Economía

Cataluña ya ha utilizado 108.061 millones procedentes del FLA

  • 19.813 millones son del Fondo de Facilidad Financiera, con una misión similar
  • La Generalitat sondea su regreso a los mercados en esta legislatura y arrastra emisiones por valor de 2.472 millones de etapas anteriores
  • Además de la gran banca española, suele trabajar con HSBC y Deutsche Bank
Pere Aragonés, presidente de la Generalitat. EFE
Barcelonaicon-related

Después de casi 10 años sin salir a los mercados, la Generalitat de Catalunya ha exprimido el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para financiarse. El Govern no cumplía los requisitos para volver a emitir deuda, por lo que tuvo que recurrir al instrumento, del que tiene dispuestos ahora mismo 88.248 millones de euros. El Ejecutivo catalán ha utilizado otros 19.813 millones del Fondo de Facilidad Financiera, creado con una misión similar, por lo que la factura con el Estado alcanza los 108.061 millones de euros entre ambas líneas.

Según los datos a los que ha tenido acceso elEconomista.es, el crédito total del Estado con Cataluña asciende a 115.828 millones de euros. Es, de largo, el principal acreedor para una deuda que alcanzaba los 128.546 millones a 30 de junio de este año si se suman bancos y emisiones de bonos. El FLA, sometido al control del Gobierno, es la principal vía que tiene la Generalitat para financiarse.

No es la única herramienta ofrecida a las comunidades autónomas que los diferentes Ejecutivos catalanes han ido utilizando. Del Fondo de Financiación tiene dispuestos 6.555 millones de préstamos ICO para el pago a proveedores, 397 millones de fondos sociales y 815 millones del fondo FL React EU, vinculado a las ayudas procedentes de la Unión Europea.

El tipo de interés mayoritario es el 0,834% -es el todos los préstamos de pago a proveedores-. En las diferentes partidas del FLA oscila entre el 0,109% de un paquete de 13.552 millones a devolver en mayo de 2033 a el 1,269% de otro de 10.662 millones a repagar en 2024. Los dos préstamos de Facilidad Financiera, de 8.044 y 11.769 millones, están referenciados al 0,624% y 0,257%, respectivamente.

Con una deuda de hasta 115.828 millones, la Generalitat siempre esgrimió el mismo argumento: es una Comunidad Autónoma infrafinanciada. Según denunciaba el Departament d'Economia en agosto, todavía liderado por Jaume Giró, el territorio aportó en 2020 hasta 2.779 euros de media por habitante (un 17% más que la media española) y recibió 2.519 euros (el 1,5% menos). Cataluña no es la que sale con un reparto más dispar; la diferencia en Madrid es todavía mayor. Fue el undécimo año que el territorio presidido por Pere Aragonès queda por detrás de la media. Según la consejería, será en 2026 cuando termine el déficit presupuestario y un año antes la deuda dejará de crecer.

La salida a los mercados

La misión del Govern es ser capaz de volver a emitir deuda, algo que ya hacen Madrid y Andalucía. Giró pretendía hacerlo en 2023 y fuentes de la conselleria explican a elEconomista.es que el plan se mantiene a pesar del relevo al frente del departamento, hoy ocupado por Natàlia Mas. Las agencias de calificación DBRS y Fitch sacaron a Cataluña del bono basura el año pasado y solo Moody's la mantiene como inversión especulativa. Sin embargo, las reglas fiscales están suspendidas por la pandemia y en las últimas vigentes, en 2019, todavía no cumplía los estándares.

A la espera de obtener el visto bueno definitivo, el Ejecutivo tiene todavía que devolver 2.472 millones de euros en bonos y obligaciones emitidos hace más de una década. Con varios programas ligados al Euribor e incluso uno de 30 millones vinculado a la inflación, el interés fijado a 30 de junio rondaba entre el 1,157% y el 6,350%, este último en un paquete de 100 millones a retornar en 2041.

La Generalitat tiene la totalidad de su deuda en euros a excepción de una emisión de bonos a repagar en 2039 de 134,8 millones referenciada en yenes, la moneda de Japón.

La tercera gran pata del pasivo de Cataluña es, como no podía ser de otra forma, la banca, con la que tiene dispuestos 8.832 millones; la mayor parte en préstamos. El Ejecutivo trabaja con CaixaBank, BBVA, Banco Sabadell, Banco Santander y Caja de Ingenieros como grandes entidades para dotarse de tesorería y financiación. No obstante, también tiene créditos con firmas internacionales como son HSBC y Deutsche Bank.

Además, el Institut Català de Finances y el Banco Europeo de Inversiones le dejaron 824 millones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud