Bolsa, mercados y cotizaciones

Lo del euro digital y las CBDC va muy en serio: el FMI y el BCE allanan el terreno para su lanzamiento

  • Hasta 100 bancos centrales de todo el mundo trabajan en la creación de CBDC
  • El BCE prepara una aplicación para facilitar el uso del euro digital
  • Banco de Israel: "Lo que viene es una auténtica revolución en los medios de pago"
Foto de iStock

Las CBDC (divisas digitales de bancos centrales) están cada vez más cerca en las grandes economías desarrolladas. Tras las pruebas y los lanzamientos de algunas de estas divisas públicas que pretenden adaptarse a los nuevos tiempos y ayudar a mantener la soberanía monetaria que ejercen los bancos centrales, las economías avanzadas miran con mayor atención a este tipo de dinero y profundizan en sus investigaciones sobre su funcionamiento e impacto en la economía. Esta semana, tanto el Banco Central Europeo como el Fondo Monetario Internacional han puesto el foco en estas divisas digitales (recogiendo el testigo de los enriquecedores debates en el Foro de Davos) que pretenden ser el dinero en efectivo del futuro y a la vez impedir que se impongan otros tipos de dinero como las stablecoins o las criptomonedas.

Si bien es cierto que la puesta en marcha de divisas digitales soberanas (CBDC, por sus siglas en inglés) no es la prioridad de los gobernadores de bancos centrales que estuvieron presentes en el Foro de Davos, más de 100 bancos centrales de todo el mundo trabajan en la puesta en marcha de estas divisas respaldadas por banco centrales. Son muchas las formas (tanto en términos de uso como de estructura tecnológica) en las que estas CBDC pueden llegar a funcionar, pero de una forma sencilla estas divisas digitales tienen la intención de ser una alternativa al dinero en efectivo.

Uno de los asistentes a Davos que mostró mayor entusiasmo sobre las CBDC fue el gobernador del banco central israelí, Amir Yaron, que ha definido las divisas digitales soberanas como "una auténtica revolución de los medios de pago", ha defendido la tecnología puntera empleada en su país para hacer una serie de pruebas con Suecia y Noruega.

Los resultados han sido muy prometedores y estas divisas pueden convertirse en la antesala de las "stablecoins", criptomonedas diseñadas para minimizar la volatilidad de su precio respecto a un activo estable o una cesta de activos. Yaron ha destacado sobre todo la mejora de la seguridad de las transacciones, que prácticamente elimina el riesgo de contraparte, y el hecho de que su plataforma ya permite separar los pagos por transacciones de los de efectivo.

El euro digital

No obstante, "otra cosa es cuando se pueda hacer un pago directo entre distintas CBDC de distintos países. En Europa, el Eurogrupo (ministros de Finanzas de la zona del euro) analiza los avances realizados con respecto a la posible introducción del euro digital, cuyos trabajos está liderando el Banco Central Europeo (BCE) todavía en la fase de investigación, que quiere finalizar antes de que acabe 2023.

Precisamente el BCE ha sido el último gran banco central en anunciar novedades sobre el euro digital, la CBDC que está en pleno diseño en la Eurozona. El BCE está considerando crear una aplicación informática que facilite realizar operaciones básicas con el futuro euro digital, si es que finalmente se sigue adelante con este proyecto, una decisión que no se espera en el corto plazo.

Así lo ha explicado el miembro del Comité Ejecutivo del BCE encargado de los trabajos para evaluar la conveniencia de poner en marcha un euro digital, Fabio Panetta, en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. "Un euro digital debería ser fácilmente accesible y sencillo de usar en toda la zona euro, como el efectivo actual... Al proporcionar un conjunto único de reglas, estándares y procedimientos, un esquema permitiría a los intermediarios desarrollar productos y servicios basados en un euro digital", aseguraba Panetta.

Para ello "el Eurosistema está considerando una nueva 'app' del euro digital que incluiría solo funcionalidades básicas de pago realzadas por intermediarios. Esta 'app' aseguraría que el euro digital es reconocido como método de pago en todos los viajes dentro de la eurozona", explicó.

Esta es una de las dos "opciones" que el BCE está estudiando para impulsar una utilización cómoda de un posible euro digital. La segunda, señaló Panetta, consiste en que los bancos supervisados puedan integrar el euro digital "en sus propias plataformas" de forma que sus clientes puedan acceder a dicho dinero simplemente usando las aplicaciones de las entidades que ya les son familiares.

El objetivo del instituto emisor con esas posibilidades es que el euro digital sea "un bien europeo público al que puedan acceder fácilmente todos los ciudadanos y empresas", puesto que "una accesibilidad y usabilidad universal sería clave para que juegue su papel como ancla monetaria y para cumplir con las expectativas de la gente".

"Por eso, queremos diseñar un euro digital con funcionalidades 'online' y 'offline' (con y sin conexión a internet). Esto permitiría que sirva para distintos tipos de uso y ofrezca a los usuarios diferentes beneficios", argumentó.

Cómo debe funcionar una CBDC

En primer lugar, la operación de las CBDC, ya sean mayoristas o minoristas, e independientemente del objetivo con el que el banco central pretenda utilizar las CBDC, en ningún caso debería socavar la independencia de la banca central. Es importante que los bancos centrales comuniquen claramente a qué funciones sirve una CBDC y cómo interactúa con las políticas monetarias, de pagos, de estabilidad financiera y de integridad financiera. Esto podría cambiar con el tiempo, a medida que crezca la experiencia con las CBDC, y los bancos centrales deberían tratar de mantener a sus partes interesadas informadas en consecuencia. En segundo lugar, la independencia del banco central podría necesitar salvaguardas adicionales según el diseño y los usos previstos de la CBDC. Con este fin, podrían ser necesarias enmiendas a la legislación existente o incluso legislación adicional.

En este contexto, me gustaría mencionar el Código de Transparencia de los Bancos Centrales del FMI, que brinda orientación a través de principios y mejores prácticas en todas las funciones de los bancos centrales. Se puede considerar que el Código incita a los bancos centrales a usar la transparencia para dar forma a su rendición de cuentas. El Código también facilita una comunicación más efectiva (y un diálogo) con las partes interesadas. Los bancos centrales deben articular claramente los objetivos y las herramientas de política en torno a las CBDC para garantizar que se mantenga la independencia.

El FMI ha publicado a la vez un informe en el que estudia el interés que existiría por las CBDC en algunas de las grandes economías del mundo. "Las simulaciones contrafactuales con las CBDC sugieren el peso de estas divisas digitales en la circulación de dinero total en EEUU y la zona del euro pueden acercarse al 25% y al 20%, respectivamente. Esto suponiendo que se paga un tipo de interés sobre las CBDC igual al tipo de interés del banco central y que las personas perciben las CBDC como sustitutos cercanos de los depósitos bancarios.

Mayor impacto de las políticas monetarias

Además, "observamos que la transmisión de la política monetaria tiene el potencial de volverse notablemente más fuerte". La introducción de las CBDC llevaría a que una parte del dinero que circula en billetes y monedas se convirtiese directamente en este nuevo tipo de efectivo electrónico, ya sea en cuentas directas con el banco central o con un intermediario. No obstante, las políticas monetarias se trasladarían directamente a ese dinero, generando un mayor impacto en las decisiones de consumo, inversión y ahorro de los agentes.

Por otro lado, los depósitos convencionales (ahorro en las cuentas bancarias) podrían caer en 4,8 billones de dólares en EEUU (-25%) y 2,8 billones de euros en la zona del euro (-21%). El efecto neto de los gastos por depósitos se incrementaría para la banca que vería incrementada su competencia y perdería a parte de los depositantes. Los bancos tendrían que elevar la remuneración de los depósitos para evitar que se produzca una fuga masiva a las CBDC que contarían con la remuneración dominante de política monetaria. En el caso de la Eurozona sería a día de hoy el 2% que paga la tasa de depósito (donde los bancos guardan sus reservas bancarias). "Por lo tanto, las ganancias netas de los bancos y los pagos de dividendos caen", sentencia el documento. Los ingresos netos del sistema bancario de EEUU pueden caer alrededor de 141.000 millones de dólares (-30%) al año y 22.000 millones de euros (-20%) para la zona del euro (tirando por lo alto).

Todas las estimaciones están rodeadas de incertidumbre derivada de diversas fuentes... Por lo tanto, cualquier aplicación del modelo a otros países debe ir precedida de la obtención de estimaciones de la sensibilidad de los precios con la máxima precisión, según el informe del Fondo Monetario Internacional.

Por qué usar las CBDC en lugar de los depósitos convencionales

El FMI explican que varios factores pueden impulsar la utilidad de CBDC en términos comparativos con el efectivo y los depósitos. La creencia de la sociedad de que un banco central no puede quebrar puede animar a los ciudadanos y empresas a mantener su ahorro en dinero digital del banco central en lugar de en depósitos bancarios

Por el contrario, factores tales como los límites a las transacciones en CBDC, las preocupaciones sobre un menor anonimato y las fugas o interrupciones operativas implícitas que conlleva el mundo cibernético pueden reducir la utilidad con respecto al efectivo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud