Economía

Estos son los casos en los que puedes perder una pensión de incapacidad permanente

  • Muchos de ellos tienen que ver con las revisiones médicas
  • Otros hacen referencia a incumplimientos, fraudes...
Foto: Dreamstime.

El cobro de una pensión de incapacidad permanente no tiene por qué ser para toda la vida o al menos hasta la jubilación. La normativa contempla diferentes supuestos o incumplimientos de condiciones que, de darse, hacen que el pensionista pueda quedarse sin esa prestación.

El bufete especializado Campmany Abogados relata las situaciones en las que se puede perder una pensión de incapacidad permanente. Algunas de ellas hacen referencia a mejorías en la salud del pensionista y otras atienden a aspectos más negativos.

La ocasión más habitual por la que se puede perder una pensión de incapacidad permanente (o reducir su grado) es la que tiene lugar cuando, tras una revisión de la Seguridad Social, se percibe una mejoría en la salud del pensionista. Estas revisiones se pueden producir con una mayor asiduidad si la dolencia que ha generado el derecho a pensión es susceptible de mejorar y se pueden producir hasta la llegada a la edad ordinaria de jubilación.

Con todo, desde Campmany Abogados informan de que no es habitual la reducción de una pensión de incapacidad permanente total a una parcial, ya que en estos casos la Seguridad Social ha de abonar al pensionista una indemnización.

Al margen de estos supuestos por revisión, sí existen otras circunstancias en las que es posible perder el derecho a pensión. Uno de los más claros es, precisamente, no acudir a las revisiones del tribunal médico pertinentes para determinar nuestro estado de salud. No presentarse puede provocar la pérdida de la pensión o una reducción de la prestación.

También creará el mismo problema no presentar informes actuales. Una de las claves en las revisiones es la aportación por parte del pensionista de toda la información médica actualizada sobre su estado de salud, y si no se da, el tribunal puede argumentar que no existen razones para mantenerse la pensión o el grado de incapacidad permanente.

En cambio, puede darse la circunstancia de que, a la hora de hacer la revisión, el tribunal médico perciba que el estado del pensionista es mejor que el esperado y que se haya dado un error de diagnóstico. Esta es otra de las razones por las que se puede perder la pensión.

Fuera del campo de las revisiones, la realización de un nuevo trabajo supone el otro gran campo de las razones por las que se puede perder una pensión. Aunque algunos grados permiten la ejecución de trabajos, hay que tener en cuenta que si se desempeña la misma tarea por la que se generó el derecho a cobrar la pensión, la Seguridad Social no tardará en retirarla, ya que se pierde ese perjuicio y la imposibilidad de realizar dicho trabajo.

Además, hay casos más flagrantes. En esta categoría se encuentran la realización de actividades incompatibles con el estado físico (como deportes de riesgo), intentos de fraude en la obtención de la pensión, traslados a otros países sin la comunicación pertinente a la Seguridad Social o el abandono de tratamientos encaminados a mejorar o mantener nuestro estado de salud.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Pascual
A Favor
En Contra

Si yo le contara a la SS. la de gente que conozco con incapacidad permanente que no tienen nada de incapacez y sí mucho de jetas... habría también que mirar la labor de los médicos que cómo disparan con la pólvora del Rey se la ssuuda todo.

Puntuación 9
#1
menas y ninis son los reyes del pais
A Favor
En Contra

es facil. te haces profesor dices q tienes ansiedad y te dan la baja para siempre y a cobrar dle bote. anda q no conozco gente asi. les preguntas q porque no pueden trabajar de panadero o de cajero en un super porque estan perfectamente y ahi no hay ansiedad por los niños. pero dicen q no es de lo suyo y q no van a trabajar de algo q no sea de lo suyo. y asi estamos manteniendo miles de parasitos q les da miedito ir a su trabajo de siempre pero q tampoco van a deslomarse trabajando en otra cosa. en este pais el q trabaja es tonto.

Puntuación 9
#2
#2
A Favor
En Contra

tienes razón yo soy uno de ellos, pero mira vivimos en el país del Lazarillo de Tormes, del Buscón de Quevedo, de los Marqueses de Galapagar, etc.

Puntuación 4
#3
Jetas
A Favor
En Contra

De estos jetas conozco unos pocos.

Si los inspector realizaran su trabajo en serio y si la SS llamaran a revisiones, el problema de las futuras pensiones ya estaría resulto.

Jetas jubilado con 40 años los médicos lo jubilan por decir que esta cojo y hoy corren, juegan al fútbol, etc, etc , y encima realizando chapuces de albañilerías.

Otros que si le dan ansiedad y dicen que es el corazón, hoy fumando bebiendo y realizando chapuces.

Otros que le cortan un dedo y alega que tiene depresion, una paga de 600€, este ya no trabajo, a realizar chapuces. y asi un sin fin, ¿ quien paga? los de siempre y todos cobrando entre pensiones y chapuces el doble que yo, se permiten vacaciones, buenos coches buenas ropas y a vivir que para eso estamos los de siempre.

Los Baby Boom.

Puntuación 2
#4
Bierzo
A Favor
En Contra

y no hablemos de los prejubilados de la minería con 40 años cobrando 2000 euros con pocos años trabajados y demás prejubilados, al comentario #3 no te falta razón "Maricón el último"

Puntuación 4
#5
FULO MACHADO
A Favor
En Contra

Conozco un caso de fraude terrible donde una tipa sin escrúpulos y aprovechando que su marido era cuando planteo la petición de invalidez juez y moveria muchos hilos para conseguir esa pensión para su entonces mujer, llevará casi 2O años viviendo sin trabajar y cobrando 1200 euros al mes. La depresión y el estado de ánimo que planteo ya se le han pasado, ha llevado una vida de desahogo en todos los sentidos UN FRAUDE

Puntuación 1
#6