Economía

Funcas critica que España mantenga un déficit del 3,9% del PIB pese a la mejora de ingresos

  • Alerta de un incremento del gasto estructural frente a una recaudación coyuntural
  • Apuestan por "acotar" la dimensión y beneficiarios de las ayudas anticrisis
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. EFE
Madrid

El think tank económico Funcas critica en un extenso informe dedicado a los Presupuestos que el Gobierno no sea capaz de ajustar el déficit estructural pese al incremento extraordinario de la recaudación. Los dos escenarios que recoge el Ejecutivo mantienen las finanzas españolas con un déficit del 3,9% pese a un alza superior al 6% de los ingresos totales, con el riesgo de que sean coyunturales por la inflación, y una presión fiscal que también supera el 42% del PIB. Así, el déficit rebosaría los 50.000 millones pese a que prácticamente todas las partidas de ingresos no financieros están previstas que mejoren respecto al año previo.

Desiderio Romero-Jordán, investigador de Funcas, advierte, dentro de este análisis de los Presupuestos para 2023, de una "preocupante disfunción" entre los aumentos de recaudación a corto plazo y el incremento de gastos de naturaleza estructural, "lo que añade presión al deterioro del déficit estructural español". El gasto que maneja el Gobierno aumenta casi a un ritmo del 4%, menos que el de los ingresos. Sin embargo, la cuantía nominal del desembolso (entre 640.000 y 650.000 millones de euros) supera a la propia de los ingresos (que ronda los 590.000 millones).

Tal y como destaca Funcas, "una parte relevante del incremento de gasto de 2023 será estructural", y apunta a la Seguridad Social y al sector público. Las pensiones públicas aumentarán en 20.000 millones, y los salarios de los funcionarios presionarán el gasto en otros 5.000 millones que suman el 1,8% del PIB. Además, la propia Seguridad Social absorbe del Estado y de los impuestos parte de su financiación para gastos impropios (esto es, gastos no contributivos), unos 39.000 millones, como recomendación del Pacto de Toledo para separar las fuentes de financiación.

El shock negativo de la inflación, con todos sus contras, es un impuesto en la sombra que mejora los ingresos a corto plazo. Las bases imponibles del IPRF o el IVA se elevan, los salarios mejoran y, como consecuencia, se recauda más sobre la renta, el consumo o las cotizaciones sociales. De hecho, la AIReF espera que la inflación llegue a sumar hasta 17.000 millones extra en estas tres partidas, con especial peso en la mejor de la afiliación y de la mejora de las bases de cotización. 

Con todo, desde Funcas destacan que la bola del gasto estructural sigue engordando, mientras la contrapartida de la mejora recaudatoria en 2023 "será de carácter temporal, en lugar de ser resultado de una genuina reforma fiscal, tal como fue acordado previamente con Bruselas".

"Urge la necesidad de afrontar las políticas de gastos e ingresos públicos con una visión menos cortoplacista, con criterios tanto de equidad como de eficiencia, que permitan hacer frente a shocks que a buen seguro estarán por venir, como inesperadamente ocurrieron en 2008, 2020 o actualmente en 2022", sentencian desde Funcas como advertencia al Gobierno. 

Roerientar el gasto público anticrisis

Funcas considera preciso "acotar" la dimensión y los beneficiarios de las ayudas puestas en marcha por el Gobierno para paliar los efectos de la actual coyuntura económica, atendiendo también a su coste y a su impacto redistributivo. "La aplicación generalizada de las medidas anticrisis a lo largo del próximo año chocaría con el objetivo de contención de la inflación", advierte Funcas.

Para Santiago Lago, catedrático de Economía Aplicada e investigador de Funcas, la evaluación final de los Presupuestos Generales del Estado para 2023 dependerá de cómo se concreten las medidas de respuesta a la crisis y de su coste estimado.

Así, defiende que debe encontrarse una solución eficaz en sus resultados, pero financiable y coherente con el margen fiscal "en un entorno que tiende a empeorar", por lo que aboga por "ser muy selectivo" en las medidas a prolongar, e incluso no agotar ya en diciembre el margen disponible ante la posible aparición de nuevas necesidades en los próximos trimestres.

Dentro de esa selección, Lago destaca dos medidas "candidatas" a su recorte o desaparición: la bonificación de 20 céntimos de euro por litro de carburante y las rebajas del IVA de la electricidad y del gas.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Pero esa cuestión, a la U.E. no parece importales, ni que se MACHAQUE a IMPUESTOS, a los españoles, es más solo les preocupa que los descuentos en carburantes sean para todos, y no solo para los necesitados, por ello, esto que tenemos DESBOCADO como DESGOBIERNO, ya ha anunciado que lo quitará, para no necesitados, y para los necesitados .....TAMBIÉN.

La U.E. está solo para aplicar medidas Eco-Progres, y los ciudadanos de cada estado, poco les importan, solo sus fracasados objetivos medioambientales, y de burocracia.

España paga impuestos récord, España cada día tiene mas gasto público, que se evapora como el Éter, sin dejar el mas mínimo rastro.

Bueno.... Si, deja, el rastro de la deuda, que van a pagar "otros" en otra época, (pregunte a sus hijos, nietos, y biznietos)

Puntuación 4
#1
Funcionarios 1- Privada 0
A Favor
En Contra

Sí, aquí lo que han aumentado el gobierno formado en su mayoría por funcionarios, es en ampliar administración, más organismos, más asesores y más funcionarios .

Según la EPA tenemos el mismo número de funcionarios que antes de la crisis del 2008 cuando teníamos un paro del 9% y tres millones de funcionarios. La vicepresidenta Díaz dijo que en está legislatura iban a crear más de tres cientos mil nuevos funcionarios, ahora iban a hacer fijos a más de tres cientos mil interinos que no han aprobado nada en cinco años. La Generalitat catalana iba a hacer fijos a miles de interinos para recibir ayudas de Europa, la ministra funcionaria Montero cuando llegó al cargo estudiaba mecanizar e informatizar parte de la administración, eso eran unos 700.000 funcionarios, pero no se realizó para no alarmar a sus compañeros.

Puntuación 0
#2