Economía

Powell avisa: rebajar la inflación será "algo doloroso" y afectará a la economía real

  • Powell reconoce que habría sido mejor subir los tipos de interés antes
  • Ahora toca recuperar el tiempo perdido, lo que "generará algo de dólor"
  • Las subidas de tipos rápidas desaceleran la economía y la creación de empleo
Jerome Powell, presidente de la Fed

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha sido más claro que nunca en una entrevista realizada esta misma semana. El banquero central ha reconocido que vienen tiempos difíciles y que quizá fue un error esperar tanto para empezar a subir los tipos de interés. No resulta habitual ver a un cargo de esta magnitud hablando con tanta claridad y sobre todo reconociendo que se han podido equivocar a la hora de implementar sus políticas.

Powell ha advertido que reducir la inflación al objetivo del banco central de EEUU (2% en el medio plazo) causará "algo de dolor". Además, Powell ha reconocido que abordar los altos precios sin causar una recesión puede depender de factores que no están a su alcance. Palabras poco tranquilizadoras en momentos de elevada tensión en la economía y los mercados globales

Los comentarios de Powell se producen en medio de la creciente incertidumbre sobre las perspectivas económicas globales. No obstante, el banquero central está advirtiendo de lo que puede ocurrir a medida que la Fed comienza el ciclo de endurecimiento más rápido de la política monetaria en décadas. Los bancos centrales tienen que tomar decisiones complicadas cuando la inflación supera el objetivo.

Poner fin al auge de la inflación lastrará el crecimiento económico y el empleo a corto plazo, pero es quizá la decisión más sabia si se atiende a la historia. La otra opción pasa por mantener los tipos de interés reales en negativo y dejar que la inflación se desmadre, lo que a largo plazo tiene consecuencias fatales para la economía. Con estas declaraciones parece que Powell y la Fed tienen claro que optarán por la primera opción: subir tipos y reducir la liquidez para poner freno a la inflación, aunque la economía se resienta en el corto plazo.

El banco central ya ha elevado los tipos de interés en 0,75 puntos porcentuales desde los niveles cercanos a cero que habían estado vigentes desde los primeros días de la pandemia del coronavirus, tras subir los tipos en medio punto de una sola tacada la semana pasada.

Estos movimientos son parte de los planes para cambiar "rápidamente" la política a un entorno neutral que ya no estimule la demanda. El banco central también comenzará a reducir su balance de 9 billones de dólares el próximo mes.

Las opciones son dolor o más dolor

En una entrevista con Marketplace este jueves, Powell reiteró el compromiso de la Fed de reducir la inflación y subrayó el desafío de hacerlo sin desencadenar la destrucción de empleos y una posible recesión. "El proceso de reducir la inflación al 2% también incluirá algo de dolor, pero en última instancia, lo más doloroso sería si no lo afrontáramos y la inflación se arraigara en la economía a niveles altos". "La pregunta de si podemos ejecutar un aterrizaje suave o no, en realidad puede depender de factores que no controlamos", aseguró Powell.

Se espera que la Fed implemente, al menos, dos subidas de tipos de medio punto más en junio y julio, y que mantenga ese ritmo en su reunión de septiembre. Después de ese punto, se espera que vuelva a moderar los aumentos de un cuarto de punto. Para fin de año, los operadores estiman que la tasa de política de referencia aumentará hasta un punto cercano al 2,7%.

Aunque Powell ha reconocido que la Fed seguirá subiendo los tipos con intensidad, también ha querido dejar claro que "si las cosas salen mejor de lo que esperamos, entonces estamos preparados para hacer menos"... "si vienen peor de lo que esperamos, entonces estamos preparados para hacer más".

Powell también defendió este jueves las acciones que ha tomado la Fed hasta la fecha, pero reconoció que haber comenzado a subir tipos y endurecer la política monetaria antes habría sido positivo. Aunque no fueron sus palabras, se puede extraer que el máximo mandatario del banco central está reconociendo un error. Haber actuado antes habría minimizado el problema de la inflación.

"Probablemente hubiera sido mejor para nosotros haber subido los tipos un poco antes", asegura. "No estoy seguro de cuánta habría sido la diferencia, pero tenemos que tomar decisiones en tiempo real, basándonos en lo que sabemos en ese momento, y hicimos lo mejor que pudimos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud