Economía

Los complementos salariales explican casi la mitad de la brecha de género en los sueldos

  • El salario base explica el 55,3% de la brecha salarial de género en España
  • Los complementos salariales explican 4 de cada 10 euros de la brecha
  • Las subidas del SMI aceleran la reducción de la brecha salarial, en el 20,9%
Foto: iStock

En 2021, el salario medio anual se distanciaba en 4.721 euros a favor de ellos. El sueldo medio del empleo principal se situaba en 27.322 euros entre los hombres y 22.601 euros entre las mujeres. Los datos, extraídos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), sitúan la brecha salarial en el 20,9%. La mayor parte (55%) de esta desigualdad se explica en el salario base pero los complementos salariales son responsables de la misma en casi un 40%.

La brecha salarial de género deriva de distintas situaciones (peor inserción laboral, sesgo de género en la contratación, mayor porcentaje de jornadas a tiempo parcial, menor antigüedad, trabajos peor valorados...), en gran parte consecuencia de una carrera laboral dejada en segundo plano por cuestiones como la maternidad y los cuidados. En la traducción en la nómina de la desigualdad queda patente.

"Ni los cuidados pueden recaer solamente en las mujeres, ni estos han de precarizarnos". Bajo este lema ha presentado este lunes CCOO el documento  'Cuidados sin brecha, por hacer más y ganamos menos', que se nutre de datos de la EPA y de la Encuesta de Estructura Salarial (EES). Incide en que el salario base (la parte más importante del salario) explica el 55,3% de la brecha salarial de género pero los complementos salariales -de menor peso en el salario- no se quedan muy atrás y suponen el 39,4% de la brecha en la nómina entre mujeres y hombres.

Utilizando el desglose de los componentes salariales de una nómina de octubre (sin pagas extras) según los datos de la última EES, la brecha en el salario base ascendía a 217 euros brutos mensuales o el 19,3% (1.344 euros para ellos frente a 1.127 para ellas) y la de complementos, a 154 euros o 34,9% (597 frente a 443).

Desde CCOO explican la desigualdad en que en ocasiones los complementos son "otorgados con criterios discrecionales", especialmente en puestos directivos, que generalmente benefician menos a las mujeres. También pueden verse retribuidos aspectos "masculinizados" del trabajo, como el esfuerzo físico, la penosidad, la nocturnidad, o la disponibilidad horaria mientras que no se retribuyen otros atributos "feminizados" del trabajo como la atención, la precisión o la resistencia.

En el caso de los pagos por horas extraordinarias (otro componente salarial) la distancia asciende al 268,5% (3 11 euros frente a 3) pero "este es un componente con una incidencia muy reducida en el salario y la brecha salarial total", recuerdan desde el sindicato.

La subida del SMI acelera la reducción de la brecha

La brecha salarial de género que aumentó entre 2006-2014 coincidiendo con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis y recesión posterior y empezó a reducirse de nuevo con la recuperación la brecha salarial, aunque a partir de 2018 decreció con mayor intensidad. En concreto, entre 2019 y 2021 se redujo casi dos puntos.

Esto se explica, subraya el sindicato, en el mayor crecimiento del salario medio de las mujeres, favorecido por la importante subida nominal del salario mínimo interprofesional (SMI) y con el contenido del IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (2018-2020) que recogía la subida progresiva del salario mínimo de convenio a 1.000 euros mensuales antes de finalizar su vigencia.

Es tras el empleo a tiempo parcial entre las mujeres donde se esconde la principal explicación del menor salario medio entre las mujeres. La incidencia de esta jornada es mucho mayor; el 22,6% de las mujeres asalariadas trabaja a jornada parcial frente a solo el 6,8% de los hombres asalariados.

Según el estudio, el 60% de la brecha salarial de género que existe en España se explica por la diferente jornada laboral. Si las mujeres trabajaran a jornada completa en igual medida que los hombres (93%), la brecha salarial se reduciría del 20,9% al 8,4%, 12,5 puntos porcentuales menos, lo que supone una reducción del 60%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud