Economía

El cierre del gobierno y el techo de la deuda secuestran la recuperación en EEUU

  • El Congreso tiene que aprobar una resolución de gastos antes de final de mes
Nueva York

Lo que ocurra (o no) en las próximas dos semanas podría acabar definiendo la presidencia de Joe Biden en Estados Unidos. El Congreso tiene que aprobar una resolución de gastos antes de finales de este mes para evitar un cierre parcial del gobierno y si no eleva pronto el techo de la deuda se produciría una crisis más grave a finales de octubre, que podría llevar en última instancia al impago.

Al mismo tiempo, los demócratas siguen tratando de aprobar el proyecto de ley de infraestructuras de 550.000 millones de dólares adicionales al tiempo que avanzan en el plan de gasto propuesto de 3,5 billones de dólares que se aprobará mediante un proceso de reconciliación. Los legisladores más progresistas siguen señalando que votarán "no" al proyecto de ley bipartidista de infraestructuras este lunes si no tienen claridad sobre el tamaño y el alcance del proyecto de ley de reconciliación.

Actualmente, el cierre y el techo de la deuda están ligados a un proyecto de ley de reconciliación ya aprobado por la Cámara de Representantes, pero que no avanzará en el Senado, donde más de 40 senadores republicanos se oponen a cancelar el límite de endeudamiento si este va ligado a la agenda social de Biden.

La votación para poner fin al debate en la Cámara Alta sobre el paquete combinado de techo de deuda y resolución está prevista para el lunes por la tarde, pero se espera que fracase. Posteriormente, si ambos asuntos se desligan de la reconciliación presupuestaria, el Congreso podría conseguir evitar por poco un cierre del gobierno aprobando una resolución continua antes del 1 de octubre que mantendría el gobierno abierto hasta principios de diciembre.

"Si el gobierno se cierra o no es una decisión reñida y estaremos atentos a los demócratas del Congreso, incluyendo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, para ver si hay señales de que la resolución continua pueda desvincularse. Si el gobierno se cierra, el informe de empleo de septiembre podría retrasarse", explica Andrew Hollenhorst, economista de Citi.

En los 14 cierres del gobierno desde 1980, el S&P 500 generó rendimientos medios del -0,1% en las fechas de expiración de la autoridad presupuestaria, del 0,1% durante los períodos de cierre y del 0,3% en las fechas de resolución. Una excepción notable fue el cierre federal más reciente en diciembre de 2018, cuando el S&P 500 cayó un 2% en la fecha de expiración de la autoridad de gasto.

"El comportamiento de los mercados de renta variable en torno a los cierres del gobierno y a los enfrentamientos por el límite de la deuda en 2011 y 2013 no muestra ninguna reacción consistente importante del S&P 500 a estos catalizadores fiscales", recalca David Kostin, estratega jefe de Goldman Sachs.

El acecho de un impago de la deuda

El mayor problema es que no parece haber un camino fácil para elevar o cancelar el techo de la deuda a mediados de octubre, que es cuando las estimaciones sugieren que el Departamento del Tesoro agotará las "medidas extraordinarias" que está utilizando actualmente para mantener sus responsabilidades de financiación. Los líderes republicanos del Senado han dicho que no apoyarán un aumento del techo de la deuda mientras los demócratas pretendan aumentar el gasto en 3,5 billones de dólares.

Es posible que un número suficiente de moderados republicanos en el Senado rompa filas y vote a favor de un aumento, pero seguramente eso no ocurra hasta que el gobierno se acerque peligrosamente a un impago. La alternativa es que los demócratas puedan aprobar un aumento a través de una reconciliación presupuestaria adicional. Pero eso sería un movimiento de última hora, ya que los demócratas no quieren ser los únicos responsables del aumento de la deuda de cara a las legislativas del año que viene. El resultado es que, al igual que ocurrió en 2011 y en 2013, la situación se alargue "in extremis" suponiendo una amenaza para la confianza y la recuperación.

"Una crisis del techo de la deuda podría desbaratar los planes de la Fed de comenzar a reducir sus compras de deuda en la reunión del FOMC de principios de noviembre", avisa Paul Ashworth, economista jefe de Capital Economics.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Cada año la misma cantinela ...

Y después, cerca del final del tiempo de descuento le dan al botón de imprimir y a vanagloriarse todos ellos de lo buenos y listos que son pues han salvado la economía del desastre, cuando eso lo podría hacer hasta un mono a cambio de un plátano.

Puntuación 4
#1