Economía

Economía 'oculta' que el beneficio empresarial aún es inferior al de 2019

  • El Banco de España, miembro del Observatorio de excedentes, lo sitúa 10 puntos debajo de esa cota
  • Expertos consultados tachan de incompleto el primer análisis publicado por el Gobierno
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. Bloomberg
Madridicon-related

El primer informe del Observatorio de Márgenes empresariales, lanzado por Economía, oculta un indicador clave elaborado por el Banco de España, una institución que paradójicamente también forma parte del Observatorio. Esa estadística demuestra que el promedio de los beneficios de las empresas españolas (medido como margen de explotación) aún está 10 puntos por debajo del nivel previo al Covid.

Los expertos consultados por elEconomista.es aseguran que no es casual que precisamente esa medición quedara fuera del radar de Economía. No en vano contrasta con las tesis que el Gobierno defiende acerca del supuesto modo en que las empresas se enriquecen en la actual crisis inflacionista.

El Gobierno expone que la referencia que ha tomado para su medición,  el margen sobre ventas,  es la más adecuada para analizar la traslación de costes hacia el precio final. No obstante, el Ejecutivo no ofrece una media que permita calibrar cómo evolucionan los márgenes en el conjunto de la economía y se ha limitado a señalar a determinados sectores, en concreto la distribución, las energéticas o el turismo. 

El Banco de España, por su parte, si calcula un promedio que mostró, en junio pasado, que el margen de explotación se encontraba aún a diez puntos de alcanzar el nivel observado en el primer trimestre de 2019, antes de la crisis, justo 17 trimestres antes. 

A diferencia de la referencia estadística que compartió previamente el Banco de España, el Observatorio expone que las empresas con mayor impacto durante la pandemia han sido capaces de recuperar su nivel de beneficios previo a la pandemia. Este Observatorio deberá agrupar varias fuentes estadísticas y varias metodologías diferentes, todas ellas válidas según explican.

Los economistas consultados reclaman un estudio que alcance a más tejido empresarial, ya que consideran que el análisis es incompleto al excluir a las regiones forales a una de cada cuatro empresas y a los trabajadores por cuenta propia. 

El sector financiero no entra dentro de la fuente de datos, por ahora. "Por la propia naturaleza de la actividad existen otras fuentes. La tendencia es muy clara en los últimos trimestres en función de la evolución de los tipos de interés", avanzan, dejando entrever que el sector de la banca y finanzas se está beneficiando ahora del encarecimiento de los tipos de interés, como se podría observar con la retribución de los depósitos. En el caso de las empresas de las Islas Canarias, estas se quedan fuera de los informes porque no reportan el IVA a la Agencia Tributaria. Tampoco están dentro del análisis aquellas sociedades que declaran únicamente en las regiones forales: País Vasco y Navarra, pero sí aquellas con presencia en otras regiones.

Los datos de la Agencia Tributaria tampoco tienen en cuenta a los autónomos, pese a su especial impacto en el comercio minorista. En este punto, expertos consultados destacan que los autónomos dotarían de una mayor representatividad al observatorio ya que sus excedentes, al igual que los de las empresas de menor tamaño, suelen ser más ajustados. 

El observatorio se desarrollará paulatinamente en los próximos meses, ya que tampoco incluye un análisis por tamaño de empresas. El símil, explican fuentes del grupo de expertos, sería el análisis por quintiles, que se suelen corresponder con el tamaño de las empresas (a mayor tamaño, más capacidad económica, según esta lógica).

Con todas las dificultades del análisis, los datos de márgenes sobre ventas explican que, en todo caso, la recuperación del nivel de beneficios previo a la pandemia estaría impulsado, principalmente, por las empresas del sector energético. "Hay alguien aquí que se está forrando", dijo en enero la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en referencia al precio de los alimentos.

El enfoque del primer Observatorio explicaba que las empresas del sector alimentario, de media, habían ajustado sus precios finales al aumento de costes. A raíz del incremento de costes, los negocios de este sector sufrieron caídas del 25% en sus beneficios que ahora han comenzado a recuperar ante la relajación de costes. La tendencia entre los comercios minoristas que atacó Díaz, ha indicado una evolución durante este tiempo similar a la de los mayoristas.

Rechazo de los empresarios

Cepyme criticó ayer al Gobierno por presentar un observatorio de márgenes empresariales que trata de "estigmatizar" el beneficio empresarial y le instó a asumir una actitud de "defensa del empresariado español".

La patronal no se pronunció hasta un día después de la publicación del Observatorio. Ayer por la mañana, señaló en un comunicado que los datos recogidos en el informe de márgenes se basan en el resultado bruto de explotación de las empresas que "no representa su beneficio final", porque no contempla ni la inversión ni las amortizaciones ni los costes financieros al alza ni el deterioro de los activos ni el pago de impuestos.

Fuentes del observatorio de márgenes defienden la posibilidad de llegar a diferentes conclusiones a partir de las diversas fuentes estadísticas consultadas. En el caso del primer informe, destacan el margen sobre ventas; mientras la patronal de la pequeña y mediana empresa y otras fuentes empresariales defienden el uso indicador de margen de explotación para obtener una imagen más completa. 

En términos fiscales, el incremento generalizado de las bases imponibles (que es el sustrato de las declaraciones fiscales) del último año y medio refleja la evolución de los márgenes empresariales, según explicaron el lunes los miembros del observatorio. 

Cepyme, que cree que el informe puede ser percibido por los inversores extranjeros como una injerencia en la libertad de empresa, aseguró que los resultados del informe "no representan una muestra completa del tejido empresarial español", porque se basa en datos de cerca de 1.000 empresas de mayor tamaño.

Aun así, desde el Gobierno recalcan que el análisis será en términos desagregados y sin señalar a ninguna empresa en particular, es decir, un informe recopilando los sectores a los que tienen acceso las estadísticas de la Agencia Tributaria, el INE o el Banco de España. 

El Observatorio presentará su informe anual correspondiente a 2022 durante el mes de agosto, cuando también avanzará próximamente el informe del segundo trimestre. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud