Economía

Que tiemblen el bitcoin y el resto de criptomonedas: Reino Unido estudia el lanzamiento de britcoin, su propia CBDC

  • "Una libra digital ayudaría a las empresas y mantendría la confianza en el dinero"
  • El Banco de Inglaterra admite que se requieren unos "requisitos técnicos" altos
Bandera digital de Reino Unido. Foto de iStock

Los bancos centrales y los gobiernos siguen trabajando para crear sus propias divisas digitales de bancos centrales (CBCD por sus siglas en inglés) en un intento por adaptarse a marchas forzadas a las nuevas demandas de la sociedad. Este martes se conocía que Laos, un país en desarrollo, probaba su propia divisa digital para reducir la exclusión financiera dentro del país. También Reino Unido está trabajando para lanzar su propia CBDC, una suerte de libra esterlina que funcionaría como el dinero en efectivo pero con apariencia digital. Los rumores son muchos y ya hay hasta posibles denominaciones para esta futura divisa. Suena con mucha fuerza el nombre de britcoin, una mezcla de Britain (Bretaña) y coin (moneda).

Aunque el nombre aún no es oficial, el futuro britcoin podría generar cierta confusión, por el parecido que guarda con el bitcoin, la criptodivisa (otro tipo de monedas digitales de carácter privado y que gozan de absoluto anonimato) reina dentro de este mundo por su tamaño y volumen de operaciones diarias. Las CBDC no buscan competir de forma directa con las criptodivisas, pero sí es cierto que de establecerse pueden reducir el atractivo de estas como medio de pago (no como inversión).

¿Cuándo llegará el britcoin?

El ministerio británico de Economía y el Banco de Inglaterra han abierto un periodo de consultas, hasta el próximo 7 de junio, entre empresas y ciudadanos para decidir si se introduce en el Reino Unido una libra esterlina digital y determinar cómo funcionaría, han informado este lunes. El Reino Unido y el Banco de Inglaterra llevan tiempo estudiando esta posibilidad.

En un comunicado, precisan que la decisión sobre si una "moneda digital del banco central" (CBDC, en inglés) se tomará a mediados de esta década -con su posible introducción a finales de la misma- y, en ningún caso, sustituiría el dinero físico y el efectivo.

Esta potencial moneda, que podría adoptar el nombre de britcoin u otro, sería "intercambiable con efectivo" y tendría el mismo valor económico. Son varios los bancos centrales que trabajan en el lanzamiento de divisas digitales similares.

Una moneda sin intereses

Según las autoridades, serviría para hacer pagos a través de aplicaciones o billeteras digitales en móviles u ordenadores (desarrolladas por el sector privado) pero no para ahorrar, pues no se adquieren intereses.

El banco y el Ejecutivo tienen como prioridad que la libra digital fuera fácil de usar para las personas mayores o vulnerables y subrayan que el dinero en efectivo se mantendrá durante "todo el tiempo que la ciudadanía lo quiera".

Ambos explican que se plantean crear esta moneda, en un proceso que se inició ya en 2020, ante la aparición de nuevas tecnologías financieras y formas de pago en el mundo, a fin de asegurarse de que el público tenga acceso a una moneda digital "segura" y "cómoda".

Destacan que esa eventual divisa digital emitida por el Banco de Inglaterra sería diferente de las "criptomonedas" ofrecidas por el sector privado, que no están reguladas, carecen de transparencia y sufren gran volatilidad.

China y EEUU también

El ministerio y el banco central recuerdan que China, Estados Unidos y la zona euro también se plantean introducir versiones digitales de sus monedas, el conocido como euro digital, aunque todo tiene sus riesgos, por lo que las pruebas deben ser intensas y fidedignas antes de lanzar cualquier CBDC.

En el comunicado difundido hoy, al que seguirán varios documentos explicativos mañana se precisa que, al principio, habría restricciones en el Reino Unido sobre la cantidad de moneda digital que podrían acumular los individuos y las empresas.

"Aunque el efectivo no se va a ninguna parte, una libra digital emitida y respaldada por el Banco de Inglaterra podría ser una nueva forma de pago confiable, accesible y fácil de usar", declara en la nota el ministro de Economía, el conservador Jeremy Hunt.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, afirma que "una libra digital proporcionaría una nueva forma de pagar, ayudaría a las empresas, mantendría la confianza en el dinero y protegería mejor la estabilidad financiera" respecto a las criptomonedas.

Bailey reconoce que introducir una divisa digital, solo existente en los sistemas informáticos y no en el mundo físico, requiere hacer una amplia consulta, pues conlleva una serie de "requisitos técnicos" y supone "una decisión profunda para el país sobre la forma en que usa el dinero".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud