Economía

La inflación rebota al 4,1% en abril pero los alimentos moderan la subyacente casi un punto

  • Carburantes y electricidad contribuyen a la subida; los alimentos bajan
  • El índice general sube un 0,8% interanual en su mayor avance desde mayo
  • La subyacente conquista su menor nivel desde noviembre de 2022
Foto: EP

El Índice de Precios de Consumo (IPC) aumentó ocho décimas su tasa interanual para situarse en el 4,1% en abril en la que, de confirmarse, será su mayor avance desde el pasado mes de mayo. Ha sido la inflación subyacente la que ha mostrado moderación de nueve décimas en el cuarto mes del año al ceder casi un punto, hasta el 6,6%.

Hasta que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publique los datos definitivos del IPC el próximo 12 de mayo, los adelantados hoy confirman el impacto del menor descenso de los precios de la electricidad que el registrado en el mismo mes de 2022 y al aumento de los carburantes, que, por contra, bajaron en abril del año pasado.

El Ministerio de Asuntos Económicos achaca el repunte del IPC de abril hasta el 4,1% al "efecto base" desfavorable que supone comparar los datos con los de abril de 2022, mes en el que se introdujo la bonificación de 20 céntimos a los carburantes junto a otras medidas destinadas a descargar el impacto de la inflación en los bolsillos. "Como preveíamos, la inflación general ha repuntado por el efecto base", indican en la valoración.

Los alimentos bajan y restan presión a la subyacente, que anota su mayor caída desde septiembre de 2013

Los alimentos y las bebidas no alcohólicas, en cambio, se han abaratado, dando un respiro en la senda de subidas de precios que les mantienen en cotas récord desde hace casi un año. Desde Economía recuerdan que el índice general es "la mitad" del anotado en abril de 2022 gracias a las medidas que se extendieron en diciembre y a otras nuevas que empezaron a aplicarse en enero, como la rebaja del IVA a ciertos alimentos básicos.

La caída de nueve décimas de la inflación subyacente (no incluye alimentos no elaborados ni productos energéticos) la sitúa 2,5 puntos por encima del IPC general y en su menor nivel desde noviembre de 2022. Aunque se mantiene en niveles muy elevados, este índice no registraba una caída de ese nivel desde septiembre de 2013, cuando se situó en el 0,8% desde el 1,6% de agosto.

El departamento que dirige la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, achaca esta moderación "a la ralentización del precio de los alimentos".

El comportamiento del IPC en el mes (abril sobre marzo), registra un aumento del 0,6%, dos décimas más de lo que subió en marzo y ocho décimas por encima del dato de abril de 2022, cuando la inflación bajó un 0,2% mensual para situarse en el 3,3%.

Desde ING Economics proyectan una inflación promedia del 3,8 % en España en 2023 y del 2,7% en 2024. Su análisis va en línea con el de otras instituciones. Esperan que los precios de la energía sean "mucho más bajos que el año pasado", moderando el índice general, pero la euforia es menor en cuanto al comportamiento previsto para la inflación subyacente, que se espera que "se mantenga alta".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud