Economía

Biden pone atención en la agenda económica tras el fiasco en Afganistán

  • El 52% de los estadounidenses desaprueba la gestión del presidente de EEUU
Nueva York

Con el último sondeo realizado por Rasmussen Reports indicando que el 52% de los estadounidenses desaprueba su gestión, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, intenta virar de nuevo sus esfuerzos a la aprobación de su ambiciosa agenda económica. Actualmente, los legisladores deben ultimar los detalles y aprobar el proyecto de ley de inversión en infraestructuras (por valor aproximado de un billón de dólares) así como el proyecto de reconciliación de presupuesto, que busca un desembolso adicional de 3,5 billones de dólares en programas sociales.

Sin embargo no está todavía claro cuándo se completarán ambas partidas en un momento en que el Capitolio debe evitar antes del próximo 30 de septiembre un potencial cese de las operaciones y financiación del gobierno. Los congresistas y senadores también tienen que determinar qué ocurrirá con el techo de la deuda a medida que las medidas de emergencia ya en marcha por parte del Departamento del Tesoro quedarán exhaustas a finales de octubre.

Revuelta demócrata

La propia contienda demócrata a la hora de coordinar el gasto social extraordinario aupado por Biden y los progresistas enfrenta las dudas de los más moderados del partido, como es el caso del senador por Virginia Occidental, Joe Manchin. Dado que los republicanos no apoyarán este proyecto, los demócratas no pueden permitirse que ninguno de sus senadores en la Cámara Alta discrepen con este desembolso.

Deutsche Bank y Morgan Stanley observan una desaceleración de la economía de EEUU

Todo ello en un momento en que a partir de esta semana, las prestaciones federales de desempleo relacionadas con la pandemia expiran para todos los estados. A mediados de agosto, todavía había 9,2 millones de personas accediendo a los dos principales programas creados como parte de los estímulos. Los economistas del financiero Deutsche Bank consideran que el retroceso más brusco de lo previsto en el gasto así como unos problemas más persistentes en la cadena de suministro que pesan sobre los inventarios pesarán en el crecimiento del PIB real en el segundo semestre. El banco proyecta ahora un avance del 6,2%, frente al 7,9% anterior.

Por su parte, desde Morgan Stanley, también anticipan "una fuerte desaceleración" del crecimiento en la segunda mitad del año. Sus economistas han rebajado sus expectativas de crecimiento en el trimestre en curso desde el 6,5% al 2,9%. Aún así, todavía consideran que EEUU crecerá un 6,7% en los últimos tres meses del año.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

roger
A Favor
En Contra

Pues con la inmigración ilegal al asalto de las fronteras de EEUU y China comiéndole el terreno dudo que este señor salga reelegido, en todo caso quien sale perdiendo es el pueblo de EEUU los demócratas hace mucho que perdieron el norte tanto en política interior como exterior.

Los demócratas están ganando gracias al voto de la minoría negra como hace unas décadas en Detroit y todo el mundo sabe como esta hoy en día ese lodazal empobrecido, violento y corrupto en que se ha convertido esa ciudad.

Puntuación 2
#1