Economía

Cómo ahorrar todos los meses de forma automática: así funcionan las huchas virtuales

  • Muchas entidades bancarias cuentan con estas herramientas
  • Permiten programar ciertas transferencias para conseguir el ahorro
Foto: Dreamstime.

Encontrar una forma de ahorrar es uno de los grandes quebraderos de cabeza de los ciudadanos y más en un contexto de inflación que eleva el coste de la vida. En ocasiones es complicado buscar una fórmula con la que, sin notar un sacrificio excesivo, consigamos nuestro objetivo.

A veces la solución puede estar en el banco en el que tenemos nuestra cuenta. Muchas entidades albergan en sus aplicaciones móviles o en el área personal de sus páginas web herramientas de ahorro que se conocen como huchas virtuales. En su blog, el Banco de España ha aportado algunas claves para saber cuál es el funcionamiento de estas huchas y de qué manera pueden ser más útiles para ahorrar.

Estas huchas virtuales combinan el significado más habitual del término (depositar el dinero que pretendemos ahorrar) y se sirven a la vez de las nuevas tecnologías para ayudar al ciudadano a canalizar parte de su dinero a ese objetivo de ahorro evitando el impacto negativo de los gastos hormiga, aquellos que por acumulación nos repercuten en el largo plazo a pesar de su cuantía inferior.

La clave, según el Banco de España, está en "la automatización de las aportaciones para que, una vez configuradas a tu gusto, ahorres con más facilidad". Por eso lo primero que hay que hacer es saber cuál es nuestro objetivo final de ahorro (acumular dinero para un viaje, para un coche, para una vivienda...) y de esa forma ir perfilando cómo debermos ahorrar cada mes para poder cumplirlo con éxito.

Los diferentes métodos para ahorrar con una hucha virtual

Después llegará el momento de cumplir con este ahorro en el día a día. El ciudadano podrá elegir diferentes opciones para ahorrar, incluso combinando varias a la vez:

-Transferir un porcentaje determinado de cada ingreso que llegue a la cuenta, de forma que cuando una persona cobre su nómina o su pensión traspase ese dinero a la hucha virtual.

-Transferir una cantidad fija todos los meses. A diferencia de la modalidad anterior, se movería este dinero un día determinado de cada mes con independencia del número de ingresos que lleguen a la cuenta durante ese periodo. Si se desea, estas transferencias pueden darse incluso con más frecuencia (cada X semanas, cada X días).

-Redondear en nuestras compras cotidianas y enviar ese redondeo a la hucha. Por ejemplo, si compramos una barra de pan por 75 céntimos, redondear hasta el euro y enviar la diferencia (25 céntimos) a la hucha.

-Fijar metas de ahorro y, en base a ellas, ir destinando transferencias por nuestra cuenta, sin ninguna periodicidad ni método, solo cuando nos venga mejor. Es una forma más anárquica pero que permite sortear etapas en las que tengamos menos recursos o surjan gastos imprevistos que dificulten el ahorro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin