Economía

Los expertos ven inútil el pacto de rentas sin revisar los Presupuestos

  • CEOE reitera que no es razonable el alza salarial del 5% que UGT defiende

El reciente anuncio de un pacto de rentas, por parte del Gobierno, como una de las medidas para contrarrestar el efecto inflacionista de la invasión de Ucrania ya tiene la respuesta de los expertos. Más allá de que este jueves la CEOE se haya posicionado al lado de Pedro Sánchez apostando por la contención y la moderación de los salarios, frente al 5% que llegó a proponer en su día UGT, los analistas económicos consultados por eE ven la iniciativa etérea, poco eficaz y como un parche. Sobre todo, teniendo en cuenta que esta inflación se escapa del control del Ejecutivo español, y de que, además, el primer ejercicio que tendría que hacer éste es revisar los Presupuestos Generales del Estado de 2022 de arriba a abajo, para contemplar otras actuaciones como qué hacer con el aumento del gasto público y por ende de la deuda pública.

Víctor Alvargonzález, socio fundador de Nextep Finance, pone el acento en el Plan Nacional del Gobierno. A su modo de ver, las medidas, y entre ellas el pacto de rentas, pueden amortiguar un poco el impacto de la inflación, pero "esto es como ponerse un flotador frente a una ola de 15 metros". Por otra parte -señala-, "hay que convencer a los sindicatos. Y eso es muy difícil, porque no se trata de una inflación transitoria, ya que es alta y durará bastante tiempo. Así que no cuela ni entre sindicatos ni entre pensionistas", razona.

Ante este "entorno patético", Alvargonzález sostiene que tampoco una política de subvenciones resuelve gran cosa. Más bien al contrario -determina-, porque a la larga eso supone "más deuda pública".

Javier Santacruz, economista e investigador de la Fundación Civismo, sostiene para eE que la iniciativa presentada por Pedro Sánchez el pasado miércoles resulta "demasiado etérea", máxime "cuando en los próximos días se reúnen sindicatos y empresarios". En principio -añade-, "la idea puede estar bien como orientación", porque ciertamente, "es necesario moderar las tensiones inflacionistas. Otra cosa es que se pueda hacer, porque los sindicatos tienen mucho apetito de subida de salarios. Y además hay que actualizar los Presupuestos Generales, haciendo una revisión completa de los datos que están desactualizados", apunta.

Miguel Ángel Bernal, economista y profesor de la Fundación de Estudios Financieros, indica que, lo primero que tiene que hacer el Gobierno es coger los actuales Presupuestos de 2022 y "tirarlos a la basura". Porque están hechos con un cálculo de "inflación a la baja", dice. En cuanto al pacto de rentas, Bernal mantiene que le parece "perfecto, pero una cosa es la intención y otra el resultado". En general, valora el conjunto de medidas anunciadas como "un parche".

Para Daniel Lacalle, economista y jefe de Tressis, el pacto de rentas de Sánchez "es una sandez, porque no existe tal cosa para frenar la espiral inflacionista". Dicho de otro modo, "significa que nosotros paguemos más para cobrar menos". En líneas generales, el paquete de medidas cree que no valdrá para nada.

Desde un punto de vista político, la diputada popular Elvira Rodríguez entiende que antes de tomar una decisión hay que revisar el cuadro macroeconómico, aunque intuye que el Gobierno "esperará a mandarlo a Europa en abril, dejando de manifiesto la importancia que dan a sus previsiones".

Recuperar poder adquisitivo

Patronales y sindicatos tuvieron ayer un primer contacto para tantear las posiciones para el acuerdo interconfederal por el empleo y la negociación colectiva (AENC). Ninguna parte desveló sus peticiones salariales, aunque se emplazaron a una nueva reunión el miércoles día 9 en la que deberán concretar sus propuestas.

Según la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, "el tema más conflictivo es el de los incrementos salariales. Nos hemos limitado a cambiar impresiones, analizando la situación económica y lo que repercutirá en la economía la invasión de Ucrania", señaló.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, declaró que no ve "razonable" una cifra del orden del 5% -como sugirió UGT- y apostó por "contención y moderación" de los salarios ante la elevada inflación y el impacto de la guerra en Ucrania. Pese a que no concretó qué subida aceptaría la CEOE, hizo un apunte: el alza salarial aplicada al personal de CEOE es del 2,5%. "Somos los primeros que debemos dar ejemplo", dijo.

Cepyme defendió también la contención y la moderación en las negociaciones y destacó que la productividad debe ser un indicador clave en la negociación de salarios. Y destacaron que se debe tener en cuenta cómo afecta la inflación en las empresas y cuál es la productividad de las pymes.

Desde UGT piden recuperar el poder adquisitivo perdido por los trabajadores y que se tenga en cuenta el alza de la inflación que ha devaluado el poder de compra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud