Economía

EEUU gana la 'guerra fría' a China en el desacoplamiento comercial

  • China y sus alineados sufrirán un mayor golpe en la desvinculación con EEUU
  • La alianza entre Washington, Londres y Canberra enerva a Xi Jinping
  • 114 países forman parte del bloque estadounidense y 90 del bloque chino
Nueva York

El último enroque de la Administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su alianza con Reino Unido y Australia para contener las ambiciones de China en el Pacífico continúa la desvinculación entre las dos mayores economías del mundo. Pekín contrarrestó el golpe con su intención de adherirse al Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés).

EEUU considera la influencia de China como la principal amenaza geopolítica para los intereses del país. Es por ello que el acuerdo con Londres y Canberra de equipar a un aliado anglosajón clave y vecino del gigante asiático con la última tecnología de submarinos nucleares y misiles de largo alcance es una forma de responder a la amenaza que suponen los 14 submarinos nucleares operativos de Pekín para múltiples puntos estratégicos y las rutas comerciales clave en el Indo-Pacífico.

Influencia comercial

Por su parte, China trata de aumentar su propia influencia con su reciente intención de sumarse al CPTPP. Cabe recordar como la Administración de Barack Obama estuvo cerca de sumarse a este pacto multilateral, antes conocido como Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) antes de que el expresidente Donald Trump retirara a EEUU del mismo en 2017. Hasta la fecha, Biden no ha aflojado la presión iniciada por su predecesor contra Pekín. Mantiene los aranceles sobre más de la mitad de los bienes chinos que llegan al país mientras los legisladores estadounidenses han avalado con espíritu bipartidista varias medidas contra el gobierno de Xi Jinping, entre ellas la amenaza de expulsar 270 cotizadas chinas de las plazas bursátiles de EEUU. Un paso más hacia la desvinculación.

De hecho, si el desacoplamiento entre las dos mayores economías del mundo continua de forma gradual -con la reordenación de las cadenas de suministro en lugar de su completa ruptura- las consecuencias serían mucho más perturbadoras para China y el grupo de países alineados con Pekín que para el de Estados Unidos, según un informe de Capital Economics al que tuvo acceso elEconomista. Esto se debe, en gran medida, a que la mayor parte de la economía mundial se asienta en el bloque liderado por Washington y sus aliados. El análisis, basado en las relaciones bilaterales de las 217 economías mundiales reconocidas por el Banco Mundial, más Taiwán, identifica un total de 114 países clasificados como parte de la esfera de influencia estadounidense, mientras que 90 están dentro del bloque chino. También se señala que, aunque el bloque chino cuenta con una proporción ligeramente mayor de la población mundial, sólo representa una cuarta parte del PIB mundial mientras que el estadounidense representa el 68%.

"China tiene un gran número de países en su campo, pero la mayoría son pequeños en términos económicos", explica Julian Evans-Pritchard, economista de Capital Economics y autor del informe. Según insiste, el país asiático sigue dependiendo mucho más de Occidente tanto para la demanda final como para los insumos.

Obviamente, el mayor impacto económico de la disociación se producirá del lado comercial. Aunque China es el mayor exportador del mundo, los flujos de exportación e importación entre ambos bloques son sorprendentemente pequeños, ya que sólo representan una cuarta parte del comercio mundial de bienes y servicios. La mitad del comercio mundial tiene lugar dentro del bloque estadounidense. Dicho volumen es de sólo el 6% dentro del bloque chino.

"Una implicación clave es que el bloque de China depende mucho más de la demanda del bloque de EEUU que a la inversa. El 59% de las exportaciones del bloque chino se dirigen al bloque estadounidense, incluso antes de contabilizar las reexportaciones de Hong Kong. En la otra dirección, la proporción es de sólo el 15%", justifica Evans-Pritchard.

En 43 de las 50 mayores economías, el comercio en general depende de la demanda y la producción del bloque estadounidense, pero la dependencia es algo menor entre los países del bloque chino. Por término medio, las mayores economías obtienen el 12% de su PIB de las exportaciones que se consumen finalmente en el bloque estadounidense y gastan una cantidad similar de su PIB importando valor añadido extranjero generado en el mismo bloque. En cambio, la dependencia de China es menor, con una media de alrededor del 4% del PIB en ambas direcciones, independientemente del bloque.

Puñalada por la espalda a París

El nuevo acuerdo de seguridad entre EEUU, Reino Unido y Australia (AUKUS) ha sido calificado por el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, como una "puñalada por la espalda". De hecho, la embajada francesa en Washington canceló una gala prevista para este viernes. Al fin y al cabo, la estrategia de Washington sacrificó el acuerdo de casi 40.000 millones de dólares con la gala Naval Group para construir 12 submarinos con motor diesel para el gobierno australiano. Tensar la cuerda con París podría tener consecuencias directas para los esfuerzos de Washington por frenar a Pekín. Por ejemplo, el tratado de inversión entre la UE y China, que tanto molestaba a la Administración Biden, podría reactivarse.

En Bruselas, las repercusiones del acuerdo entre Washington, Londres y Canberra eclipsó el anuncio de Josep Borrell, jefe del brazo diplomático y de seguridad del bloque, sobre la nueva estrategia para afianzar la influencia en la región Indo-Pacífico. Borrell dijo entender la decepción del gobierno francés con la decisión de Australia.  Según vario analista es probable que AUKUS beneficie a BAE Systems a través de su objetivo de reforzar la cooperación en áreas como la inteligencia artificial, la computación cuántica, la ciberguerra y la defensa submarina. Los submarinos de propulsión nuclear se consideran más sigilosos y rápidos por lo que se consideran necesarios para contrarrestar las tensiones en la región.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

¿Alianza?.... ¿Que alianza?.... pero si siempre han sido un único país, solo que este, esta compuesto de varios territorios y por tanto, como es lógico, tiene nombres diferentes para denominarlos, de hecho solo faltaría Canada. ¿Acaso ustedes pensaban otra cosa?... (Luego estarían los países satélite como por ejemplo Japón, Corea del Sur, etc... pero... eso ya sería otro tema).

Puntuación 7
#1
Kiko
A Favor
En Contra

EE.UU y sus lameculos favoritos como siempre se acuestan juntos, pero esta vez rival tiene muchos cjs. No la van a liar parda entre todos ellos una vez más. Pero lamer culos chinos o yankis - que más da- tiene un precio muy excesivo para el lámer. Las migajas no compensan lo más mínimo el riesgo, esta vez no. Los yankis se saben fuertes, no en vano son la segunda potencia mundial y escalando rápidamente a la tercera posición. Esta vez han encontrado la horma de su zapato y lo saben perfectamente. China no es el rival de EEUU, es al revés. A nosotros nos da igual quien nos chulee, porque saldremos de las manos de unos para entrar en las de otros al día siguiente. Pero me da que en unos pocos bienios estaremos tocando mandolinas en vez de guitarras eléctricas. Perderemos siempre, gane quien gane. De todas formas ya hemos visto lo bien que le ha ido al mundo con el dominio yanki, ahora toca el turno a dominio chino. Es lo que hay, que nos guste o no carece de importancia.

Y tranquilos, seguiremos siendo capitalistas ( tutelados). Exactamente como ahora. ¿ Qué más nos da?.

Puntuación -6
#2
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Es hora para que Europa se una y deje a estos locos matarse. Y cuando digo Europa quiere decir con la Rusia de Putin. Solo con hacer eso es suficiente para hacer una gran Suiza. No beligerantes, con su pan de lo coman. DON'T TREAD ON ME.

Puntuación -1
#3
Bilbo
A Favor
En Contra

Europa debe alejarse de Rusia (que nos abastece de gas, petroleo, turistas y científicos), de China (que nos abastece de electronica, baterías, química, fotovoltaica,...) y aliarse con el Reino Unido y EEUU (que intenta destrozar la UE subvencionando a la ultraderecha de Le Pen y Vox para abastecernos de su deuda infinita) y Arabia Saudí (que nos amenaza con su terrorismo islamista radical en caso de salirnos del guión). Después de ver peliculas de Holliwood desde pequeño estoy convencido de quienes son los buenos y los malos y lucharé contra mí mismo si hace falta para que los ricos de Wall Street y La City Londinense sean todavía más ricos y continuen sus burbujas especulativas por más muchas décadas.

Puntuación -3
#4
Volcan de Tacande
A Favor
En Contra

Leña al Chino hasta que baile.

Puntuación 0
#5
palmenis
A Favor
En Contra

Salida de la otan, comprar el gas ruso en Euros, quitar sanciones absurdas que nos perjudican y una UE desde Lisboa a Vladivostok.

Puntuación 1
#6
no cabe un tonto mas
A Favor
En Contra

Pues dos de los fundadores del CPTPP acaban de vetar la entrada de China, y es que la desconfianza hacia China es ahora algo normal y mas que justificado.

Puntuación 2
#7