Economía

Por qué esta crisis del estrecho de Taiwán es mucho más peligrosa para la economía que las tres anteriores

  • "Cualquier interrupción en las exportaciones de chips será dolorosa para la inflación"
  • En las crisis anteriores, el mundo estaba menos interconectado a nivel comercio
  • Hoy, China y Taiwán son dos de los eslabones clave en la cadena de valor global
Estrecho de Taiwán en un mapa político. Foto de iStock

China ha anunciado que seguirá con las maniobras militares en los alrededores de la isla de Taiwán en los próximos días, una noticia que aviva la tensión entre China y EEUU e incrementa el riesgo de una escalada en este conflicto que puede tener consecuencias económicas globales. China es la segunda mayor economía del mundo, mientras que Taiwán es el principal productor de chips semiconductores avanzados del globo, por lo que un bloqueo continuo a la isla o un conflicto mayor puede ser fatal para la economía global.

Aunque el escenario base que manejan los expertos no prevé que la crisis desemboque en un conflicto militar, lo cierto es que "la tensión generada tras la visita a Taiwán de la presidenta del Legislativo de EEUU, Nancy Pelosi, con el inicio de maniobras militares de China con fuego real en el estrecho de Taiwán, podría tener efectos económicos graves a nivel global", según Natixis.

Alicia García Herrero, economista jefe de Natixis para Asia Pacífico, y Gary NG, economista senior de la misma firma, creen que estas tensiones son hoy mucho más peligrosas que en otras crisis similares acaecidas en el pasado, como pudo ser la de 1996.

Una de las lecciones que se puede extraer de la guerra en Ucrania es precisamente que en un mundo globalizado, un conflicto en una parte del mundo puede acabar dañando la economía en la otra punta. La gran cadena que conforma el comercio internacional necesita de todos sus eslabones para seguir funcionando de forma eficiente. En caso de Taiwán y China es más acuciante, puesto que no son dos eslabones cualquiera.

Diferencias con 1996

El riesgo es hoy mucho más importante que en el pasado, aseguran los economistas de Natixis: "Por un lado, el mundo está mucho más globalizado. Por otro, la economía de China es ahora mucho más determinante que en la pasada crisis del Estrecho de Taiwán de 1996, mientras que Taiwán juega un papel fundamental en la cadena de valor mundial, sobre todo, en lo que a producción de semiconductores se refiere", sostienen estos expertos.

"Cualquier interrupción en las exportaciones de semiconductores de Taiwán será dolorosa para las presiones inflacionarias, debido al papel clave de los semiconductores. Esto puede ejercer una presión adicional sobre los bancos centrales a nivel mundial. La buena noticia es que se han acumulado más inventarios después de la pandemia", aseguran estos expertos.

¿Y si hay un bloqueo?

"Hay dos implicaciones sectoriales importantes. Primero, un potencial bloqueo afectaría a sectores con mayor dependencia de semiconductores, como computación de alto rendimiento, internet de las cosas, centros de datos, vehículos eléctricos. Los productos electrónicos de consumo también sufrirán, pero la caída de la demanda y el mayor nivel de inventarios serían el amortiguador", aseguran los economistas de Natixis.

En segundo lugar, las economías asiáticas pueden sufrir retrasos a la hora de recibir los cargamentos de productos energéticos clave como la gasolina, el diésel o el gas. En este caso, la amenaza no solo se cierne sobre Taiwán, sino que también podría terminar afectando a Japón y Corea del Sur que comparten aguas.

Por último, la propia China también se podría ver salpicada. "Un bloqueo mayor en tamaño y duración también será costoso para China continental debido a su gran dependencia de las importaciones de chips semiconductores. A día de hoy, Pekín ya se enfrenta a los obstáculos establecidos por EEUU como es la ley de chips, las prohibiciones de exportación de equipos y la presión sobre otros fabricantes (Taiwán, Corea y los Países Bajos, etc.) para que no exporten su tecnología a China".

No obstante, quizá una de las repercusiones más importantes, pero menos visible en la actualidad, es el impacto de este conflicto sobre la propia globalización. Al igual que ha ocurrido con la crisis del covid o la guerra en Ucrania, en el medio plazo, "esto acelerará las tendencias ya existentes para que las diferentes economías y empresas se diversifiquen sus cadenas de suministro, es decir, confiarán cada vez más en las operaciones cercanas y locales", sentencian los expertos de Natixis.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

fed
A Favor
En Contra

sois unos alarmistas... luego no pasará nada, como siempre

Puntuación -6
#1
Sean
A Favor
En Contra

Por ahora solo se bajan los calzoncillos para enseñarla a ver quien la tiene más grande, pero en cualquier momento habrá un error, entonces se liará bien parda, pero al final es lo que se busca, no interesa el sistema actual del planeta y lo quieren para unos pocos, ellos, los ricos, los de los refugios, en definitiva, los que votamos y guardan bien al polo norte millones de semillas.

Puntuación 4
#2
no cabe un tonto mas.
A Favor
En Contra

A diferencia de Ucrania , Taiwán si tiene sistemas de ataque de largo alcance algunos bastante avanzados en comparación con China por lo que puede alcanzar Pekín fácilmente, eso si China tiene armas nucleares, Taiwan renuncio a construirlas hace décadas un gran error como se esta demostrando.

Respecto al bloqueo como ya advierten desde el Pentágono justificaría una intervención militar de EEUU para salvar a su aliado Taiwan y al mayor productor de chips del mundo que es ademas imprescindible para el funcionamiento de la Economía Mundial.

Si China empieza la guerra lo hará atacando primero a las bases de EEUU y las de sus aliados en Asia como Japón y Corea del Sur, de lo contrario se arriesga a un contra respuesta masiva si ataca en primer lugar Taiwán.

Puntuación -1
#3