a Ucrania, pero parece que el "lo que haga falta" está tocando techo y debería llegar a su fin, según los expertos. La Comisión Europea ya viene avisando de la vuelta a la disciplina fiscal, con unas reglas de reducción de déficit y deuda pública después de la pandemia.

A lo largo de estos días se fueron sucediendo declaraciones de varias entidades y todas apuntaban a la misma tesis: "Es el momento de retirar el escudo social y volver a la disciplina fiscal". Pero, en líneas generales, todos aclararon que esto no significa volver a los recortes sino a establecer "eficiencia" en el gasto público y focalizar las ayudas "para que lleguen".

La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, reiteró que es factible llegar un déficit del 3%, "incluso con los presupuestos prorrogados" si se suprimen las medidas antiinflación "que suponen el 1,1% del PIB".

La máxima responsable de la auditora pública recalcó que es importante establecer un techo de gasto "con un incremento en torno al 10%" para la elaboración de los presupuestos locales y autonómicos y que los próximos Presupuestos Generales del Estado deben moverse en torno a un incremento del 2,6%, pensando que todavía sigue vigente el antiguo marco fiscal de la Comisión Europea.

La siguiente institución en recomendar la retirada del escudo coyuntural fue el Banco de España. El gobernador de la entidad, Pablo Hernández de Cos, aseguró en la décimo quinta reunión anual del International Forum of Sovereign Wealth Funds (IFSWF), que el año que viene la política fiscal de los miembros de la zona euro debe ser "bastante restrictiva" y reiteró que a medida que bajan los precios de la energía "los gobiernos deben reducir sus medidas de apoyo" para el ejercicio de 2024.

En este sentido, también los expertos privados sostienen la premisa de que estas ayudas han tocado techo. El director ejecutivo de Mapfre Economics, Gonzalo Cadenas-Santiago, explicó a elEconomista.es que el escudo social "tenía sentido para soportar ese shock fuerte" que produjo la invasión a Ucrania en el aumento de los precios de la energía y los alimentos. "Ahora mismo no tiene sentido", aseveró el experto.

A esta tesis también se suma la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). El director ejecutivo de la fundación, Ángel de la Fuente, explicó a elEconomista.es que desde el inicio de estos paquetes de ayuda, Fedea "recomendó que fuesen eficientes" y que se concentren los recursos "en las personas que realmente lo necesitan".

Las perspectivas de inflación se han suavizado respecto al imponente encarecimiento del pasado curso, cuando los precios subieron de media más de un 8%. Sin embargo, a corto plazo precisamente la inflación energética mirará al alza por un efecto coyuntural: el recorte de producción de petróleo impulsará cuatro décimas el IPC general este año, hasta el 3,6%, según el banco central.

El Banco de España asumió en su reciente informe trimestral que la retirada progresiva de estas medidas de apoyo para hacer frente al impacto de los precios, "llevará la inflación a un repunte la próxima primavera hasta el entorno del 5% interanual".

El director de Economía y estadística de la institución, Ángel Gavilán, contó que la inflación de este año "estará sesgada" por la baja de la bonificación del IVA de los alimentos, además de las diversas bonificaciones energéticas sobre la electricidad y el gas, pero recalcan que es necesaria la vuelta a la "normalidad" fiscal.

No son recortes

A priori, las demandas de los expertos podrían llevar a pensar que la supresión del escudo social es volver a los temidos "recortes" que se anunciaban cada viernes durante el mandato de Mariano Rajoy en la crisis financiera que vivió el mundo de 2010 al 2013. Pero es todo lo contrario, el consenso de expertos y entidades apunta hacia una "reordenación del gasto público" y una política fiscal "sostenible".

Tal y como comentó Ángel de la Fuente: "que el gasto público llegue a quien lo necesite" y que las ayudas universales, como las del transporte o la gasolina, dejen de estar en vigor. "Hay que buscar la mejor manera de dar las ayudas", sentenció el economista.

De hecho Gonzalo Cadenas-Santiago se mantuvo firme en la tesis de escapar de los recortes: "Ahora no se trata de recortar el gasto. Gran parte de los problemas estructurales que tenemos hoy en día son debidos a los recortes", aseguró el experto.

Al mismo tiempo reiteró que lo que necesitamos ahora es "una política fiscal eficiente, que promueva el ahorro" y que se reconduzca la economía hacia la inversión y los incentivos.

Finalmente, Cadenas-Santiago animó a aprovechar la reforma propuesta por Bruselas, que fija una senda de gasto sujeta a las condiciones de cada país y un ajuste anual mínimo de déficit del 0,5% del PIB para los años en los que se prevé un equilibrio.

"Debemos aprovechar la transformación de la fiscalidad europea y que España no se quede atrás de nuevo", aseveró.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud