Economía

Las empresas recurren a las primas salariales para contrarrestar la Gran Dimisión

  • Las ofertas de empleo con estos bonus se triplican en Estados Unidos
  • Los profesionales sanitarios son los más demandados
  • Las compañías apuestan por estos incentivos pese a la incertidumbre económica

Las empresas estadounidenses temen más a la Gran Dimisión que a la inflación. Al menos eso se deduce del análisis de sus estrategias para captar trabajadores, que apuestan cada vez más por ofrecer mayores incentivos a los candidatos. Eso sí, con truco para poder evitar la 'fuga' de talento.

El 5,2% de las ofertas recogidas por Indeed, el mayor portal de búsqueda de empleo en el mercado estadounidense, incluyen un 'bonus' salarial por firmar el contrato.

Un porcentaje que triplica el registrado antes de la pandemia para el uso de una fórmula hasta hora reservada a sectores tecnológicos, profesionales de alta dirección o deportistas.

Se trata de un as en la manga que las empresas se reservan para la negociación con el candidato, por lo que no es habitual que se desvele, de entrada, al publicar la vacante.

Por ello, estos datos parecen ser solo la punta del iceberg de una tendencia mucho mayor. Las dificultades para conseguir mano de obra han obligado a las empresas a utilizar estos incentivos en sectores en los que antes de la pandemia ni se hubieran planteado.

Así, AnnElizabeth Konkel, de Indeed Hiring Lab, señala que los empleos relacionados con la atención sanitaria ocupan un lugar destacado entre los que anuncian estas primas: un 18,1%% de las ofertas de enfermería las incluyen.

Le siguen los conductores y los veterinarios, que donde llegan al 15,1% y el 14,7% respectivamente. Completan la lista de los cinco principales sectores, los dentistas y otros profesionales de la salud, o el cuidado de niños, todas con tasa de doble dígito. 

No son los perfiles típicos en los que se negocian estas primas, pero sí los más afectados por la Gran Renuncia, que ha elevado la competencia por contratar a niveles sin precedentes.

En este sentido, las bonificaciones ofrecen una ventaja clara para los empleadores: por un lado permiten ser más atractivos sin subir los salarios –ya que la prima se abona en un único pago–; por otro, permiten retener el talento. Y es que, por lo general, estos incentivos debe ser devueltos si se abandona la empresa antes de un periodo mínimo. De esta forma, se convierten en un antídoto natural para evitar dimisiones. 

Incentivos para 'volver a la oficina'

Konkel admite que las ofertas están "mostrando signos de enfriamiento", tras retroceder tes décimas desde el máximo del 5,5% alcanzado en diciembre, algo que achaca a la incertidumbre económica. Pero el elevado volumen no parece indicar una normalización rápida del mercado laboral.

Un factor que parece influir en esta tensión del mercado laboral es el teletrabajo. Así lo apunta el hecho de que la mayoría de las ofertas incentivadas son para empleos presenciales.

Esto ilustra, a juicio de la experta, cómo estas empresas están intensificado sus esfuerzos para atraer a los solicitantes de empleo.

¿Es un modelo aplicable en España?

Las primas a la firma de contrato, ya sean las conocidas como primas de enganche o las de permanencia, no son unas desconocidas en el mercado laboral español y están reguladas en el Estatuto de los Trabajadores, que establece un plazo máximo de dos años para retener al trabajador.

Se trata de una figura que se utiliza especialmente en contratos de alta dirección o en sectores con alga competencia por el talento, como el tecnológico.

No se plantea en sectores como el sanitario, pese a la evidente falta de mano de obra en el sector y los problemas de precariedad que sufren estos profesionales, sobre todo en el sector público.

Además, se relacionan especialmente con las cláusulas de no competencia o exclusividad, por lo que no son publicadas en las ofertas de empleo, mucho menos en portales digitales.

En resumidas cuentas, su aplicación en España sigue bañada por la opacidad. Sin embargo, esto puede cambiar si sale adelante la propuesta de Directiva de Transparencia Salarial que prepara la Comisión Europea. Aunque aún puede tardar años en llega a nuestro ordenamiento jurídico.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud