Economía

Powell abraza el discurso 'hawkish': si la economía de EEUU sigue fuerte, habrá que subir más los tipos

Jerome Powell. Foto: Reuters

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha lanzado un mensaje más 'hawkish' de lo esperado en el simposio de Jackson Hole. El directivo ha advertido de que la economía de EEUU está resistiendo más de lo que calculaban ante las subidas de tipos, y que si el crecimiento sigue estando por encima de lo esperado, "podría arruinar el progreso que llevamos en la reducción de la inflación, por lo que tendríamos que subir más los tipos".

Powell ha dejado claro que siguen pendientes de los datos antes de tomar una decisión, y que subirán los tipos en las próximas reuniones "si es necesario". Pero su advertencia se ha centrado en la dificultad de calcular si ya han subido los tipos lo suficiente o si pueden quedarse cortos. Y, en ese sentido, ha avisado de que el dato de PIB y de crecimiento del empleo serán claves a la hora de tomar decisiones. En otras palabras, está bien que no se dañe mucho la economía, pero sería peor que por querer evitar una recesión, la inflación acabe enquistándose. Y la Fed no quiere arriesgarse a ello.

El presidente de la Fed ha celebrado las buenas cifras de los últimos meses, aunque con cautela, porque "dos meses de buenos datos son sólo el comienzo para generar confianza", y ha recordado su preocupación porque "no sabemos dónde se asentará la inflación subyacente". Su mantra sigue siendo el mismo que repitió tras la última reunión del Comité de Mercados abiertos de la Fed: "Vamos a movernos con cuidado mientras evaluamos los datos".

Respecto a la situación de la economía, en su repaso a los principales indicadores, Powell celebró la bajada de la inflación en los bienes duraderos, según se han normalizado las cadenas de suministro tras la pandemia, y en fuerte enfriamiento del mercado inmobiliario, que va camino de volver a la media pre-pandemia. A cambio, sigue su preocupación sobre el mercado laboral, especialmente dado que "los sueldos están subiendo en términos reales según se va frenando la inflación", lo que ralentiza la caída de precios.

El tono no gusta a Wall Street

Las palabras de Powell no han sentado precisamente bien a Wall Street. Los principales índices de Estados Unidos han caído en bloque tras sus nuevas 'amenazas' de subir los tipos. El Dow Jones se ha hundido medio punto pasando de un arranque en verde, a cotizar en plano y pelear por evitar caer al negativo. Mismo escenario para el S&P 500, que, aunque aguante en positivo con un alza del 0,14%, ha descendido de golpe otro medio punto. El Nasdaq, que ha empezado la sesión con gran volatilidad, también resiste en el verde (+0,22%) tras arrancar con subidas superiores al 0,7%.

El dólar, sin embargo, ha reaccionado al alza a las palabras del presidente de la Reserva Federal repuntando con claridad hasta alcanzar un valor de 0,93 euros. Por su parte, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años ha subido también tras las palabras del presidente, avanzando hasta unos rendimientos del 4,27%.

Estas previsiones alimentan las posibilidades de un nuevo alza de tipos, a pesar de que los inversores daban por hecho que el ciclo, que ha traído once subidas, había acabado y ya solo restaba mantener los tipos altos para combatir la inflación. A pesar de ello, la fortaleza de la economía de EEUU y su mercado laboral podría darle a la Reserva Federal argumentos para ir más allá e intentar devolver el IPC al objetivo del 2%.

Los últimos datos del PIB de Estados Unidos mostraron un crecimiento del 2,4%, aumentando incluso a pesar de las políticas del Banco Central. Por otro lado, el mercado laboral ha mostrado en sus últimos registros su resiliencia con una nueva bajada en la tasa de paro al retroceder al 3,5% desde el 3,6%, manteniéndose en el pleno empleo. 

Y mientras estos datos ofrecen confianza sobre la marcha de la economía, la inflación sigue alta, manteniéndose el 3,2% en su conjunto debido a los menores precios del gas o el crudo, pero con una subyacente (quitando alimentos frescos y energía) aún situada en el 4,7%. A pesar de que esta es la tasa más baja desde octubre de 2021, aún queda camino por recorrer y la Fed podría verse tentada a acelerarlo con una solución que el mercado ya no contemplaba.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud