Economía

España es el segundo país al que más le afecta el veto ruso al trigo ucraniano

  • Hasta la fecha, China importó 7,96 millones de toneladas de grano y nuestro país 5,98 millones
  • La salida de Moscú hace peligrar el control de la inflación porque el precio de los alimentos subirá
Barco con bandera ucraniana surcando el Mar Negro // Foto: iStock
Madridicon-related

España es el segundo país que se va a ver más afectado por el corte, por parte de Rusia, de la ruta segura del grano ucraniano por el Mar Negro. Según los datos de la Organización de las Naciones Unidas, hasta la fecha (julio de 2023) China es el principal comerciante de grano a través de la ruta del mar negro, copando el 25% del mercado (7,96 millones de toneladas), seguida por España, con casi seis millones de toneladas; Turquía (3,24 millones); Italia (2,1 millones); los Países Bajos (1,96 millones) y Egipto (1,55 millones).



Moscú comunicó este lunes que no iba a extender el acuerdo internacional, negociado con la ONU, Turquía y Ucrania, para permitir el envío de granos ucranianos a través de sus puertos en el Mar Negro, argumentando que volverían al acuerdo "inmediatamente" si se cumplen sus demandas para mejorar sus propias exportaciones de grano y fertilizantes.

Si bien las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes no están sujetas a sanciones occidentales impuestas tras la invasión de Ucrania, Moscú asegura que las restricciones en los pagos, la logística y los seguros son una barrera para los envíos de sus productos agrarios fuera de sus fronteras.

Por tanto, la negativa de Moscú de seguir con la ruta segura a través del Mar Negro supone un duro golpe para la cadena alimentaria, sobre todo en Europa. Según un informe publicado por la OCDE, cuando Rusia invadió Ucrania en el año 2022 el precio del grano se incrementó alrededor de un 34%. Desde la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) apuntan a que esta decisión del Kremlin hace que la incertidumbre "vuelva al mercado alimentario", ya que esto va a provocar "un aumento de los costes de producción" lo que va a provocar "un aumento de los precios en los mercados", explican, ya que el grano ucraniano va a tener que exportarse a través de sus fronteras por tierra, sobre todo a través de Polonia, o a través del río Danubio.

La ONU confirmó que más de 45 países en tres continentes se beneficiaron de la importación de productos alimenticios en virtud de este acuerdo. De media, el tamaño de los envíos es aproximadamente de 32.450 toneladas. Al mismo tiempo, el organismo internacional apuntó a que este acuerdo "ayudó a revertir el aumento de los precios de los alimentos en más del 20%".

El presidente de Asaja, Pedro Barato, reiteró que la supresión de este acuerdo "implica perder otra vez el grano ucraniano, lo que puede ser un golpe bastante duro para España". Hay que recordar que, a pesar de que la ruta por el Mar Negro se mantuvo abierta, el precio de los alimentos se incrementó en nuestro país un 10,3% con respecto al mes de junio del año 2022, por lo que el cierre puede provocar que los precios se vuelvan a disparar.

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac) señaló que esperan "abastecerse de otros mercados" que cuentan con una amplia oferta. Pero que esto "va más allá del efecto temporal que pueda tener el acuerdo".

En concreto, Brasil resulta ser uno de esos mercados en los que se están fijando. Según los últimos datos del ICEX sobre comercio internacional, las importaciones españolas de grano de Brasil registraron en 2022 "un notable crecimiento". En concreto, cerraron el año en 1.304.448 euros y representó el 14,3% de las importaciones totales de grano de España.

Ahora mismo, Putin tiene la sartén por el mango, pero los operadores creen que Rusia está mintiendo, con el objetivo de mantener "a las naciones en desarrollo con el agua al cuello", aseguró el director de la compañía australiana de análisis agrícola Episode3.net, Andrew Whitelaw, en declaraciones recogidas por Bloomberg.

Esta no es la primera vez que Rusia se sale del acuerdo. A finales de octubre, Moscú se retiró temporalmente de la ruta del grano argumentando ataques con drones a su flota del Mar Negro en Sebastopol. Poco después, se reincorporaron al pacto durante 120 días en noviembre. En marzo de este año, acordaron extender su participación por otros 60 días, un compromiso que renovaron en mayo.

Por el momento, los futuros del trigo se estabilizaron en el mercado de Chicago, tras caer el lunes cuando se produjo el anuncio del fin del acuerdo, según informó Bloomberg. Los precios mundiales de los granos se mantienen bastante volátiles hasta que se puedan ver las consecuencias que tiene la retirada de Rusia del acuerdo. El analista sénior de granos de Rabobank, Dennis Voznesenski, dijo que ahora la duda está en si Ucrania "va a seguir exportando a través del Mar Negro sin la seguridad del corredor". La maquinaria diplomática está en marcha para conseguir que Moscú retome el acuerdo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud