Economía

Cómo responder a la pregunta más incómoda en una entrevista de trabajo: ¿cuánto te gustaría cobrar?

  • Dar una horquilla salarial o mostrarse honesto y retrasar la respuesta pueden ser algunas de las opciones

Cuando estás en medio de una entrevista de trabajo, una pregunta como "¿Cuáles son tus expectativas salariales?" o "¿Cuánto te gustaría cobrar?" puede no ser lo más cómodo del mundo. Nadie quiere decir algo demasiado alto y quedarnos sin el puesto, ni tampoco decir algo demasiado bajo y acabar cobrando poco.

Parte de esta preocupación está justificada. Joyel Crawford, presentadora del podcast Career View Mirror y experta en búsqueda laboral, dice que esta pregunta está más enfocada en encontrar una coincidencia entre lo que puede pagar la empresa y las expectativas del candidato que juzgarlo por su respuesta.

Discutir el salario desde el principio garantiza que ni el candidato ni la empresa pierdan tiempo y esfuerzo en varias rondas de entrevistas para descubrir que el salario se aleja mucho de lo que uno quiere.

Lo ideal sería, de hecho, que el salario se supiera desde el principio. Cuando una oferta de empleo menciona el salario, los candidatos evitarán solicitarlo si está fuera de su rango, y cuando un entrevistador lo menciona primero los candidatos pueden responder sin ninguna conjetura. Por desgracia, esta no suele ser una práctica habitual.

Hay varias estrategias para responder a las preguntas de la entrevista sobre tus expectativas salariales, pero la base de todas ellas es investigar antes de la entrevista.

Calcula tus expectativas salariales con antelación

La pregunta sobre el salario puede surgir de diferentes maneras en una entrevista de trabajo y puedes utilizar diferentes estrategias para responder a estas preguntas. Pero, independientemente de cómo decidamos responder, debemos saber cuál es nuestro salario ideal. Puede que el entrevistador necesite que indiques una cifra, o puede que te diga lo que te ofrecen y te pida que reacciones.

Una buena opción, además de recabar información, es valoral el sueldo que necesitas (y quieres) personalmente. Fíjate en tus gastos y objetivos previstos. Si es tu primer trabajo y te vas a mudar de casa de tus padres, si vas a tener que pagar una guardería o si vas a tener que financiar un coche para ir a la oficina, este trabajo va a suponer un cambio de presupuesto importante.

Una vez con ello, podemos optar por varias vías para encontrar cómo responder a la pregunta:

Dar un rango u horquilla salarial

Responder a las preguntas sobre el salario con una sola cifra limita la capacidad de encontrar un punto intermedio con la empresa. Pero si has investigado bien, es menos probable que nos pasemos de la raya por mucho o por poco con una horquilla.

Dar la vuelta a la pregunta

También puedes responder a "¿Cuáles son tus expectativas salariales?" preguntando simplemente lo que la empresa pretende pagar. Podemos decir algo así como: "Esa es una gran pregunta; sería útil si pudieras compartir cuál es el rango para este puesto", por ejemplo.

Una vez que el entrevistador responda a tu pregunta, esperará que digas si el salario te conviene. Por lo tanto, todavía tienes que investigar, pero ahora podrás adaptar tu respuesta al presupuesto de la empresa.

Retrasar la respuesta

Cuando todavía estás conociendo el alcance de un puesto y los beneficios que ofrece la empresa, puede que sea preferible retrasar la respuesta a las preguntas sobre la expectativas salariales.

Si eliges esta estrategia, puedes decir que el salario es importante para ti, pero que una oferta y una oportunidad completas son más importantes, y que prefieres compartir tus expectativas salariales más adelante.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin