Economía

Estas son las cuotas que tiene que pagar un autónomo cuando se da de alta por primera vez

  • La Seguridad Social establece reducciones y bonificaciones en las cuotas
Foto: Dreamstime.

Las cuotas a la Seguridad Social son la responsabilidad más importante de un autónomo durante su carrera como profesional por cuenta propia. Una obligación a la que hay que atender desde el minuto uno de su actividad, cuando comienza su negocio. Aunque en ese momento cuenta con alguna que otra ventaja.

Para estos autónomos que se dan de alta se contemplan diferentes bonificaciones y reducciones en la cuota con el objetivo de ayudarles en los primeros compases de su negocio, esos meses o años en los que con más probabilidad tendrán que afrontar mayores dificultades para salir adelante. Todas ellas aparecen recogidas en este cuadro resumen de la Seguridad Social.

La medida más conocida y popular es la llamada tarifa plana de autónomos. Los trabajadores por cuenta propia se pueden acoger a ella durante los primeros 12 meses de su negocio, pagando 60 euros al mes si cotizan por la base mínima. En caso de cotizar por una base superior, pueden reducirse el 80% de las cuotas correspondientes a la base mínima. Tanto una como otra opción pueden durar el doble, 24 meses, si el autónomo se establece en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Una vez se agota este tiempo, los autónomos tienen diferentes opciones en función de su situación y el colectivo al que pertenezcan:

-Con carácter general, tienen reducciones del 50% durante los seis meses siguientes y del 30% durante los seis meses posteriores respecto a la cuota resultante de la base mínima.

-Los trabajadores menores de 30 años y trabajadoras menores de 35 años tienen una bonificación del 30% de la cuota resultante de la base mínima durante los 12 meses siguientes.

-Los trabajadores con discapacidad de al menos 33%, víctimas de violencia de género o terrorismo tendrán una reducción del 50% de la cuota resultante de la base mínima hasta un máximo de 48 meses después.

Además, existen dos casos especiales de autónomos que se dan de alta por primera vez: los autónomos en pluriactividad (en varios regímenes de la Seguridad Social) y los trabajadores familiares colaboradores. Los primeros pueden tener una cuota de hasta el 50% de la correspondiente a la base mínima durante los primeros 18 meses y del 75% durante los siguientes 18 meses. Por su parte, los segundos tienen una reducción del 50% de la cuota resultante de la base mínima en los primeros 18 meses y una reducción del 25% en los siguientes seis meses.

Las cuotas a la espera del SMI

Después, y solo cuando se haya disfrutado de esta batería de reducciones y bonificaciones, los autónomos tendrán el habitual pago de cuotas: el 28,3% de contingencias comunes, el 1,1% de contingencias profesionales, el 0,8% de cese de actividad y el 0,1% de formación profesional para un 30,3% total de la base de cotización que elija el trabajador.

Por el momento, y salvo actualización del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), las cuotas a pagar quedan así para 2021, donde hay una base mínima de cotización de 944,40 euros y una base máxima de cotización de 4.070,10 euros. Esto deja la cuota mínima en 286 euros al mes y la cuota máxima en 1.233 euros mensuales, aproximadamente. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud