Economía

La nueva generación perdida: los pesimistas centennials chinos solo aspiran a ser humildes funcionarios

  • La incertidumbre económica del país lastra las aspiraciones de los jóvenes
  • Esta actitud pesimista puede acabar siendo un lastre para la propia economía
Foto: iStock

Se suponía que la generación más preparada de la historia de China iba a abrir un camino hacia una economía más innovadora y tecnológicamente avanzada. En cambio, se calcula que unos 15 millones de jóvenes no tienen trabajo y muchos están rebajando sus ambiciones. El pesimismo inunda la mentalidad de la Generación Z china (se considera centennials a aquellos nacidos en torno al cambio de milenio del 2000).

Una tormenta perfecta de factores ha impulsado el desempleo entre los jóvenes urbanos de 16 a 24 años hasta un récord del 19,3%, más del doble de la tasa comparable en EEUU. La estrategia de línea dura del gobierno ha provocado despidos, mientras que su represión reguladora con las empresas inmobiliarias y educativas ha afectado al sector privado.

Al mismo tiempo, un número récord de titulados universitarios y de formación profesional -unos 12 millones- se incorporan al mercado laboral este verano. Esta cohorte altamente formada ha intensificado el desajuste entre los puestos disponibles y las expectativas de los solicitantes de empleo.

El resultado es una población joven cada vez más desilusionada que pierde la fe en las empresas privadas y está dispuesta a aceptar salarios más bajos en el sector estatal. Si la tendencia continúa, el crecimiento de la segunda economía mundial se verá afectado. El número de desempleados menores de 25 años equivale a una reducción del 2% al 3% de la mano de obra china, y menos trabajadores significa un menor PIB.

El desempleo y el subempleo también siguen repercutiendo en los salarios durante años: una revisión de estudios realizada en 2020 informó de una reducción del 3,5% en los salarios de quienes habían experimentado el desempleo cinco años antes, informa Bloomberg. El hecho de que más jóvenes ocupen puestos en el gobierno puede hacer que sean menos los que se lancen a nuevos sectores e impulsen la innovación.

"El ajuste estructural al que se enfrenta la economía china en estos momentos necesita, de hecho, que más personas se conviertan en empresarios y se esfuercen", afirmó Zeng Xiangquan, director del Instituto Chino de Investigación sobre el Empleo de Pekín. La disminución de las expectativas ha "dañado la utilización de la mano de obra joven", añadió. "No es algo bueno para la economía".

Alrededor del 39% de los graduados enumeraron las empresas estatales como su principal elección de empleador el año pasado, según la empresa de contratación 51job. Eso es un aumento del 25% en 2017. Otro 28% eligió empleos públicos como primera opción.

Es una respuesta racional en un mercado laboral afectado por la pandemia. Todos los lugares de trabajo se han visto muy afectados por los cierres repentinos de China y las estrictas medidas de cuarentena, pero las empresas privadas fueron más propensas a despedir trabajadores. La principal política de Pekín para impulsar el empleo ha sido ordenar al sector estatal que aumente las contrataciones.

Es posible que el presidente Xi Jinping se sienta aliviado de que los jóvenes desempleados del país intenten unirse al gobierno en lugar de derrocarlo. Durante una visita en junio a una universidad de la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, aconsejó a los graduados que "eviten la situación en la que uno no es apto para un puesto superior, pero no está dispuesto a aceptar uno inferior". Añadió que "hacerse rico y conseguir la fama de la noche a la mañana no es realista".

El mensaje está calando: Las expectativas de los graduados en cuanto a salarios iniciales cayeron más de un 6% respecto al año pasado, hasta los 6.295 yuanes (932 dólares) al mes, según una encuesta de abril de la empresa de contratación Zhilian. Las empresas estatales aumentaron su atractivo en el mismo periodo, según la empresa de contratación.

Pero es probable que las expectativas de menores ingresos y el hecho de que los talentos rehúyan el sector privado reduzcan el crecimiento a largo plazo, desafiando el plan del presidente de duplicar el tamaño de la economía china a partir de los niveles de 2020 para 2035, momento en el que probablemente superaría a Estados Unidos en tamaño.

La expresión tang ping (traducido al inglés como lying flat y al español como permanecer tumbado) se extendió por Internet en China el año pasado. El eslogan evoca el abandono de la 'carrera de la rata' (carrera en vano) y el hacer lo mínimo para salir adelante, y reflejaba el deseo de un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal ante la ralentización del crecimiento de China. A medida que la situación del desempleo ha ido empeorando, muchos jóvenes han adoptado un eslogan aún más fatalista: bailan (en inglés let it rot y en español dejar que se pudra).

Las empresas estatales chinas no son todos colosos improductivos. Pero los datos económicos sugieren que, en general, son menos eficientes y menos innovadoras que las empresas privadas. El auge económico de China ha coincidido con un descenso de la proporción de puestos de trabajo de las empresas públicas en el empleo urbano: del 40% en 1996 a menos del 10% antes de la pandemia. Esta tendencia podría invertirse ahora.

El año pasado, China puso en marcha una ofensiva reguladora en sectores anteriormente de alto vuelo dominados por empresas privadas que antes atraían a jóvenes ambiciosos. Se impusieron multas a las empresas de Internet por comportamiento monopolístico, se privó de financiación a las empresas inmobiliarias y se cerró casi por completo el sector de las clases particulares.

Los archivos reguladores muestran que las cinco principales empresas de educación que cotizan en bolsa en China redujeron su personal en 135.000 personas en el último año después de la represión. Las mayores empresas tecnológicas han mantenido sus plantillas estables, y Zhilian afirma que en el primer semestre de este año se anunciaron más empleos tecnológicos que en el mismo periodo de 2021. Aun así, el atractivo del sector se ha desvanecido.

Graduada en la prestigiosa Universidad Central de Finanzas y Economía de Pekín, Hu estaba preparada para el sector tecnológico: hizo prácticas en tres empresas de Internet, entre ellas el gigante del intercambio de vídeos Beijing Kuaishou Technology. Pero ha cambiado de opinión. "La gente que va a trabajar en empresas de Internet se preocupa por sí misma porque siente que puede ser despedida en cualquier momento", explica a Bloomberg.

Una joven futura funcionaria china: "El horario de mi futuro trabajo será de 8:30 a 17:30, y la carga de trabajo será bastante ligera"

En su lugar, Hu consiguió un puesto en un instituto de investigación de la empresa estatal China Telecom. "El horario de mi futuro trabajo será de 8:30 a 17:30, y la carga de trabajo será bastante ligera. Las empresas de Internet consumen demasiado", revela.

Además del desplazamiento del talento hacia las empresas estatales, hay otro mecanismo en marcha que puede perjudicar el crecimiento a largo plazo. Estudios realizados en EEUU, Europa y Japón han demostrado que cuanto más tiempo pasan los jóvenes en el paro al principio de sus carreras, peores son sus ingresos a largo plazo, un efecto conocido como "cicatrización".

El sector estatal ya emplea a unos 80 millones de personas y la cifra podría crecer hasta 2 millones en términos netos este año, según Lu Feng, economista laboral de la Universidad de Pekín. "Pero en comparación con la demanda total de empleo, sigue siendo relativamente pequeña", dijo. "Todavía necesitamos que las empresas privadas contraten".

Eso sólo ocurrirá si la economía crece. Para cumplir sus objetivos de empleo, los economistas dicen que China necesita que el PIB aumente entre el 3% y el 5% este año. Los economistas prevén un crecimiento más cercano al 4%, con unas perspectivas muy inciertas debido a la perspectiva de más cierres para contener la propagación del coronavirus. "La falta de claridad sobre una estrategia de salida de la política de cero covid hace que las empresas se muestren recelosas a la hora de contratar", afirmó Chang Shu, economista jefe para Asia de Bloomberg Economics.

Aunque China pueda volver a crecer con fuerza en el segundo semestre de este año, el problema del desempleo juvenil persistirá: la tasa ha ido aumentando desde 2017, hasta alcanzar el 12% antes de la pandemia. Los economistas lo atribuyen a dos factores: la urbanización y el desajuste entre el sistema educativo y las necesidades de los empleadores.

Los cientos de millones de trabajadores que se trasladaron del campo a las ciudades solían regresar a sus pueblos durante las caídas del mercado laboral, actuando como amortiguadores económicos. Ahora, los emigrantes más jóvenes se quedan en su lugar cuando pierden su trabajo, lo que hace que aumente el desempleo urbano.

"Muchos de ellos ni siquiera se han criado en las zonas rurales. Así que se consideran a sí mismos como gente urbana", dice Lu, de la Universidad de Pekín. "Las limitaciones para el gobierno han cambiado sustancialmente, es más difícil que en el pasado".

En segundo lugar, el número anual de graduados en China se ha multiplicado por diez en las dos últimas décadas, la expansión más rápida de la educación superior en cualquier parte del mundo, en cualquier momento. La proporción de jóvenes chinos que asisten a la universidad es ahora de casi el 60%, similar a la de los países desarrollados.

El número de graduados en formación profesional está muy por detrás de los que reciben títulos académicos. Tal es el estigma que rodea a la formación profesional que los estudiantes se amotinaron el año pasado cuando se les dijo que su universidad iba a ser rebautizada como escuela de formación profesional. Los jóvenes con estudios superiores rechazan los trabajos en fábricas.

Eso ha hecho que los fabricantes se quejen de la escasez de técnicos cualificados. "No hay mucha gente que solicite esos puestos, como electricista o soldador", lamenta Jiang Cheng, de 28 años, agente de fábricas de electrónica en el centro de China.

En otros sectores hay un exceso de solicitudes. Según un estudio realizado en 2021 sobre 20.000 solicitantes de empleo seleccionados al azar en el sitio web de Zhilian, alrededor del 43% de los solicitantes de empleo querían trabajar en la industria de las tecnologías de la información, mientras que este sector sólo representaba el 16% de los puestos de contratación.

La mitad de los solicitantes de empleo tenían una licenciatura, pero sólo el 20% de los puestos de trabajo la requerían. "Ahora hay pruebas convincentes de un exceso de educación", escribieron los autores del estudio, advirtiendo que el desajuste "podría tener profundas influencias tanto en los individuos como en la nación".

A largo plazo, es posible que la intervención gubernamental consiga que el sector privado vuelva a contratar, mientras que las reformas educativas y las fuerzas del mercado pueden suavizar el desajuste del mercado laboral.

El factor ideológico

China está suavizando sus campañas de regulación, y una ley de formación profesional aprobada este año pretende mejorar los estándares. Un estudio de Wang Zhe, economista de Caixin Insight, descubrió que las carreras universitarias que atraían una prima salarial en 2020 se hicieron más populares en 2021. A medida que las opciones académicas de los solicitantes se adapten a la demanda del mercado laboral, los desajustes se reducirán.

Pero la proporción de graduados de las nueve universidades más importantes de China que se incorporan al sector privado ha disminuido desde la pandemia, según un estudio de la Universidad Lingnan de Hong Kong. Esto sugiere que los cambios ideológicos, y no sólo las fuerzas del mercado, están en juego. Algunos graduados de las mejores universidades están adoptando el "estilo de los cuadros" de la burocracia china, según los foros online en los que buscan consejos sobre dónde comprar los cortavientos negros con cremallera preferidos por Xi Jinping.

Kay Lou, de 25 años, sería una de las principales candidatas para cualquier trabajo de prestigio en el sector privado. Tiene un máster en Derecho de la prestigiosa Universidad de Tsinghua y ha hecho una pasantía para una firma legal, un gigante de Internet, una agencia de trading y un tribunal.

Al final, ganó un puesto en el gobierno de la provincia de Zhejiang. "Sentí que mi trabajo no tenía sentido", confiesa a Bloomberg. "Después de leer a Marx, me opuse cada vez más a la búsqueda de la riqueza de los capitalistas, así que al final opté por convertirme en funcionaria pública".

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

como aqui
A Favor
En Contra

pos como aqui aqui solo quieren poltrona vitalicia y a trincar q son dos dias sin dar palo al agua

Puntuación 14
#1
no cabe un tonto mas.
A Favor
En Contra

La decadencia de China llegara mucho mas rápido y será mucho mas larga y profunda que la de Occidente, por si fuera poco el nacionalismo Chino no para de crear enemigos en todo el planeta y son muchas las empresas que ya han abandonado China en busca de lugares mas propicios para los negocios, la burbuja tecnológica y de construcción China es ya demasiado grande para poder ser digerida.

Xi le esta haciendo un gran favor a Europa, la casta política/funcionaria es igual en todas partes al final hunden el Pais.....

Puntuación 7
#2
Usuario validado en Google+
Josar
A Favor
En Contra

En españa les llevamos años de ventaja

Lo de los funcionarios ya paso de moda, ahora la gente aspira a la paguita del gobierno pero sin opositar y sin tener que fichar en ningún sitio

Puntuación 18
#3
Aguila
A Favor
En Contra

Q se vengan a España y sanchez les pone un ministerio

Puntuación 2
#4
Paco
A Favor
En Contra

Al menos el funcionario chino gana menos que el trabajador privado. Lo coherente, menos riesgo, menos beneficio.

En España la cosa va al revés

Puntuación 7
#5