Economía

Un Señor Lobo para el Banco de China para tapar las grietas financieras de la burbuja inmobiliaria y el frenazo de la economía

  • El gigante asiático renueva cargos e impulsa la figura de Pan Gongsheng
  • Por primera vez desde 2018 la misma persona ocupa los dos primeros cargos
  • Cesa al ministro de exteriores que lleva desaparecido un mes
Bloomberg.

Si China fuera una película de Quentin Tarantino, el nuevo gobernador del Banco Popular de China (BPC), Pan Gongsheng, sería el personaje al que llaman los protagonistas de Pulp Fiction cuando no saben cambiar una bombilla, un enchufe o limpiar una masacre involuntaria. China tiene ahora mismo tantos problemas económicos y financieros, acumulándose y a punto de estallar, que el Señor Lobo es el perfil más adecuado, en estos momentos.

Pan Gongsheng, el nuevo gobernador designado por el buró de nombramiento del Partido Comunista, tiene las cualidades de un fontanero, capaz de hacer retoques de albañilería y electricidad. Gongsheng ocupaba desde julio el puesto de número dos en representación del partido, y para los analistas del país era un nombre ya conocido. Pan Gongsheng tiene un largo historial de encontrar soluciones a grandes problemas. Hace una década fue uno de los precursores de frenar la salida de capitales, en una de las caídas del yuan, y fue uno de los arquitectos de la última reforma bancaria del país, que buscaba eliminar las grietas de inestabilidad financiera.

La reciente devaluación del 6% del yuan en los últimos meses, preocupa a las autoridades china por se repite el episodio de hace diez años. El pinchazo de la burbuja inmobiliario está poniendo contra las cuerdas la estabilidad financiera del país y una enorme montaña de 9 billones de dólares en deuda de administraciones locales amenaza con explotar en cualquier momento.

Estas son las primeras tareas del Señor Lobo para mantener la estabilidad bancaria, pero a la vez tiene que negociar con un frenazo económico, que no experimentaba el gigante asiático desde los años noventa.

La caída de las grandes inmobiliarias del país, como Evergrande, es un enorme desafío para los bancos estatales chinos. Pan Gongsheng fue la pesadilla de los especuladores del yuan, intentó frenar la burbuja inmobiliaria e impulsó la prohibición de las criptodivisas, desde la trastienda del BCP. Se unió al BCP en 2012 después de ocupar altos cargos en bancos estatales, incluyendo Industrial and Commercial Bank of China o Agricultural Bank of China. Además, fue jefe de divisas de la Administración China.

No se espera que Pan Gongsheng, vicegobernador del banco central desde 2012 y que cumple 60 años este mes, se desvíe del ritmo moderado de flexibilización de la política monetaria de China para apoyar la recuperación, según analistas. Se ha forjado una reputación como banquero central reacio al riesgo, desempeñando un papel clave en la aplicación de varias medidas enérgicas contra las amenazas financieras percibidas en la última década.

El nombramiento apunta a una continuidad de las políticas monetarias para apoyar la economía y sofocar los desequilibrios del sistema financiero. Por primera vez desde 2018 los dos primeros puestos en el BCP, gobernador y secretario del Partido Comunista.

Relevo enigmático en exteriores

El ministro de Exteriores de China, Qin Gang, ha sido cesado este martes tras cerca de un mes sin hacer apariciones en público y reemplazado por su predecesor, Wang Yi, quien vuelve así a un cargo que ocupó entre marzo de 2013 y diciembre de 2022, sin que las autoridades del gigante asiático se hayan pronunciado sobre los motivos de la decisión.

La decisión ha sido adoptada durante la sesión del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, donde ha sido nombrado Pan Gongsheng. Tras la sesión, el presidente chino, Xi Jinping, ha firmado un decreto para ratificar los ceses, que llegan además en una jornada en la que también se ha revisado una enmienda legal para mejorar la aplicación de las políticas relativas a la lucha contra la corrupción.

El anuncio llega en medio de las especulaciones sobre el futuro político de Qin, quien apareció en público por última vez el 25 de junio, jornada en la que se reunió con el viceministro de Exteriores ruso, Andrei Rudenko. La desaparición del ojo público por parte de Qin no ha sido explicada por el Ministerio de Exteriores chino, que en un primer momento apuntó a "motivos de salud" tras su ausencia en una reunión a principios de mes, versión sobre la que no hubo más detalles posteriormente.

En ocasiones anteriores, altos cargos o funcionarios chinos han estado ausentes de reuniones públicas durante diversos periodos de tiempo, a menudo para reaparecer posteriormente haciendo frente a medidas disciplinarias o en el foco de investigaciones por corrupción u otros actos contrarios a sus funciones.

El cambio en la cartera de Exteriores llega además en un momento en el que Pekín está aumentando su peso a nivel internacional, incluida su mediación para la firma en marzo de un acuerdo entre Arabia Saudí e Irán para restaurar sus relaciones bilaterales y su propuesta de paz para la guerra en Ucrania y para mediar en el conflicto palestino-israelí.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud