Economía

Cómo ahorrar el 10% del sueldo en diez pasos: así puedes afilar tu uso de la tarjeta de crédito

  • La premisa es evitar descuidos por la normalización de estos pagos
  • Racionalizar el uso de la terjeta, clave para comenzar a ahorrar
  • Un decálogo de mandamientos de la UOC puede ser de ayuda
Foto: Dreamstime.

Ahorrar puede convertirse en una verdadera preocupación para los trabajadores. Existen diversos métodos para intentarlo y cada uno tiene en cuenta diferentes aspectos a aprovechar para conseguir ese objetivo de ahorro. Uno de ellos es a través de un uso mucho más racional de nuestra tarjeta de crédito.

La razón es que, en un contexto en el que el pago con métodos telemáticos es cada vez más frecuente, la normalización del uso de la tarjeta de crédito puede generar una sensación de descuido a la hora de usarla en todos los ámbitos de nuestra vida. En resumen, que no nos haga ser conscientes de ese nivel real de gasto, en el que se puede lijar algún que otro dispendio innecesario y conseguir así el ansiado ahorro.

Para analizar este aspecto en concreto, la profesora de los Estudios de Economía y Empresa, Elisabet Ruiz-Dotras (de la Universidad Oberta de Catalunya, la UOC), ha analizado el impacto de la normalización de los pagos con tarjeta en la práctica totalidad de nuestros círciulos de consumo. La premisa fundamental es racionalizar esos pagos.

Ruiz-Dotras explica que la mejor forma de usar la tarjeta de crédito en los pagos es minimizar esos pagos a lo imprescindible para poder llegar a un equilibrio entre los gastos de todos los meses, el consumo con tarjeta y encontrar una ventana de ahorro gracias a esa racionalización. La clave es evitar el abuso de pagos con tarjeta de crédito que a menudo pasan casi desapercibidos pero merman igualmente nuestra capacidad de ahorrar.

Teniendo en cuenta este problema, Ruiz-Dotras ha elaborado un decálogo que pretende contribuir a que la persona que lo siga ahorre hasta un 10% de su sueldo mensual con un uso más racional de su tarjeta de crédito.

Un propósito de año nuevo

A comienzos de año la persona interesada en ahorrar debe fijarse un objetivo de ahorro que le sirva como base que seguir a lo largo del ejercicio. Una especie de hoja de ruta a la que acudir en caso de dudas, un plan para ejecutar con unas fases y etapas concretas (ahorrar una cantidad de dinero cuando llegue una fecha determinada, proponerse un mayor ahorro en meses clave...)

Hacer un seguimiento

Es muy recomendable para el ahorrador ir comprobando de forma periódica si los pasos que se ha propuesto se van cumpliendo. Esto le permitirá corregir ciertas actitudes si le falta algo para llegar a esos objetivos intermedios.

Presupuestos mensuales

Puede ser una gran forma de conseguir esos objetivos intermedios, ya que al tratarse de hitos a corto plazo tienen una mayor capacidad de ejecución y su seguimiento, a la vez, es más sencillo.

Dividir los ingresos

Es parte del trabajo que hay que hacer para cimentar el ahorro: dividir los ingresos y distribuirlos en diferentes materias es clave. Así, se puede destinar determinados porcentajes al pago de alquiler y facturas, al pago de comida, al ocio...y, por supuesto, también al ahorro.

Un 55% para los gastos indispensables

Son los que engloban el pago de alquiler (que debería ser en un escenario ideal del 30 o 35% del total de ingresos), las facturas de luz, agua, internet o gas y las compras de alimentos, y no deben superar ese 55% de los ingresos totales.

Un 10% para los gastos imprevistos o especiales

Una décima parte de los ingresos se debe reservar para cubrir posibles gastos imprevistos (una visita al dentista, una avería del coche, comprar una prenda de ropa que se ha roto...) o para gastos estacionales (regalos de cumpleaños, renovación de suscripciones, vacaciones...gastos, todos ellos, eventuales pero ya previstos).

Un 10% para ocio

Es la partida que nos permitirá gastar dinero en entradas de cine o teatro, cenas y comidas en bares o restaurantes, compra de libros o música, conciertos...y no debe superar el 10% de los ingresos totales.

Gastar en formación

Si se consigue el cumplimiento de los otros objetivos, puede añadirse una partida extra de gasto: en formación, lo que incluye cursos educativos, libros de ayuda, manuales...y en todo caso no puede ser superior a una horquilla del 5 o 10%.

Ser solidario (si se puede)

De igual forma, si el resto de objetivos se cumplen queda una ventana al pago a ONGs u otras organizaciones. El porcentaje ideal sería de un 5% de los ingresos totales.

Disfrutar de un ahorro del 10%

Si, llegados a este punto, se han cumplido todos los anteriores el ciudadano habrá ahorrado un 10% de su salario. La elección de qué hacer con ese dinero será libre y corresponde al ahorrador: podrá guardarlo para posibñes gastos en el futuro o destinarlo a la inversión.

comentariosicon-menu4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Francisco
A Favor
En Contra

Lo mejor es tener tarjeta de Débito y no usar nunca de crédito. O se tiene el dinero o se espera uno y ahorra.

Puntuación 14
#1
LAS VERDADES DUELEN
A Favor
En Contra

Yo jamás he tenido tarjeta de crédito ni tarjeta de débito. Todo lo pago en efectivo (hasta 1.000 euros). Por encima de los 1.000 euros, mediante transferencia. O bien, domicilio todos mis recibos de agua, luz, gas y teléfono.

Una tarjeta de crédito o de débito es una tarjeta de plástico. Y el plástico contamina. Además, la entidad bancaria te cobra 10 euros nada más empezar, por el simple hecho de entregarte una tarjeta de crédito o de débito.

Por si fuera poco, algunas entidades bancarias te exigen que hagas un mínimo de gasto mensual. Pero que tampoco sobrepases el límite de los 6.000 euros al mes.

Es una manera de obligar a la gente a que sea adicta al consumismo y al materialismo. Porque, a fin de cuentas, todos, absolutamente todos -a no ser que seas un piojoso okupa con las paredes vacías- tenemos un montón de trastos en casa. Realmente no necesitamos más libros, más CDs, más cintas de casete. Pero, igualmente, seguimos comprando cada día. Como si la vida terrenal fuese eterna, cuando no lo es en absoluto. La vida terrenal es extremadamente efímera. Y nos "han vendido la moto" de que, para ser felices, debemos poseer una tarjeta de crédito o de débito.

Puntuación 11
#2
Manuel
A Favor
En Contra

TITULO: ¿Cómo ahorrar el 60 % en tu factura de la luz en tu hogar?

Naturgy Iberia en su mercado libre (tarifa compromiso luz), nos está vendiendo a los consumidores a 60 euros el megavatio hora en mercado mayorista. Que acaba reflejado en el recibo de la luz a sus consumidores a 0,17 euros el kw/hora incluido lo siguiente: alquiler de contador + la potencia contratada + todos los impuestos.

* Si Ustedes actualmente tienen el contrato de electricidad en sus hogares en el Mercado Regulado (PVPC), están Ustedes pagando una auténtica y descomunal Timo-Tarifa....Incluso es muy malo el Mercado Regulado (PVPC) para los que tienen el BONO SOCIAL y tienen todo eléctrico en sus viviendas (cocina, electrodomésticos, agua caliente en termo y calefacción por acumuladores).

* UNA DE LAS MEJORES TARIFAS ACTUALMENTE DE ELECTRICIDAD PARA LOS HOGARES ES.- la TARIFA ELÉCTRICA LLAMADA - TARIFA COMPROMISO LUZ- de la comercializadora NATURGY IBERIA; el precio es fijo e invariable durante las 24 horas del día; no tiene permanencia; la duración del contrato es de 2 años; sin contratar con ellos ningún seguro ni tampoco ningún contrato de mantenimiento o reparación de averías .......El el Kw/hora consumido sale a 0,17 euros (con los impuestos ya incluidos), siempre el mismo precio fijo durante las 24 horas del día.......El Ahorro a día de hoy es mayor del 50% o del 60% con respecto a la tarifa del Mercado Regulado (PVPC).

Puntuación -1
#3
Manuel
A Favor
En Contra

* Mucho cuidado con las tarjetas de crédito Revolving.

* ¿Qué es una tarjeta de crédito Revolving?.- La modalidad revolving permite aplazar y fraccionar los pagos de las compras realizadas. Sin embargo, en lugar de pasar el cobro a mes vencido, como en una tarjeta de crédito, el abono se realiza en cuotas mensuales que generan intereses que alcanzan el 21%.

* ¿Cómo saber si mi tarjeta de crédito es revolving?.- Para comprobar si tienes una tarjeta revolving, tienes que acudir a los recibos mensuales y buscar el tipo de interés (T.A.E. o Tasa Anual Equivalente) que el banco nos aplica. Si la T.A.E. es superior al 20%, es que tu entidad financiera te ha dado una tarjeta revolving.

Puntuación 5
#4