Economía

Reino Unido comienza a comprar electricidad a Noruega con un cable submarino

Interior del súper cable que conecta Noruega a Reino Unido.

Este viernes Reino Unido empezará a recibir electricidad generada desde Noruega con fuentes renovables, a través del cable submarino North Sea Link. En principio, la conexión está destinada para un intercambio de energía entre los dos países, pero los actuales precios de la electricidad en las Islas Británicas hace que su uso sea en una única dirección.

El enganche submarino supondrá cierto alivio para el sistema eléctrico de Reino Unido. El cable, que supuso una inversión de 1.600 millones de euros, funcionará a su mitad de capacidad. Según National Grid, propietario de la infraestructura, se pueden transportar hasta 1.400 MW. No funcionará a su máxima capacidad hasta principios del próximo año. Los flujos en el cable serán determinados por los comerciantes en ambos lados del Mar del Norte, y la energía irá donde los precios sean más altos.

Reino Unido se enfrenta a una crisis energética casi sin precedentes. El precio de la electricidad se ha disparado a niveles insospechados por sus características geográficas. La situación se ha agravado al perderse parte de la conexión eléctrica con Francia al quedar destruido otro cable submarino por un incendio en ese país. La situación aumentó el riesgo de sufrir apagones durante el invierno.

La crisis ha provocado que ya 10 pequeñas distribuidoras de electricidad quiebren al soportar los elevados precios, dejando a miles de consumidores en un limbo. El elevado precio de la electricidad ha obligado a compañías de fertilizantes a pedir ayuda al Gobierno para no detener la producción de sus fábricas. A ello se añade el desabastecimiento de combustible que sufre el país por la falta de conductores tras el Brexit.

El cable de 720 kilómetros (447 millas) tardó seis años en construirse y comenzó a probarse en junio. Su rendimiento ayudará a decidir si Noruega debería tener una segunda conexión con Reino Unido.

Este es el quinto cable submarino de National Grid, que también opera conexiones desde Noruega con Bélgica, Francia y Países Bajos. Está previsto que entre en funcionamiento uno nuevo conector con Dinamarca en 2023.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.