Economía

La temporalidad en el empleo público alcanza un máximo histórico en el 32,5%

  • Se debe al retraso en las convocatorias de las ofertas de empleo público
  • Se sitúa por encima del 30% en el caso de las comunidades autónomas
Foto: Efe

La tasa de temporalidad en el sector público alcanzó el 32,5% en el primer trimestre de 2022, máximo histórico desde que comenzara la serie hace dos décadas, superando en más de diez puntos la tasa en el sector privado, donde la temporalidad era del 22,1% en el mismo periodo.

La interinidad en las Administraciones Públicas ha pasado del 30,4 % en el primer trimestre de 2021, al 31% a cierre de ese año y al 32,5% en el primer trimestre de 2022, llegando el número total de empleados públicos con contrato temporal a 1,13 millones, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Por el contrario, la tasa de temporalidad en el sector privado ha caído casi dos puntos, pasando del 23,9% a cierre de 2021 a un 22,1% en el primer trimestre, gracias al efecto de la reforma laboral, en vigor el 31 de diciembre, que ha limitado significativamente la contratación temporal.

El aumento de los contratos temporales en la Administración responde, según explica la secretaria de Políticas Públicas de FSC-CCOO, Miriam Pinillos, al "retraso en las convocatorias de las ofertas de empleo público y en la puesta en marcha de los procesos de estabilización en el empleo".

La temporalidad no es igual en todos los niveles del ámbito público, ya que está alrededor del 10% en la Administración General del Estado (AGE), por encima del 30% en las comunidades autónomas y en el 25% en la Administración Local, según las cifras que maneja CSIF.

Brecha de género y edad

La temporalidad en el sector público presenta una brecha de género evidente, del 24% para los hombres y del 38,5% para las mujeres, algo que CSIF atribuye a que "sectores como la educación y la sanidad están muy feminizados y son los que reciben mayor impacto de la temporalidad".

Esa brecha se intensifica entre los menores de 25 años, con una temporalidad del 86,7%, que escala hasta el 92,6% para el caso de las mujeres menores de esa edad.

Para CSIF, la brecha generacional también se debe al funcionamiento de sectores como la sanidad y la educación, y denuncia que el acceso a ámbitos "fundamentales del estado del bienestar" muchas veces se produce a través de un contrato de duración determinada.

CCOO añade que hay una demanda estructural que no cubren las ofertas de empleo público, ya que durante años se suprimió la tasa de reposición y la carga de trabajo ha aumentado.

Acuerdo para la estabilización

La temporalidad es un problema que la Administración lleva arrastrando desde hace décadas, si bien no superó la barrera del 30% hasta el primer trimestre del pasado año.

Desde 2002, la temporalidad solo ha bajado del 20% en seis trimestres entre los años 2012 y 2014, pese a que en 2017 el entonces ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, firmara un acuerdo con los sindicatos para reducir la interinidad al 8%.

El actual Gobierno se comprometió también con la reducción de la temporalidad en el sector público con una ley de medidas urgentes aprobada en julio de 2021 y tramitada como proyecto de ley en el Parlamento, que recoge el acuerdo entre el Ejecutivo y los sindicatos para conseguir ese 8% antes de 2025.

El texto contempla que las plazas interinas consideradas estructurales, unas 300.000, deberán estar adjudicadas antes del 31 de diciembre de 2024, para lo cual todos los procesos deberán estar aprobados y publicados antes del 1 de junio de 2022 y convocados antes del 31 de diciembre de 2022.

Ese nuevo proceso de estabilización será por concurso-oposición para quienes llevasen tres años ocupados de forma temporal e ininterrumpida a 31 de diciembre de 2020, siendo la experiencia un elemento determinante para la valoración.

Las plazas que hubieran estado ocupadas de manera temporal e ininterrumpida desde antes del 1 de enero de 2016 se convocarán solo por el sistema de concurso de manera excepcional.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Manuel
A Favor
En Contra

Curioso cuanto menos lo de estos sindicatos estómagos agradecidos, verdad. Se jactan de los contratos indefinidos conseguidos en el sector privado y sin embargo no hacen nada en otros sectores de la economía para no molestar al amo.

Puntuación 2
#1
Aitor
A Favor
En Contra

Que gracia me hace todo esto! A las empresas privadas se les exige hacer indefinidos a todos. Y en la publica hago lo que me da la gana...

Puntuación 1
#2